domingo, 18 de julio de 2010

LAS FUERZAS ESPECIALES DE DIOS

Usted ha escuchado de las Fuerzas Especiales del ejército – un ejército dentro del mismo ejército que está altamente entrenado, un grupo élite de soldados dedicados. Las Fuerzas Especiales están formadas completamente por voluntarios, guerreros que se han destacado y han sido escogidos por sus superiores.

Antes de la guerra de Afganistán, Osama bin Laden había dicho que los soldados americanos eran débiles, cobardes, y que no estaban entrenados para pelear en las montañas. El había predicho que el Talibán enviaría a las tropas estadounidenses de vuelta a sus casas avergonzadas, pero él no había contado con las Fuerzas Especiales americanas. Este grupo temerario invadió Afganistán con sólo 2.000 soldados. En pocos días, habían localizado las fortalezas del enemigo.

Yo creo que Dios está haciendo algo similar a esto en el mundo espiritual. Cuando yo estaba orando, el Espíritu Santo puso un concepto en mí – Dios ha estado trabajando en los cielos en una misión secreta. El está alistando a un ejército dentro de su ejército, buscando entre sus tropas para formar un grupo élite de voluntarios. Esta fuerza especial está compuesta de guerreros a los cuales él puede tocar y maniobrarlos, para batallar contra el enemigo. Vemos un cuadro de esto en la Biblia, con la milicia especial de Saúl. La Palabra nos dice, “Y fueron con él los hombres de guerra cuyos corazones Dios había tocado” (1 Samuel 10:26).

Las fuerzas especiales de Dios hoy día incluye a jóvenes, a adultos, y aún a los ancianos. Ellos han estado entrenando en sus lugares secretos de oración. Su intimidad con Jesús les ha enseñado cómo pelear. Ahora saben cómo guerrear en cualquier plano, ya sea en las montañas o en los valles.
Este ejército dentro del ejército de Dios está colocado en cada nación. Su actividad puede estar encubierta ahora, pero pronto los veremos haciendo proezas en el nombre y en el poder de Cristo. La Palabra de Dios está saliendo adelante, y la hambruna se está acabando. El Señor prevalecerá. Su Palabra lo conquistará todo.

“El pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará” (Daniel 11:32).

“Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán” (Isaías 40:31).