miércoles, 30 de noviembre de 2016

TU TIEMPO CON ÉL

El rey Asa había dirigido los ejércitos de Judá a una victoria milagrosa contra el ejército de un millón de hombres de Etiopía. Luego testificó que fue la presencia de Dios la que dispersó al enemigo:
“Y clamó Asa… ¡Oh Jehová, para ti no hay diferencia alguna en dar ayuda al poderoso o al que no tiene fuerzas! Ayúdanos…porque en ti nos apoyamos, y en tu nombre venimos contra este ejército…Y Jehová deshizo a los etíopes delante de Asa” (2 Crónicas 14:11-12).
Mientras Asa iba de regreso a Jerusalén con su ejército triunfante, el profeta Azarías los encontró a la entrada de la ciudad con este mensaje: “Oídme…Jehová estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él; y si le buscareis, será hallado de vosotros; mas si le dejareis, él también os dejará. Muchos días ha estado Israel sin verdadero Dios…pero cuando en su tribulación se convirtieron a Jehová Dios de Israel, y le buscaron, él fue hallado de ellos.” (2 Crónicas 15:1-4).
Este es el secreto de obtener y mantener la presencia de Dios en tu vida. El Señor le recordó a Asa, claramente y sin rodeos: “Asa, nunca olvides cómo conseguiste esta victoria. Me buscaste con todo tu corazón cuando estabas en problemas. Recuérdalo, fue mi presencia la que te trajo victoria
En la actualidad, la nube de su presencia ronda sobre tu habitación secreta de oración. Te guiará, te dará poder y te guardará en el descanso de Dios, dándote dirección para tu hogar, para tu trabajo y tus relaciones. Puedes entrar en esta comunión en donde quieras, ya sea en el bus de camino a tu trabajo o cuando vas a estudiar. Puedes cerrar todo lo demás y decir: “Señor, tengo media hora ahora mismo y deseo hablar contigo. Ese momento se transforma en un “tiempo a solas” con Él.

martes, 29 de noviembre de 2016

UN DESCANSO TRANQUILO Y CONFIADO

Moisés estaba convencido que sin la presencia de Dios en su vida, era inútil intentar cualquier cosa. Cuando habló cara a cara con el Señor, le dijo valientemente: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí” (Éxodo 33:15). Él estaba diciendo: “Señor, si no vas con nosotros, no lo lograremos. ¡No daremos un solo paso hasta que estemos seguros de tu presencia!”
Moisés sabía que lo que los distinguía de otras naciones era la presencia de Dios en medio de ellos, y lo mismo es cierto para la iglesia de Dios hoy en día. La presencia de Dios “con nosotros” nos dirige, nos guía y obra su voluntad en y a través de nosotros. Su presencia también echa fuera el temor y la confusión.
La actitud de Moisés era: “Nosotros operamos con un solo principio: La única forma en que podemos ser guiados o gobernados, hacer batalla y sobrevivir en estos tiempos, es teniendo la presencia de Dios con nosotros. Cuando su presencia está en nuestro medio, nadie nos puede destruir. Pero sin él, quedamos indefensos, reducidos a nada. Que todas las naciones de este mundo confíen en sus ejércitos poderosos, en sus carros de hierro y sus soldados adiestrados. Nosotros confiaremos en la presencia manifiesta de nuestro Dios”.
Dios respondió la audaz declaración de Moisés así: “Mi presencia irá contigo, y te daré descanso” (Éxodo 33:14). La palabra hebrea para “descanso” aquí significa “un descanso tranquilo y confortable.” Dios estaba diciendo: “¡No importa las batallas o pruebas que enfrentes, siempre podrás encontrar un descanso tranquilo y confiado en mí!”

lunes, 28 de noviembre de 2016

SIGUIENDO EL EJEMPLO DE JESÚS - Gary Wilkerson

Hasta apenas hace unas décadas, si un líder nacional era atrapado en cualquier tipo de escándalo, renunciaba inmediatamente. Sin embargo, hoy en día hay poca vergüenza por actos así. Pienso en las palabras que el Señor le dijo a Jeremías: “¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado en lo más mínimo, ni supieron avergonzarse; caerán, por tanto, entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová”(Jeremías 8:12).
Como cristianos sabemos que nuestra esperanza no está puesta en este mundo. Siempre que hemos puesto nuestras esperanzas en un líder o institución, hemos sido decepcionados. Sin embargo, el pecado abierto que se ha acumulado en los últimos veinte años se ha convertido en una atrocidad, y como Dios le dijo a Jeremías, Él no permanecerá en silencio.
En tan solo unos años, la homosexualidad se ha convertido en algo normal, cuando la Biblia enseña claramente contra eso. Como cristianos amamos a los homosexuales y a cualquier otra persona que batalle con un pecado sexual. Sin embargo, no importa cómo se mire, la práctica sexual entre personas del mismo sexo no puede ser aceptada a la luz de las Escrituras. (Algunas iglesias dicen que puede serlo, pero al tratar de hacerlo, comprometen seriamente la autoridad de Dios).
A medida que seguimos el ejemplo de Jesús de amar sacrificialmente a todas las personas, incluyendo a los homosexuales, se nos etiqueta como enemigos y fanáticos. Pero no hay ningún discurso de odio en la Biblia - sólo un discurso incómodo sobre el pecado. En la actualidad la sociedad básicamente nos está mandando a extraer los pasajes que hablan de la homosexualidad como pecaminosa. Se me rompe el corazón con esto, porque a los homosexuales se les está vendiendo una mentira. No importa quiénes somos; si no le damos la espalda al pecado, nuestra relación con Dios se desvía horriblemente.

sábado, 26 de noviembre de 2016

BAJA DE LA MONTAÑA - Carter Conlon

“El pueblo se juntó alrededor del tabernáculo de reunión. Ellos murmuraron en contra de Moisés y Aarón e incluso se culpaban unos a otros diciendo: ‘Es tu culpa’. La plaga había comenzado y multitudes morían. Aarón tomó el incensario desde el altar de Dios y corrió en medio de la congregación. Mientras estaba allí, entre los vivos y los muertos, a favor del pueblo, la mortandad se detuvo” (Ver Números 16:41-48).
Vemos en este pasaje una imagen poderosa e importante de gran parte de la Iglesia moderna de hoy -y de nosotros mismos- buscando perpetuamente permanecer dentro, en el “tabernáculo de reunión”, encerrados en una mentalidad de “nuestras necesidades son tan grandes y la gente de afuera, los paganos, los que 'no son salvos' son tan malvados.”
CRISTIANOS EGOCÉNTRICOS
La congregación egocéntrica se queda dentro, sin tiempo, energía o pasión para llevarla hacia afuera debido a las batallas que se desarrollan dentro de las cuatro paredes de la iglesia. El ritual religioso le ha puesto el pie en el cuello a cualquier iniciativa redentora y la iglesia se está muriendo. Los clichpés han reemplazado a la pasión. El racionalismo ha ahogado a la revelación. Hay una jerarquía religiosa, pero no hay verdaderos héroes.
Los discípulos estaban en el Monte de la Transfiguración de pie en la presencia de Jesús. La gloria de Dios los rodeó en medio de una revelación profética asombrosa. Pedro anunció triunfalmente lo que tristemente se convirtió en el clamor de la congregación, el himno para cientos de miles de creyentes modernos: “Es bueno que nos quedemos aquí. Construyamos tres tabernáculos para morar y permanecer aquí.”
SE UN HÉROE PARA DIOS
El pueblo quería permanecer en “el tabernáculo de reunión” y Pedro quería morar en el Monte de la Transfiguración. Sin embargo, al pie de la montaña, hay un hombre atormentado y cautivo, desesperado y abandonado por todos, que necesita que un héroe descienda de la montaña para traerle liberación.

Claude Houde es el pastor principal de la Iglesia de la Nueva Vida (Eglise Nouvelle Vie) en Montreal, Canadá; y es un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo. Bajo su liderazgo la Iglesia de la Nueva Vida se ha incrementado de ser un puñado de personas, a más de 3500 miembros, en una parte de Canadá donde pocas iglesias protestantes han alcanzado éxito.

viernes, 25 de noviembre de 2016

PROMESA MARAVILLOSA

Sabemos que a través de los siglos los que han confiado en Jesús han sufrido mucho. Desde el tiempo de la cruz, éstos han sido martirizados, algunos malévolamente. Algunos creyentes del Nuevo Testamento perdieron sus casas y sus tierras y vivieron en cuevas.
Amado, ningún verdadero predicador de la Palabra de Dios jamás prometerá que no sufrirás, que no perderás propiedades, que tu estilo de vida estará protegido. Pero hay una "gran nube de testigos" en el cielo que diría a todos los que amamos a Jesús:
“Es verdad que en Cristo estábamos seguros: Eternamente seguros. Su gracia era suficiente para cada crisis. Sí, hubo temporadas de dolor, sufrimiento y tiempos difíciles. Pero ninguna prueba puede sacarte de Cristo, el Arca de la seguridad”
Quiero que te aferres a esta maravillosa promesa de 1 Pedro 1:3-9:
“Según su grande misericordia [Él] nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero”.
“En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas”.

jueves, 24 de noviembre de 2016

EL ARCA DE LA SEGURIDAD

Si he de vivir por mi fe, debo hacer lo que hizo Noé y construir un arca para sobreponerme a la tormenta.
“Por la fe Noé…con temor preparó el arca en que su casa se salvase” (Hebreos 11:7).
El arca que Noé construyó representa a Jesucristo; y no hay otro lugar seguro en la tierra.
Cuando Isaías profetizó sobre un rey que vendría a reinar en justicia, estaba describiendo claramente a Cristo:
“Y será aquel varón como escondedero contra el viento, y como refugio contra el turbión; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa” (Isaías 32:2).
En todo el mundo la gente está buscando desesperadamente un lugar seguro para esconder su dinero. Multitudes están comprando armas para proteger a sus familias durante lo que creen será un tiempo oscuro de "cada cual para sí mismo". Éstos incluyen cristianos que creen en la Biblia.
Sin embargo, no hay lugar de seguridad garantizada en la tierra, excepto permanecer en Jesús. No digo esto como una teología vacía que los cristianos suelen decir sin pensar. Por más de dos mil años, aquellos que han confiado en Jesús como su seguridad han demostrado la fidelidad de la Palabra de Dios.
“Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado” (Proverbios 18:10).
“Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré” (Salmos 18:2).

miércoles, 23 de noviembre de 2016

LA MAJESTAD Y EL PODER DE DIOS

En este momento, creo que la Iglesia necesita un curso de actualización sobre la majestad y el poder de Dios, al igual que lo llevó Job. El Señor le dijo a Job, en esencia:
“¿Qué es esta oscura y desesperada charla que escucho de ti? Levántate y escúchame. Yo puse los cimientos de la tierra; Yo hice la luz y la oscuridad; Yo creé la lluvia, la nieve, el hielo y el viento; Yo les di alas a los pájaros y alimento a las bestias del campo. Yo controlo toda la naturaleza.
Dime, Job, ¿quién puede hacer tronar su voz como Yo? ¿Quién puede mirar el corazón de cada hombre y ver su condición? ¿Quién puede identificar a los arrogantes, localizarlos y luego derribarlos?” (ver Job 38).
Amado, el mismo Dios que conoce el nombre y la dirección de cada persona orgullosa también sabe tu nombre, tu dirección, tu condición. Y Él te guardará en Su corazón todos tus días, a través de toda calamidad. Aceptar esto es vivir por fe.
Si vivo por fe, no tendré temor del futuro del pueblo de Dios ni de la Iglesia en tiempos de calamidad.
“Sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18).
Esta declaración de Jesús ha fortalecido la fe de las generaciones. Y está destinado a sostenernos ahora en nuestra calamidad global actual.

martes, 22 de noviembre de 2016

EL JUSTO VIVIRÁ POR FE

“He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá” (Habacuc 2:4, énfasis añadido).
La frase que enfatizo aquí es familiar a los cristianos en todo el mundo. Durante siglos "vivir por fe" ha motivado las decisiones diarias de los creyentes en cada generación.
"Por fe" es la única manera en la que el pueblo de Dios podrá enfrentar una calamidad o una aflicción. Fue la única manera en los días de Habacuc, fue la única manera en cada generación del Antiguo Testamento y fue la única manera en tiempos del Nuevo Testamento. Ahora, en nuestros días, la misma verdad fundamental permanece: "El justo por su fe vivirá".
Sin embargo, ¿qué significa esto de vivir por su propia fe? La Palabra de Dios nos muestra que significa más que simplemente creer. Vivir por la fe de uno es ver la mano de Dios y Su santidad en todas las calamidades:
“Jehová se ha hecho conocer en el juicio que ejecutó” (Salmos 9:16).
“Jehová, tu mano está alzada, pero ellos [los impíos] no ven” (Isaías 26:11).
SÍ, LA MANO DE DIOS ESTÁ EN TODO
El mundo no ve a Dios levantando su mano para traer disciplina. Pero los que viven por fe reconocen fácilmente: "Lo que estamos viendo es la mano de Dios en acción. Esta es Su santidad siendo establecida. Él está cumpliendo Su Palabra".
Si hemos de vivir por fe, debemos tener un temor reverencial del poder de Dios. Y es imposible no ver Su asombroso poder obrando en el mundo de hoy.

lunes, 21 de noviembre de 2016

AL BORDE DEL JUICIO - Gary Wilkerson

Juicio. No estoy acostumbrado a escribir mensajes sobre este tema, y ​​éste te puede sorprender. Lo preparé con mucha reserva; de hecho, me llevó mucho más allá de mi zona de confort, a pesar de que estoy dedicado a predicar todo el consejo de Dios.
En este momento me siento obligado a hablar, debido a algo que veo que sucede en nuestra cultura. He crecido, convencido de que Estados Unidos ahora se encuentra al borde de uno de los juicios más extremos que haya enfrentado. Y en esta hora sombría, Dios tiene algo que decir a Su Iglesia, algo que puede comenzar a cambiar la marea.
Cuando crecía, no era raro escuchar este tipo de mensaje difícil en la denominación, de la que mi familia formaba parte. De vez en cuando, oía a mi padre predicar sobre el tema del juicio. Estoy hablando de un mensaje profético (aunque mi padre fue reacio acerca de ser llamado profeta). Él decía que él era un "atalaya".
AMA EL OÍR SU VOZ
En estos días aprecio más los mensajes que mi padre predicaba y la angustia que le causaron. Yo sé que él pasaba horas luchando con Dios sobre los difíciles sermones que él daba. Como pastor, aprecio la lección de A. W. Tozer, que a Dios ama el hablar con el hombre o la mujer que ama el oír. Sin embargo, me temo que la iglesia ha perdido dicha práctica. Dios quiere hablar con nosotros sobre nuestra familia, nuestro matrimonio, la dirección de nuestra vida, pero nuestro oído está inclinado cada vez menos a Su voz y más a la del mundo.
La Biblia llama a esta condición: hambre de oír la Palabra de Jehová (ver Amós 8:11); una falta de conocimiento de Dios y de Sus caminos. En tiempos de caos, Él utilizará el hambre para llamar nuestra atención ¡y Él tiene toda mi atención en este momento! Y si Él está hablando duros mensajes acerca de la sociedad a los pastores orientados a la gracia, como yo lo soy; esto me dice que Él está preparando algo.

sábado, 19 de noviembre de 2016

UNA CITA DIVINA - Nicky Cruz

En el capítulo ocho de Hechos, un ángel del Señor le dijo a Felipe que dejara lo que estaba haciendo y fuera hacia el camino que une Jerusalén y Gaza. En ese momento, Felipe estaba ocupado predicando y sanando en Samaria. El Señor no le dio ninguna explicación a Felipe, y no tenía ni idea por qué estaba siendo enviado; sin embargo, obedeció.
DESVÍO BENEFICIOSO
Mientras viajaba por ese camino, un carro pasó por donde iba  Felipe y el Espíritu Santo le dijo que se acercara a este. Cuando lo alcanzó, oyó que el hombre que iba dentro estaba leyendo al profeta Isaías. El hombre, un eunuco de Etiopía, era un funcionario importante de la reina. Inmediatamente, Felipe comprendió porqué el Espíritu lo había llevado a ese lugar en medio de la nada. Él pudo testificarle al eunuco y llevarlo a Cristo (Hechos 8:26-35).
Si Felipe no hubiese estado atento a la dirección del Espíritu, o hubiese escogido no prestar atención a su dirección (o peor aún, hubiese cometido el error de no reconocer que el Espíritu realmente nos habla), se hubiese perdido esta cita divina.
COMPRENDIENDO LA AUTORIDAD DE DIOS
La verdad es que, si Felipe se hubiese quedado en Samaria predicando, probablemente habría alcanzado a muchos más para Cristo durante ese período de tiempo. En lugar de eso, Dios lo desvió por el bien de un alma. Habría sido fácil para Felipe cuestionar este mandato, o dudar de la sabiduría de Dios al llevarlo lejos durante un tiempo exitoso y ajetreado en sus cruzadas, pero no lo hizo. Felipe entendía la autoridad de Dios y sabía que era mejor no cuestionar Sus caminos.
EL VALOR DE ESCUCHAR
¿Qué significa confiar en Dios y caminar en el Espíritu? Jesús nos ofrece una descripción perfecta:
“El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.”(Juan 3:8).
Puede que no siempre tenga sentido para nosotros el momento y el lugar a donde Dios nos guíe, pero un verdadero discípulo aprende a escuchar y obedecer, independientemente de sus propias opiniones o la agenda del momento.

Nicky Cruz, evangelista internacionalmente conocido y prolífico autor, se volvió a Jesucristo de una vida de violencia y crimen después de encontrarse con David Wilkerson en la ciudad de Nueva York en 1958 La historia de su dramática conversión fue contada por primera vez en el libro “La Cruz y el Puñal” escrito por David Wilkerson y más tarde en su propio best seller “Corre, Nicky, Corre”.

viernes, 18 de noviembre de 2016

ÉL RESPONDERÁ

A través de los años, nosotros los que conocemos al Señor íntimamente, hemos experimentado muchos milagros. Hemos sido bendecidos al ser librados de grandes pruebas y tentaciones.
Década tras década hemos comprobado que Dios es fiel mientras estamos en situaciones extremas. Lo hemos conocido como la fuente de nuestra fuerza, hemos sido tocados muchas veces por las manos sanadoras de Cristo, y hemos conocido el consuelo y la guía del Espíritu de Dios constantemente. Tenemos gran conocimiento de las muchas preciosas promesas del Señor porque lo hemos visto cumplirlas fielmente a nosotros a través de los años.
LA JUVENTUD QUE  FALTA ALCANZAR
Pero, el hecho es que, nuestras prédicas y experiencias no han tocado a la generación joven que viene tras nosotros. Estos jóvenes no se han enamorado de la belleza de la Palabra de Dios porque no la han escuchado predicada en pureza. En lugar de ello, han sido atraídos a la iglesia mayormente con el señuelo de actividades y entretenimientos centrados en la carne. Una vez adentro, el único evangelio que escuchan es uno fácil y sin compromisos; y ese mensaje fácil les ha fallado totalmente.
Sé que hay algunas iglesias que están alcanzando gente joven en números significativos; pero en líneas generales la generación que nos sigue no ha conocido, visto ni experimentado el poder milagroso de Dios. Dime, ¿A quién pueden acudir? Para mí, la situación apremiante de hoy día fue capturada recientemente en el titular de un periódico: “EL MUNDO HA PERDIDO TODA CONFIANZA.”
DIOS ESCUCHA NUESTRO CLAMOR
El profeta Isaías habló del día en el que el mundo estaría comiendo “pan de congoja y agua de angustia” (Isaías 30:20). Isaías predijo que de esta adversidad y aflicción, se levantaría un clamor; y cuando Dios escucha ese clamor: “el que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá” (30:19).

jueves, 17 de noviembre de 2016

EPÍSTOLAS VIVIENTES DE DIOS

“Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres” (2 Corintios 3:2)
Te quiero hacer una pregunta: ¿Qué está diciendo tu vida a aquellos que te rodean? ¿Qué dice el libro de tu vida a los que lo leen? ¿Qué tipo de maestro es tu vida?
Llegan muchos testimonios a nuestras oficinas. Leemos las historias de aquellos que están llenos de esperanza a pesar de haber perdido sus trabajos, de otros que tienen paz a pesar de sus enfermedades físicas, y de algunos que tienen valor a pesar de enfrentar sufrimientos sin fin. Y todos ellos tienen esto en común: Ellos oran.
ORACIÓN: EL COMÚN DENOMINADOR
Uno de esos testimonios es de una sierva, quien es una maestra devota a Dios que está atravesando una devastadora prueba. Diariamente ella tiene la desesperante tarea de cuidar a su hijo mentalmente incapacitado, y a su suegra entrada en años que sufre de demencia. Esta hermana tiene que estar en guardia todo el tiempo porque cualquiera de los dos puede escaparse, o incendiar la casa. Ella cuenta que muchas veces se agota tanto, que piensa que no podría soportar otro día más.
Lo que ella hace para soportar un día más es simple: Ella ora. Esta mujer conoce muy bien cómo ir confiadamente al trono de la gracia de Dios para alcanzar misericordia en su tiempo de necesidad.
VALIENTE CONFIANZA
Éstos son maestros, epístolas vivas, cartas de amor de Dios a un mundo sin esperanza, y ellos han llegado a ser eso, estando en comunión constante con el Señor a través de cada prueba y cada lucha. Ellos confían plenamente que Jesús renovará sus fuerzas para que puedan continuar y dependen completamente en que el Espíritu Santo les dará dirección y gracia en su tiempo de necesidad.
Yo te pregunto: ¿Estás ministrando a otros con tu ejemplo? Te pido que vayas al Señor diariamente para obtener la misericordia y la fuerza que necesitas. ¡Él te está llamando a ser uno de sus maestros!

miércoles, 16 de noviembre de 2016

ALENTADOS

En Deuteronomio 11 se encuentra Israel en el Río Jordán alistándose para cruzar a la tierra prometida.
Antes de que el pueblo de Dios entrara a Canaán, Moisés los reunió para darles un mensaje especial del Señor. Cabe recordar que esta no era la generación que estaba condenada a morir en el desierto por sus actos de desobediencia y falta de fe, sino que era la generación que venía a continuación. Cuando sus padres cruzaron el Mar Rojo, ellos eran todavía jóvenes, con edades que iban entre la infancia y los veinte años. Ahora muchos de ellos tenían más de cincuenta años de edad, y sus hijos componían la tercera generación.
ESCÚCHENME
Moisés comenzó su exhortación a ésta generación “intermedia” con las siguientes palabras:
“Y comprended hoy, porque no hablo con vuestros hijos que no han sabido ni visto el castigo de Jehová vuestro Dios, su grandeza, su mano poderosa, y su brazo extendido” (Deuteronomio 11:2).
Moisés lo dejó en claro: “El mensaje que estoy a punto de darles no está dirigido a vuestros hijos. No es para aquellos que no han visto los milagros que ustedes vieron. No es para aquellos que no han conocido la disciplina del Señor. No es para los que no han sido probados, para los que no han experimentado la poderosa fuerza de Dios en medio de las pruebas”.
UN MANDATO CLARO
Dios le estaba diciendo a esta generación intermedia, en otras palabras: “Este es su  llamado como siervos míos. Tienen que estar siempre firmes, sin titubear en la confianza que tienen en mí. De esta manera, sus hijos verán mi poderosa mano obrando en las vidas de ustedes. Ellos serán alentados al ver la paz que ustedes tienen en medio de sus aflicciones.”

martes, 15 de noviembre de 2016

YA DEBERÍAN SER MAESTROS

El escritor de Hebreos les dice a sus lectores: “Ya deberían de ser maestros después de tanto tiempo” (Hebreos 5:12, mi parafraseo). Estas son palabras fuertes. ¿A quiénes se está dirigiendo exactamente el escritor aquí? El libro de Hebreos nos muestra que está hablándole a creyentes que han sido bien enseñados en las verdades bíblicas. En otras palabras, aquellos que estaban leyendo su carta habían escuchado prédicas poderosas de muchos ministros ungidos.
Pues bien, en el capítulo 5, el escritor le dice a quienes leen:
“Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.” (5:11-12)
Piense en lo que el escritor está diciendo aquí. Le dice a sus lectores, en otras palabras: “Ustedes ya deberían ser firmes ejemplos para sus hijos. Su fe debería de ser inquebrantable. Ya no deberían estar murmurando ni quejándose de sus aflicciones, sino que en lugar de ello, deberían de estar dispuestos a participar de los sufrimientos de Cristo. No debiesen estar ardientes en el espíritu un momento y de repente volverse fríos cuando el enemigo viene contra ustedes como un río.”
SOLAMENTE CATADORES DE SERMONES
¿Se aplica esta palabra para ti? ¿Cuántos sermones hemos escuchado que nos desafían a confiar en el Señor en todas las cosas? ¿Cuántas veces se nos ha predicado acerca de las increíbles promesas de Dios? ¿Cuántos sermones que nos mueven a tener fe hemos internalizado? ¿Cuántas veces hemos sido bendecidos por un mensaje sobre la fidelidad de Dios? Y sin embargo, ¿Cuán a menudo nos desanimamos rápidamente cuando viene una prueba?
Multitudes en la iglesia de hoy día han sido bien enseñados, están llenos de verdades bíblicas y son experimentados en degustar sermones. En realidad, somos nosotros a los que el escritor de Hebreos se está dirigiendo en ésta carta. Y él nos está diciendo: “A esta altura ya debiesen ser maestros con su ejemplo. Pero en lugar de eso, su fe todavía titubea en tiempos de batalla.”

lunes, 14 de noviembre de 2016

ÉL DIO DONES - Gary Wilkerson

“Cuando [Jesús] ascendió a lo alto, se llevó consigo a los cautivos y dio dones a los hombres” (Efesios 4:8, NVI).
¡Piénsalo! Cuando entregamos nuestras vidas a Jesús y a la obra que hizo por nosotros en la cruz, nos dio dones – a cada uno de nosotros. Así que a través de la cruz tenemos acceso no sólo a nuestro perdón o a nuestra justicia o a ser aceptados dentro de la familia de Dios. Estos dones de Jesús a su iglesia son regalos poderosos y asombrosos.
1 Corintios 12:7 habla de las diferentes manifestaciones del Espíritu:
"A cada uno se le da una manifestación especial del Espíritu para el bien de los demás".
¿Cierto que es un versículo muy bueno? Dice: "A cada uno". Él te ha dado a ti el poder de funcionar en los dones.
REGALOS QUE BENEFICIAN
Va a haber una manifestación mayor del Espíritu Santo "por el bien común". Esto significa que estos dones poderosos fueron dados para que todos los que entran en contacto contigo obtengan un beneficio de ellos para sus vidas.
Efesios 4:8 dice: "[Él] dio" al hablar de los dones, así que es tiempo pasado. Debes emplear el don que Él ha puesto dentro de ti. Puede que no sepas lo que es, pero Él va a revelártelo. Este poder va a venir de una manera grande en tu vida y Él lo desarrollará y hará que aumente en ti.

sábado, 12 de noviembre de 2016

SEDIENTO DE DIOS - Jim Cymbala

Hace poco, después de una reunión de oración de martes por la noche en el Tabernáculo de Brooklyn, me presentaron a un pastor que estaba de visita con un pequeño grupo de líderes de su iglesia. Le di la bienvenida y le pregunté de dónde era.
"Kentucky", me respondió.
“Eso está muy lejos de Nueva York” – le respondí. "¿Cuánto tiempo estarán aquí?"
"Regresamos esta noche. Salimos al amanecer hoy en la mañana tan solo para estar en la reunión de oración”.
Quedé impactado.
"¿En serio? ¿Todo por un solo servicio?
“Hermano, tengo sed de Dios", me dijo con toda seriedad. "No puedo continuar. Estoy cansado y agotado. Estoy desesperado por algo del Espíritu de Dios”.
NO TE DES POR VENCIDO
Mientras el pastor hablaba, no pude evitar pensar en el ruego de David:
Dios, Dios mío eres tú;
De madrugada te buscaré;
Mi alma tiene sed de ti,
mi carne te anhela,
En tierra seca y árida
donde no hay aguas,

(Salmo 63:1)
¿Alguna vez te has sentido reseco y agotado en tu vida cristiana? Cuando eso sucede, muchos de nosotros persistimos hasta llegar al punto de agotamiento espiritual. Algunas personas se rinden y juegan al hipócrita, fingiendo ser alguien que no son.
HAY DESCANSO
Hay un viejo dicho que es absolutamente cierto:
"Si andas de un lado a otro, quedas exhausto y luego quieres escapar".
Pero hay un remedio para aquellos períodos de sequía cuando hemos andado corriendo de un lado para otro. Se encuentra en lo que el apóstol Pedro llamó "tiempos de descanso" que vienen de la presencia del Señor (Hechos 3:19).

Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson.

viernes, 11 de noviembre de 2016

JESÚS, NUESTRA SEGURIDAD

Algunos meses después del 11-S (9/11), un periódico de la ciudad de Nueva York publicó este título: "CIUDAD DE PÁNICO". El Departamento de Seguridad Interna había advertido que se había descubierto un ataque terrorista planeado; y la alerta de terror se había elevado a código naranja.
TEMORES OCULTOS
Ese mismo día, un agente de policía de la ciudad de Nueva York me habló de la incertidumbre y la alarma dentro de la policía y de los departamentos de bomberos. Su aparente muestra exterior de fuerza escondía temores ocultos porque la mayoría de ellos había perdido amigos durante los ataques del 11-S.
Incluso ahora, años más tarde, cada vez que algunos neoyorquinos viajan a través de los túneles y sobre los puentes, retienen su aliento y oran por protección. Un vehículo detenido puede causar pánico. El mayor temor que atormenta a esta ciudad es una bomba en una maleta, portadora de capacidades nucleares o germinales. Mucha gente empezó a llevar consigo, pequeñas máscaras de gas. La ciudadanía parece estar resignada a lo inevitable, creyendo que, eventualmente, un ataque de proporciones mayores acabará por azotar. Nadie sabe cuándo, pero el pensamiento yace pesadamente sobre la población.
UNA FUENTE DE AYUDA
Sin embargo, no hay temor entre los verdaderos creyentes. En lugar de ello, queremos estar disponibles en caso llegue un ataque, para ayudar en el momento de la crisis. Así es como nuestra iglesia ha preparado a nuestro pueblo. En medio de estas épocas aprehensivas, el Espíritu de Dios se mueve de una manera maravillosa. Muchos están viniendo a Cristo por toda la ciudad de Nueva York, y hay una creciente hambre de Dios entre los jóvenes.
Que esta sea la actitud de corazón de todos los siervos de Dios en estos días de aprehensión y temor. El Señor ha quitado todo temor de Su pueblo, para que pueda ser una fuente de ayuda para el mundo en un tiempo de angustia.

jueves, 10 de noviembre de 2016

EN LOS ÚLTIMOS DÍAS

Yo sé que la Biblia dice que Satanás ha descendido en estos últimos días con gran ira (ver Apocalipsis 12:12). Pero yo no puedo concebir que Dios permita a Satanás y a sus tropas asaltar libremente a la iglesia sin que el Espíritu Santo venga con mayor poder y manifestación.
La Biblia dice:
Los hombres malos se tornarán más y más impíos.
Una gran cantidad de fieles se apartará.
El amor de muchos se enfriará.
La fe de muchos naufragará.
Vendrán predicadores falsos y engañarán a muchos.
Las personas amarán más el placer que a Dios.
Pero, amados, ninguna de estas cosas puede estorbar la obra del Espíritu Santo. Nada puede silenciar el grito de victoria que Él trae. Nada puede detener la gran marea de alabanza triunfante que está viniendo. Nada puede apagar Su fuego ni impedir que Su lluvia caiga.
ALÍSTATE PARA TESTIFICAR
Yo te insto: Alístate para que tus compañeros de trabajo vengan y te digan: “Yo sé que eres cristiano. Estoy muy preocupado por lo que está sucediendo en el mundo. Por favor, dime lo que tú crees”. A cada pastor humilde de una pequeña iglesia, y a cada líder de un grupo de oración que nadie ve, el Espíritu Santo quiere estar en medio de ti, tocarte y revivirte. ¿Lo creerás?
Lo único que aquellos ciento veinte discípulos en el Aposento Alto tenían para sujetarse, era la promesa de Jesús de que Él vendría. Y Él vino, ¡con un poder nunca antes visto en toda la historia! De igual manera hoy, lo único que nosotros tenemos para sujetarnos es una promesa de nuestro Señor. Él ha prometido a todo aquel que le sigue: “Yo, pues, os asigno un reino” (Lucas 22:29).

miércoles, 9 de noviembre de 2016

ESTE MUNDO NO ES NUESTRO HOGAR

Cuando el Espíritu viene como un torrente de lluvia, Él despertará a la novia de Cristo con un clamor. ¿Qué clamará el Espíritu?: “¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!” (Mateo 25:6)
Trágicamente, el mensaje de la segunda venida de Cristo, casi ha desaparecido de los púlpitos de hoy. Aún en Internet, donde se llenan espacios de mensajes donde se habla de la iglesia, no se escucha ningún sonido acerca de la venida de Cristo. Pero Juan dice que el clamor de la iglesia en los últimos días será: 
“Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente” (Apocalipsis 22:17).
Dime, ¿dónde están las voces que claman: “Ven, Señor Jesús”? Cristo advirtió a Su iglesia:
“Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor” (Mateo 24:42).
¿Dónde está la iglesia que está velando, esperando, anhelando el regreso de Jesús?
 “Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis” (24:44).
SE ACABÓ LA FIESTA
Jesús tuvo palabras fuertes para aquellos que se burlaban de su pronto regreso:
“Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare...aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe” (Mateo 24:48–50).
Yo te pregunto, ¿ha habido un tiempo en el cual la humanidad ha estado tan envuelta en la codicia como ahora? Se acabó la fiesta, las economías del mundo entero están temblando, sin embargo multitudes, incluyendo a muchos en la iglesia, están en negación. Ahora mismo, el Espíritu Santo está siendo derramado para despertar a una iglesia dormida y prepararla para Su venida: “Este mundo no es tu hogar. Ahora, emociónate. ¡Alístate para recibir a tu Novio!”

martes, 8 de noviembre de 2016

EL DERRAMAMIENTO PROMETIDO

Yo estoy convencido de que el Señor está tratando de irrumpir en Su pueblo como nunca antes.
“Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera” (Isaías 64:4, énfasis añadido).
¿Quién recibirá este derramamiento prometido? “El que en él espera”. La palabra “espera” aquí significa “atar unos a otros”, “reunir unos con otros”. En este caso, el pueblo de Dios está reunido y está atado el uno al otro, agarrados de una promesa: que Él descenderá con Su presencia y derretirá todos los corazones.
Ya hay evidencia de que Dios está rasgando los cielos y descendiendo por su Espíritu:
            Un creciente hambre por Él, en el cuerpo de Cristo.
            Una epidemia de gozo aun cuando las cosas se tornan más oscuras.
Una de las evidencias más seguras de que el Espíritu Santo ha comenzado a moverse sobrenaturalmente es un espíritu de alegría inundando al pueblo de Dios, produciendo que ellos le alaben triunfantemente en medio de los tiempos oscuros:
“Saliste al encuentro del que con alegría hacía justicia” (Isaías 64:5).
Este gozo va a ser la fuente de nuestra fortaleza en los días venideros. Nuestro ministerio recibe reportes de todo el mundo describiendo cómo la iglesia está experimentando un gozo sobrenatural en medio de las peores condiciones. Y está sucediendo también entre cristianos ordinarios que han orado para que el Señor los vivifique. Sus montañas de temor se están derritiendo como cera, y ahora ellos están dando gritos de júbilo.

lunes, 7 de noviembre de 2016

¿QUÉ ES LO QUE TU CORAZÓN ANHELA? - Gary Wilkerson

La gloria de Dios ha sido revelada plenamente en Jesús; no tenemos que escondernos en una hendidura de peña como lo hizo Moisés. No tenemos que esperar hasta que salga agua de la roca; los ríos de agua viva fluyen hacia nosotros continuamente desde Su Espíritu que mora en nuestro interior. El favor máximo de Dios no está en las cosas, sino en Su presencia, y Él no nos priva de ella.
“Nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18).
EL IMPEDIMENTO DE LA AMARGURA
Los israelitas pudieron haber experimentado la gloria de Dios tal como Moisés lo hizo. El Señor quería acompañarlos hasta la Tierra Prometida, pero la amargura que ellos tenían lo impidió. Había sucedido antes. Cuando no tenían agua en el desierto, el pueblo puso a prueba a Dios. El idioma hebreo original sugiere un “martillo” o un “mazo”, dando a entender que lo juzgaron y lo sentenciaron.
¡Qué acto tan horrible, especialmente para un pueblo tan bendecido por Dios! En un momento en el que pudieron haber confiado en Él por fe, se quejaron; pero aun así, la misericordia de Dios permanecía. A pesar de su pecado, Dios le dijo a Moisés que golpeara la roca con su vara; y el agua brotó. Esa roca representa a Jesús, recibiendo la ira del juicio por nuestros pecados. Luego, Dios les ofreció el agua viva:
“Bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo” (1 Corintios 10:4).
¿Qué es lo que tu corazón anhela? ¿Es tu mayor sueño, una meta económica, un deseo material o es la esperanza de la gloria de Dios que transforma todo en la vida? Él te ha bendecido abundantemente con Su favor ilimitado. Sin embargo, hay más por conocer de nuestro gran Dios que sólo bendiciones terrenales. Él quiere que conozcas Su gloriosa presencia en todos los aspectos de la vida.

sábado, 5 de noviembre de 2016

DESTINADO A OBTENER LA VICTORIA - Carter Conlon

Cuando el rey Josafat se vio rodeado de enemigos, la Escritura nos dice que: “Clamó, y Jehová lo ayudó, y…apartó Dios [a sus enemigos] de él” (2 Crónicas 18:31).
Hubo un clamor en el corazón de Josafat: “Oh, Dios, he estado escuchando voces que no debería haber escuchado, y he estado frecuentando a personas que socavaron mi fuerza espiritual. Dios, te pido una vez más, ¿Me permitirías vivir? ¿Lucharías contra mis enemigos y me darías la victoria? ¡Dame una voz para ser capaz de guiar a tu pueblo de nuevo a la justicia! "
Y Dios hizo que los enemigos de Josafat se apartaran de él.
VOLVER AL LUGAR DE FORTALEZA
Veo venir días muy difíciles en el futuro, pero en medio de esa dificultad, veo multitudes de "Josafat" por todo el país que se han estado sentando en el lugar equivocado, que finalmente se levantan y dicen: "Voy a volver a ese lugar de fortaleza y victoria que fue ganado para mí en el Calvario. Voy a doblar mi rodilla ante el Señor, incluso si esto significa dejar de lado mis propios planes y ambiciones para encontrar la voluntad de Aquel que murió por mí”.
MÁS QUE VENCEDORES
Pase lo que pase, recuerda que nosotros, como pueblo de Dios, no estamos destinados a la derrota. No estamos destinados a ser derrocados como los “profetas con facilidad de palabra” que no conocen el corazón de Dios.
  • Estamos destinados a vivir en victoria.
  • Estamos destinados a ser más que vencedores por medio de Cristo.
Así que es hora de dejar de lado nuestros planes y clamar a Dios por nuestros hogares, por nuestras familias, por esta generación y por el futuro de nuestras ciudades. No va a ser un tiempo en el que sea popular representar a Dios, pero habrá un toque glorioso del Espíritu Santo sobre aquellos que tienen el sentir de clamar a Dios.

Carter Conlon se unió al equipo pastoral de la Iglesia Times Square en 1994, por invitación del pastor fundador David Wilkerson, y fue nombrado para el cargo de Pastor Principal en 2001

viernes, 4 de noviembre de 2016

EL CLAMOR QUE SE LEVANTA

Nuestro Señor tiene un remanente santo en cada nación, y ahora mismo está preparando a un pueblo que se ha movido a aferrarse de Él. En pequeñas iglesias y reuniones en todo el mundo - en China, India, Europa, África, América del Norte y del Sur - un clamor se está levantando y se está haciendo más intenso:
“¡Oh, Dios, baja! ¡Envía tu fuego del Espíritu Santo! Desvanece toda carne y manifiesta Tu presencia.”
Ellos saben que las palabras de Jesús a Sus discípulos se aplican también a ellos: "Mi Espíritu cambiará todo, en un momento. Todas las montañas de dureza e incredulidad se derretirán, y todos los que han estado contra ti vendrán ahora a reunirse”. Cuando todo esto suceda, no habrá publicidad del acontecimiento - ni cámaras de televisión, ni evangelistas destacados, ni organizadores montando un "avivamiento". En lugar de eso, tan sólo habrá un pueblo desesperado y hambriento esperando que el Señor se revele en Su gloria y poder salvador.
EL MUNDO FUERA DE CONTROL
El pueblo de Dios sabe que Él es la única fuente de sustento en estos tiempos preocupantes, y pronto el mundo también lo sabrá. A medida que la economía se hunde más en todo el mundo –y a medida que Irán y Rusia se vuelven más amenazantes, y ocurren calamidades mundiales - la gente no tolerará un mensaje de realización personal, sino que exigirán conocer la realidad de Dios en un mundo que está fuera de control.
La promesa que Dios dio a Isaías se aplica hoy:
“Fuera de ti, desde tiempos antiguos nadie ha escuchado ni percibido, ni ojo alguno ha visto, a un Dios que, como tú, actúe en favor de quienes en él confían” (Isaías 64: 4, NVI, cursivas añadidas).

jueves, 3 de noviembre de 2016

CUANDO DIOS ENCIENDE UN FUEGO

Cuando los ciento veinte discípulos se reunieron fielmente en el aposento alto, no estaban simplemente esperando una fecha en el calendario. La Biblia dice que: "estaban todos unánimes juntos" (Hechos 2:1). Esto significa que se habían reunido como un solo cuerpo con un propósito: la esperanza de ver cumplida la promesa de Jesús. Su clamor era el mismo que en los días de Isaías: "Señor, abre los cielos y desciende. Que todas las montañas de oposición, humanas y demoníacas, se derritan en Tu presencia, para que los perdidos sean salvos "(Isaías 64:1).
CAE EL FUEGO VISIBLE
Sabemos lo que pasó: El Espíritu Santo cayó, como fuego visible que se apareció sobre las cabezas de los discípulos. Este derramamiento santo los llevó a las calles de Jerusalén, donde miles de religiosos sin vida vieron y escucharon lo que estaba sucediendo. Inmediatamente el Espíritu cayó sobre esa multitud, derritiendo cada montaña de oposición. Pedro se levantó para predicar, y de repente aquellos que habían rechazado a Jesús – las masas que habían endurecido sus corazones - se derritieron al mencionar el nombre de Cristo, y tres mil personas exteriorizaron su clamor por ser salvas.
EL ENFOQUE DE DIOS
Considera lo que Dios estaba haciendo. En todo el mundo en ese momento, había guerras, levantamientos, grandes tinieblas e imperios que invadían naciones. Múltiples millones estaban ocupados con el comercio, mientras los cargueros y las caravanas de comercio atravesaban el globo. Sin embargo, el interés y el enfoque de Dios estaba en ciento veinte humildes santos que oraban, reunidos en una pequeña habitación alquilada. ¿Qué nos dice esto? En pocas palabras, cuando Dios enciende un fuego, debe haber madera para que se prenda. Mientras su Espíritu soplaba sobre aquellos santos en Pentecostés, una temblorosa llama se convirtió en un fuego que pronto cubriría toda la tierra.
Una vez más, el mismo clamor se está levantando en todo el mundo hoy.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

TOCA A TU PUEBLO UNA VEZ MAS

Los mensajes proféticos de Isaías se escuchaban por toda la nación. Durante ese tiempo hubo grandes reuniones religiosas, con coros, orquestas y personas que llenaban las sinagogas. Las personas tenían un amplio conocimiento de las Escrituras y guardaban todas las ordenanzas. Sin embargo, a pesar de toda esa actividad - toda la enseñanza, la pompa y las buenas obras – había una atmósfera de muerte en las sinagogas. Hacer la obra de Dios se había convertido en un trabajo fastidioso, por una sola razón: No había nada de Su presencia en aquellos rituales.
El profeta Miqueas habló por Dios:
“Pueblo mío, ¿qué te he hecho, o en qué te he molestado? Responde contra mí” (Miqueas 6:3).
RASGA LOS CIELOS, SEÑOR
El Señor estaba haciendo una punzante pregunta a su pueblo: “Dime, ¿qué he hecho agobiarte? Te reto a que me digas qué hice para que cayeras en letargo".
Mientras Isaías miraba a su alrededor, se sintió movido a decir:
“Nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para apoyarse en ti…Tus santas ciudades están desiertas”  (Isaías 64:7, 10).
Esencialmente, Isaías estaba diciendo: "Señor, nos has bendecido con buenos maestros, música y programas. Pero no tenemos tu presencia, tu fuego, el poder de tu Espíritu Santo. No veo a nadie clamando: ¡Señor, rasga los cielos! Bajar y danos tu toque".
MUERTE EN MEDIO DE LA ABUNDANCIA
Amado, lo que quiero decir es: Qué cuadro de la iglesia de Cristo hoy. Hemos sido bendecidos con más herramientas para el evangelismo que cualquier otra generación. Tenemos más medios de comunicación para proclamar el evangelio - más libros, sitios web, programas de radio y televisión - que nunca antes.
Sin embargo, es muy raro salir de un servicio de iglesia de hoy diciendo: “He sido avivado, me siento vivo otra vez por haber estado en la casa de Dios." En pocas palabras, hay muy poco poder del Espíritu Santo que esté operando en la mayor parte de la iglesia. En mi opinión, nos falta el clamor de Isaías: "Señor, revélate. Toca a tu pueblo una vez más".

martes, 1 de noviembre de 2016

NADPŘIROZENÉ NAVŠTÍVENÍ

Jsem přesvědčený, že Pán se snaží proniknout ke Svému lidu jako nikdy předtím.
Jak Písmo předpovídá, ďábel sestoupil s velikým hněvem, neboť ví, že se mu krátí čas (viz Zjevení 12, 12). A právě teď potřebuje Boží lid mocné vylití Ducha svatého, nadpřirozený dotek ještě větší než o letnicích.
Myslete na to, že Ježíšovi učedníci se v době letnic nemuseli bát jaderných zbraní. Nebyli svědky manželství osob stejného pohlaví v běžné společnosti. Netřásli se strachy, když světová ekonomika balancovala na pokraji krachu. Je jasné, že potřebujeme moc Ducha svatého, abychom mohli čelit posledním dnům – nic víc v tom není.
VOLÁNÍ NAŠICH SRDCÍ
A podobně jako dnes volali lidé k Bohu i v době Izaiášově:
„…Kéž bys tak roztrhl nebe a sestoupil, aby se před tebou hory roztřásly…ať tví nepřátelé tvé jméno poznají, ať se před tebou třesou národy! …Od věků nikdy nikdo neslyšel, nikdo svým okem neviděl, že by nějaký Bůh kromě tebe tak jednal s těmi, kdo čekají na něj“ (Izaiáš 63, 19, 64 ,1, 3).
Odkud se ozvalo to volání? Od proroka, který truchlil nad letargií Božího lidu, od muže, který jasně věděl, co lid potřebuje: nadpřirozené navštívení od Pána. Izaiáš říkal: „Pane, nemůžeme už dál pokračovat v té samé mrtvé náboženské rutině. Potřebujeme, aby ses nás dotknul, jako jsi to ještě nikdy neudělal.“

UNA VISITACIÓN SOBRENATURAL

Estoy convencido de que el Señor está tratando de alcanzar a su pueblo como nunca antes.
Como predice la Escritura, el diablo ha descendido con gran ira, sabiendo que su tiempo es corto (Ver Apocalipsis 12:12). Y ahora mismo pueblo de Dios necesita un gran derramamiento del Espíritu Santo, un toque sobrenatural aún mayor que el de Pentecostés.
Piensa en esto: los seguidores de Jesús de los tiempos de Pentecostés no tuvieron el temor de las armas nucleares, no tuvieron que enfrentar el establecimiento en la sociedad de los matrimonios homosexuales y no se vieron enfrentados al temor de una economía mundial al borde del colapso. Está claro que nosotros necesitamos el poder del Espíritu Santo para afrontar estos últimos días; así de simple.
CLAMOR DE NUESTRO CORAZÓN
De hecho, el clamor que se requiere hoy se escuchó en los días de Isaías:
¡Ojalá rasgaras los cielos, y descendieras! ¡Las montañas temblarían ante ti,… Así darías a conocer tu nombre entre tus enemigos, y ante ti temblarían las naciones.... Fuera de ti, desde tiempos antiguos nadie ha escuchado ni percibido, ni ojo alguno ha visto, a un Dios que, como tú, actúe en favor de quienes en él confían.” (Isaías 64:1, 2-4).
¿De dónde vino este clamor? Fue pronunciado por un profeta que se afligía por el letargo del pueblo de Dios, un hombre que sabía claramente lo que se necesitaba: una visitación sobrenatural del Señor. Isaías estaba diciendo: "Señor, no podemos seguir como hasta ahora, con la misma rutina religiosa muerta, necesitamos un toque de ti como nunca hemos experimentado".