jueves, 30 de abril de 2015

UNA PALABRA DE ESPERANZA PARA TODOS LOS PADRES

La Escritura indica claramente que si uno cría a sus hijos con la autoridad de la Palabra de Dios, ellos no se apartarán de dicha enseñanza en sus años postreros. Quizás den unas vueltas por un tiempo, inclusive por unos años, pero finalmente serán traídos de regreso a la verdad. "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él" (Proverbios 22:6).

La Biblia ofrece una palabra de esperanza a todos los padres que lloran por un hijo apartado. He aquí una promesa de pacto que todo padre debe memorizar. Es aplicable tanto a los hijos que están lejos y perdidos como a aquellos que están actualmente bajo su cuidado: "Ahora pues, oye, Jacob, siervo mío, y tú, Israel, a quien yo escogí. Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el vientre, el cual te ayudará: No temas, siervo mío Jacob, y tú, Jesurún, a quien yo escogí. Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas" (Isaías 44:1-4).

Esta palabra de promesa para Israel, es también para nosotros hoy. Sus palabras de consuelo son dadas a todos los escogidos (ver el versículo 1), quiere decir, a todos los que están en Cristo.

El Señor comienza por decirnos en los versículos 1 y 2: "Yo soy el Señor que te creó, y Yo conozco tu dolor. Te voy a ayudar ahora. No tienes que temer". La palabra Jesurún en este versículo, significa "justo". En otras palabras, Dios hace estas promesas a sus "justos", promesas gloriosas, vinculantes, de pacto. Las promesas son:

  • Dios proveerá agua para saciar nuestra sed: "Yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida" (versículo 3). ¿Te ha traído el Señor Su Palabra que quita la sed? ¿Ha venido a ti en tus momentos de sequía para inundarte con Su Espíritu? ¿Estás bebiendo el agua pura de Su Palabra? 
  • "Mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas" (versículos 3-4).

miércoles, 29 de abril de 2015

EL COMIENZO DEL AVIVAMIENTO

El comienzo de un verdadero avivamiento viene cuando en grupo de creyentes piadosos toma la carga del Señor por una iglesia o por una ciudad atrapada en pecado. Este grupo piadoso ayuna y ora, rogándole a Dios que comience la edificación de los muros y las puertas que protegerán a Su pueblo de todo enemigo.

Cuando los muros de Jerusalén fueron edificados y las puertas colocadas, se designaron porteros y atalayas para cada casa. Los muros y las puertas no servían de nada sin porteros que supieran qué es lo que podía y qué es lo que no podía ingresar. Es por ello que Nehemías dice: "Luego que el muro fue edificado, y colocadas las puertas, y fueron señalados porteros y cantores y levitas" (Nehemías 7:1).

Nota que estos porteros no eran necesariamente sacerdotes. Ellos eran laicos, músicos, vigilantes, gente de todo ritmo de vida. Y se les instruyó: "No se abran las puertas de Jerusalén hasta que caliente el sol; y aunque haya gente allí, cerrad las puertas y atrancadlas" (versículo 3). Lo que Dios le estaba diciendo a Su pueblo, era esto: "Mi casa será un lugar de luz, la oscuridad no será permitida. Que todos y todo lo ingrese sea un libro abierto, sujeto a la luz de Mi Palabra".

Le digo a todo anciano que está leyendo este mensaje, incluyendo a los ancianos en la iglesia "Times Square": Nunca dejes que tus lazos cercanos con algún ministro, te vuelvan ciego a la Palabra de Dios. Tú has sido señalado por Dios para ser un portero a las puertas de Su casa. Y si alguien trae un evangelio a tu iglesia, que no es según la Escritura, es tu tarea decirle amorosamente a tal predicador, que está equivocado.

Como porteros, debemos cuidar las puertas de la casa de Dios en humildad, a través del ayuno, la oración y una preocupación en amor expresada a través del temor de Dios.

Nehemías dijo: "Y señalé guardas de los moradores de Jerusalén, cada cual en su turno, y cada uno delante de su casa" (Nehemías 7:3). De acuerdo a Nehemías, los guardas no sólo eran ubicados en las puertas de la ciudad santa, sino también en cada hogar. En resumen, las cabezas de cada casa, esto es, los padres, eran responsables de todo lo que entrara en su hogar.

martes, 28 de abril de 2015

COMENZANDO LA OBRA DE RESTAURACIÓN

El libro de Nehemías ofrece una imagen vívida de lo que le sucede a la Iglesia en tiempos de ruina y apostasía. Cuando Nehemías y otros 43,000 patriotas judíos regresaron a Jerusalén, encontraron la ciudad en una ruina total. Los muros estaban derribados y no había puertas, de modo que los habitantes no tenían protección de sus enemigos...y todo un desfile de antagonistas saqueaban la ciudad a su antojo.

Estos enemigos habían venido ejerciendo el dominio total a causa del alejamiento y desobediencia de Israel a la Palabra de Dios. Nehemías escribió: "Por nuestros pecados, quienes [nuestros enemigos] se enseñorean sobre nuestros cuerpos, y sobre nuestros ganados, conforme a su voluntad, y estamos en grande angustia" (Nehemías 9:37).

En este caso, Jerusalén es un tipo de la Iglesia de Jesucristo de hoy. Igual que los israelitas, muchos cristianos están bajo el dominio del pecado y la iniquidad en la casa de Dios ha traído angustia y esclavitud, esparciendo veneno por todo el cuerpo de Cristo.

¿Cómo sucedió esto? Los muros de la verdad fueron derribados, aquellas barreras protectoras que son erigidas cuando los creyentes se ponen de pie a favor de la Palabra de Dios. A causa de nuestro pecado y débiles principios, dichas puertas protectoras se están cayendo, dejando a multitudes de cristianos expuestos al poder de Satanás.

Aun así, Nehemías representa el plan de Dios para la restauración. Este hombre sabía que para que un verdadero avivamiento se lleve a cabo, tiene que haber un seguro y protector muro de verdad, que rodee al pueblo de Dios.

Entonces, ¿se lanzó Nehemías en una ciudad sin muros, invocando un avivamiento de manifestaciones sobrenaturales? No. Las únicas manifestaciones que había a la llegada de Nehemías fueron hombres y mujeres con picos y palas en sus manos. Ellos hacían el trabajo duro de reedificar los muros de la ciudad y restaurar sus puertas. Y Nehemías dirigía todo.

Esta obra de restauración comenzó en el momento en que Nehemías asumió la carga del Señor por la ruina en Su casa. Cuando Nehemías vio la aflicción y el oprobio que estaba sufriendo el pueblo de Dios, cayó sobre sus rodillas, clamando: "...el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego" (Nehemías 1:3).

Luego, ¿qué hizo Nehemías? Ayunó y oró día y noche, confesando los pecados de Israel. "Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos" (versículo 4).

lunes, 27 de abril de 2015

Y FALTANDO EL VINO by Gary Wilkerson

"Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora. Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere" (Juan 2:1-5).

La mayoría de cristianos sabe que el primer milagro de Jesús fue realizado en las bodas de Caná: "Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria" (Juan 2:11). Cristo acababa de comenzar Su ministerio y ya tenía un pequeño grupo de discípulos que lo seguían. Pero, al ejecutar esta maravilla, Él reveló Su gloria al mundo de una forma espectacular.

Sin embargo, el milagro que Jesús hizo acá, también tiene un gran significado para la iglesia más allá de aquel tiempo y lugar. El versículo 3 contiene una frase simbólica poderosa: "Y faltando el vino". A lo largo del Nuevo Testamento, el vino tiene que ver con la presencia manifiesta de Dios a través del Espíritu Santo. Pablo evoca esto cuando escribe: "No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu" (Efesios 5:18).

¿Qué significa que el pueblo de Dios se quede sin vino? En este cuadro, el vino estaba en el centro de la celebración de bodas, era servido a discreción a todos los invitados. Era un cuadro de gente alegre sobre los cuales el Espíritu de Dios fluía libremente. Pero se presentó una necesidad porque se acabó el vino y la gente necesitaba que éste sea repuesto para mantener su gozo.

Como cristianos, todos tenemos al Espíritu Santo presente en nosotros. Sin embargo, también es verdad que debemos ser llenos del Espíritu continuamente. Todos nosotros experimentamos subidas y bajadas en nuestro caminar con Cristo. Las bajadas no significan que Su Espíritu nos ha dejado, pero sí significa que estamos llamados vez tras vez a saciar la sed profunda que el Espíritu mismo pone nuestro interior. Como hijos de Dios, necesitamos el alimento espiritual que sólo Él puede dar; el alimento que nos da el poder para amar a otros como Él ama, para vivir una vida piadosa que Le agrade y para hablar con denuedo Su Palabra a los demás.

sábado, 25 de abril de 2015

POR LAS ALMAS by Claude Houde

Oramos, nos sacrificamos y luchamos…¡Por las almas!

¡Nada es más importante! Muchos creyentes han abandonado el campo de batalla por las almas, porque en secreto, están en derrota.

En las Escrituras, a la Iglesia se le llama un cuerpo. Si un miembro sufre, todos sufren con él. Cuando mantienes y encubres un pecado, pierdes algo delante de Dios. Asi como miles de creyentes se silencian esta manera, la Iglesia puede llegar a ser impotente e irreconocible. Quién eres y lo que haces cuando nadie te ve, determinará tu futuro.

Las palabras de Abraham al rey de Sodoma, el lugar del fuego y la destrucción, nos recuerdan la realidad y seriedad de esta guerra implacable en el lugar secreto. Escuche cómo Abraham respondió a la tentación del rey de Sodoma, esto puede revolucionar tu vida. Él se puso firme delante de su enemigo y le dijo: “desde un hilo hasta una correa de calzado, nada tomaré de todo lo que es tuyo” (Ver Génesis 14:23).

Quiero hacerte un llamado a un estilo de vida cristiano radical, liberador y poderoso, donde disciernas la naturaleza de la guerra espiritual. “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados,…contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Ver Efesios 6:12)

“Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas” (2 Corintios 10:4).

Muchas iglesias y creyentes de hoy afirman estar involucrados en la “guerra espiritual”. Multitudes de creyentes están “atando espíritus”, identificando fortalezas, nombrando o identificando principados demoníacos en una mezcla extraña y mística de ruido y proclamas audaces de victoria. Autoproclamados “generales” están dando órdenes, estrategias “de vanguardia” y revelaciones para el avivamiento garantizado a la multitud de nuevos expertos, mientras que todo el mundo está cantando con entusiasmo y proclamando lo asustado que Satanás está de ellos!

Estimado lector, permíteme hacerte unas cuantas preguntas. ¿Dónde están las almas salvadas, las vidas transformadas, liberadas, purificadas y cambiadas? ¿El crecimiento cuantificable y el incremento, los bautismos en agua, la verdadera oración y la unidad? ¿Dónde están la sabiduría, la gracia increíble y el fruto del Espíritu brillando en las vidas de los creyentes llenos de Dios? ¿Dónde están las obras de misericordia y generosidad, el dar con sacrificio a las misiones, la compasión en acción hacia los pobres, el compromiso cristiano en el que no contamos nuestras horas y no buscamos o necesitamos ningún tipo de reconocimiento? ¿Dónde está la victoria, y la protección divina sobre la obra del enemigo y de la carne?

__________
Claude Houde es el pastor principal de la Iglesia de la Nueva Vida (Eglise Nouvelle Vie) en Montreal, Canadá; y es un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo. Bajo su liderazgo la Iglesia de la Nueva Vida se ha incrementado de ser un puñado de personas, a más de 3500 miembros, en una parte de Canadá donde pocas iglesias protestantes han alcanzado éxito.

viernes, 24 de abril de 2015

CON DIOS TODAS LAS COSAS SON POSIBLES

Recientemente, nuestro ministerio recibió una carta desgarradora de un prisionero. El escribió:

“Pastor David, estoy en la cárcel debido a mi adicción sexual. Sé que no nací de esta manera, pero es en lo que me he convertido. He estado casado tres veces y tengo cuatro hijos.”

“La verdad es que quería detenerme, pero no pude. No tuve problema en dejar de fumar de golpe, pero nunca he sido capaz de mantenerme alejado de la pornografía. Creo verdaderamente en el poder sanador de Dios y he llorado y le he rogado su ayuda, pero me parece que no puedo encontrar la puerta para escapar de mi problema de perversión.”

“Mi deseo de hacer la voluntad del Señor siempre está conmigo, sin embargo, constantemente hago a un lado ese deseo y vuelvo a caer en mi lujuria. Le he mentido a Dios, prometiéndole no volver a hacerlo, pero siempre vuelvo a caer.”

“Me duele porque sé que he hecho que el Señor me repudie. Cuando voy a la iglesia, me siento como un hipócrita. Hay hombres aquí que me respetan porque les he dado buenos consejos, pero yo mismo no los practico. Toco el piano y canto en la capilla, pero no me siento bien, porque no estoy bien.”

“Preferiría morir e ir al infierno que perturbar a otra persona inocente de nuevo. Pero no quiero ir al infierno. Quiero servir a Dios, y quiero Su amor. Estoy atrapado porque odio lo que hago, pero de alguna forma me encanta. No sé qué hacer.”

Le dije a este joven: “No pierdas la esperanza. Dios quiere traerte sanidad.”

"Debes creer que nada en tu vida es imposible para Dios. No hay garras del diablo que Él no pueda romper".


Así que, querido santo, ¡Apodérate de la fe! Cree que Dios puede cambiar y transformar tu vida absolutamente. Si transformó al hombre poseído por un demonio, sanó a la mujer con el flujo de sangre y a la hija de Jairo (Ver Marcos 5), Él puede proveer para ti. Nuestro Dios puede arreglar cualquier cosa.

“Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.” (Marcos 10:27)

jueves, 23 de abril de 2015

EL HARÁ LO IMPOSIBLE

Dios puede restaurar todo lo que parezca muerto en nuestras vidas con una sola palabra. ¿Estás teniendo problemas financieros, y no puedes pagar tus cuentas? Así sucedió con los discípulos del Señor, y Él arregló su situación de manera sobrenatural.

Cuando llegó el tiempo de pagar impuestos, Cristo y sus discípulos no tenían dinero para pagar la cantidad necesaria. Entonces, ¿De qué manera el Señor arregló la situación? Él envió a Pedro a atrapar un pez. Jesús le dijo que iba a encontrar una moneda en la boca del primer pez que atrape, y que esa moneda cubriría sus cuentas de impuestos. “Ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero [moneda griega equivalente a cuatro dracmas].; tómalo, y dáselo por mí y por ti” (Mateo 17:27).

Sólo puedo imaginar lo que Pedro debe haber pensado: “¿El dinero de los impuestos en la boca de un pez? Esto lo tengo que ver. He sido pescador toda mi vida, y he visto un montón de cosas en el interior de un pez: gusanos, anzuelos, algas, pero nunca he visto una moneda dentro de uno de ellos”. Sin embargo, cuando Pedro sacó el pescado del agua, abrió su boca para encontrar una reluciente moneda. La cantidad era suficiente para pagar sus impuestos, tal como que Jesús había dicho.

¿Por qué el Espíritu movió a los escritores de los evangelios a registrar esta historia? ¿Y por qué Jesús eligió arreglar esta situación a través de un milagro? ¿Por qué simplemente no tomó una ofrenda, o envió a los discípulos a trabajar por un día para traer dinero para los impuestos?

Yo creo que Jesús se movió sobrenaturalmente aquí porque quería demostrar a Sus hijos que Él hace lo imposible por nosotros. Él puede arreglar cualquier problema financiero, cualquier crisis familiar, o cualquier necesidad abrumadora. Él quería que supiéramos que Él es el mismo Dios que alimentó a Elías con el pan entregado por los cuervos (Ver 1 Reyes 17). Él alimentó a una multitud de 5.000 personas (Ver Marcos 6:34-44) y otra multitud de 4.000 personas (Ver Marcos 8:1-9) con unos pocos panes y peces. Él sabe que en ciertos momentos de nuestras vidas sólo un milagro lo puede lograr. ¡Y quiere asegurarnos que Él puede hacer lo imposible para nosotros, en cualquier situación!

miércoles, 22 de abril de 2015

NUNCA ES DEMASIADO TARDE

Marcos 5 cuenta la historia de Jairo, el jefe de la sinagoga desesperado que pidió a Jesús que sanara a su hija. La niña de doce años de edad estaba peligrosamente cerca de la muerte, y Jairo le rogó a Cristo que fuera a su casa y pusiera las manos sobre ella.

Jesús aceptó ir con él. Pero primero se detuvo en el camino para atender a una mujer con una enfermedad de la sangre. (Esta era la mujer que fue sanada cuando tocó el borde de Su manto). Sin embargo, mientras que Jesús se detenía, llegó un mensajero con noticias trágicas: la hija de Jairo ya había muerto. El mensajero le dijo al jefe de la sinagoga: “Tu hija ha muerto; ¿para qué molestas más al Maestro?” (Marcos 5:35).

El corazón de Jairo fue presa del dolor. Pensó: “Si tan sólo hubiéramos llegado a tiempo. Ahora ya es demasiado tarde. Mi hija se ha ido.” Pero Jesús le aseguró: “No temas, cree solamente” (Versículo 36).

A medida que el grupo se acercaba a la casa de Jairo, se escuchaban sonidos de llanto y luto. Era la familia y los vecinos de Jairo, haciendo duelo por la niña. Imagínate el contraste en esta escena: Aquí estaba Dios hecho carne, Creador del universo, capaz de realizar cualquier obra imaginable y sin embargo el pueblo lloraba en Su presencia. En resumen, estaban declarando: “Dios sólo puede ayudar mientras quede algún signo de esperanza, pero una vez que toda la vida se ha ido, no hay más necesidad de recurrir a Él. Ni siquiera Él puede restaurar este tipo de situaciones”.

¿Cuántos cristianos hoy en día ya no invocan al Señor porque piensan que su problema no tiene solución? Multitudes confían en Dios sólo hasta el punto en que algo en sus vidas muere. No me estoy refiriendo a la muerte de una persona, sino más bien a la muerte de un matrimonio, una relación, un sueño, tu esperanza por un ser querido que no es salvo o cualquier cosa en tu vida que crees que es imposible de arreglar, cambiar o restaurar.

Jesús reprendió tal incredulidad. Él le dijo a la multitud que lloraba en casa de Jairo: “¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no está muerta, sino duerme.” (Versículo 39). Él estaba declarando: “Esta situación no es lo que ves o piensas. Crees que ya no hay esperanza, pero Yo digo que habrá restauración”. Luego fue a la habitación de la niña y hablando simples palabras, trajo a la vida a la niña. “Y luego la niña se levantó, y andaba” (Versículo 42).

¿Por qué el Espíritu Santo incluyó esta historia en el evangelio de Marcos? Lo hizo para mostrarnos que nada está demasiado “muerto” o demasiado perdido para que Él lo restaure y lo traiga de vuelta a la vida. Él está diciendo: “Pon tu confianza en Mí para arreglar tu problema. Nunca es demasiado tarde para que Yo obre”.

martes, 21 de abril de 2015

ANHELO POR SU VENIDA

En los días que vienen, vas a escuchar increíbles mensajes acerca de amar a Jesús que sonarán santos y se parecerán a Cristo, pero estarán contaminados con un error que roba a los santos de aquello que produce determinación. ¡Esos mensajes carecerán de la urgencia por estar preparados o por el anhelo de su venida! Sus predicadores quitarán la gloriosa verdad de este evento y tratarán que busques un reino terrenal. ¡Y si esperas ansiosamente por Su venida, te etiquetarán como un escapista!

Hay un nuevo evangelio que se predica hoy diciendo que Jesús viene solo al corazón, ¡y que Su Segunda Venida es una revelación especial a la mente! ¡Que se aparece sólo al hombre interior!

La gente de la Nueva Era anuncia que su Cristo aparecerá en la televisión mundial, que todo el mundo verá su venida al mismo tiempo. Según ven este evento, ellos recibirán una revelación interior en sus mentes, un “saber”.

Para algunos cristianos de hoy, este mundo no es un barco que se hunde o un mundo reservado para el fuego, sino que se trata de un edificio del capitolio internacional plagado de personas indeseables a quienes estos creyentes planean echar, para que entonces tomen su lugar, lo renueven y gobiernen todo ellos mismos. ¡Tal pensamiento es un síntoma de que su amor por Jesús está muriendo y se están apegando a este mundo! “Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.” (2 Pedro 3:17). Nadie puede estar más espiritualmente ciego que aquel que dice: “Mi señor tarda en venir”.

Judas dijo: “De éstos también profetizó Enoc…diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio…” (Judas 14-15). Pablo dijo: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.” (1 Tesalonicenses 4:16-18). Este no es un mensaje escapista. ¡Es un mensaje de consuelo! ¡Jesús nos quiere con Él!

lunes, 20 de abril de 2015

LA PLENITUD DE SU GRACIA Y GLORIA by Gary Wilkerson

“Y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14). La palabra griega para gloria aquí es “doxa” y es el origen del Himno Doxología (En español “A Dios el Padre”), que tantas iglesias cantan para ensalzar la inmensa gloria de Dios.

“Doxa” es de hecho la traducción de Juan de una palabra hebrea “kavod”, que significa: de peso, real, intenso, denso. Esto es lo que habita en cada seguidor de Cristo: La gloria de Dios real, significativa y apasionada. Su gloria te diferencia de la ligereza, el interés propio y la creencia superficial. Así es como el mundo sabe que existes para Dios. No sirves a un Jesús que sólo quiere hacerte feliz, sino que sirves al verdadero Jesús, el que tiene poder para transformar una vida y hacerla significativa, útil y satisfactoria.

Todo esto se opone a la gloria de uno mismo. “Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria [doxa] de ellos,” (Mateo 4:8). Hay muchas glorias en el mundo que nos llaman: la reputación, la riqueza, la influencia, pero cuanto más buscamos y recibimos de esas glorias, menos recibimos de la verdadera gloria de Dios y su gloria se va opacando en nuestras vidas.

Esta influencia se ha colado en la iglesia. A veces nuestra adoración puede inclinarse más hacia una actuación ostentosa y una experiencia emocional en lugar de ensalzar la gloria de Dios y conocer Su presencia plena y de peso. Juan justamente coloca la gloria de Dios incluso antes de Su gracia: “Y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad”. Juan señala que la gracia y la verdad están contenidas dentro de la gloria de Cristo; de hecho, proceden de ella.

Sin embargo, muchos cristianos viven como si la gracia y la verdad fueran puntos de parada, el máximo de nuestro caminar con Jesús. Frenan al conocer “verdades posicionales” y descuidan el entrar en Su plenitud. Pero nuestras vidas están destinadas a expresar a Jesús en toda su gloria, y eso requiere de Su transformación en nosotros. Si creemos que comprendemos todo plenamente, es decir, que hemos entendido la gracia de Dios totalmente y ya nada más es necesario, entonces nos estamos privando de conocer Su gloria. No dejes que eso suceda en tu vida. ¡Busca al Jesús real en Su plenitud, y recibe la plenitud de Su gracia y gloria!

sábado, 18 de abril de 2015

DESVÍOS DE SU PLAN by Nicky Cruz

¿Le preocupa realmente a Dios cuando nos desviamos del camino que Él ha establecido para nosotros?

Muchos podrían debatir conmigo acerca de este punto, pero estoy convencido de que Dios tiene destinado un papel específico para cada uno de nosotros. Él nos ha dado dones, talentos y un entusiasmo únicos, y ha creado un pacto individual para nosotros que se ajusta a esos dones. “Porque yo sé los planes que tengo para ustedes”, nos dice Dios a través del profeta Jeremías (Ver Jeremías 29:11). Nada se deja al azar cuando se trata de Dios. Mucho antes que Él nos haya creado, sabía lo que quería que logremos. Él sabía a cuales personas quería que tocáramos y a quienes quería poner en nuestras vidas para que nos toquen. Tú y yo fuimos creados con un propósito, y el plan perfecto de Dios es que nos apropiemos ese propósito.

Todos tomamos desvíos del plan de Dios, y lo haremos hasta el día en que muramos. Dios se mantiene paciente y fiel, pero ¿Cuánto mejor serían nuestras vidas si nos esforzáramos todos los días en mantener el rumbo que Dios puso delante de nosotros? ¿A cuántas personas podríamos bendecir si permitiéramos que Dios obre a través de nosotros cada día? ¿Cuánto más efectivos seríamos en la vida y el ministerio si sólo aprendiéramos a dejar que Dios establezca nuestra agenda?

Aún no estoy seguro de la razón por la cual Dios me escogió cuando era un joven cristiano y me moldeó hasta convertirme en un evangelista, pero este es el plan que hizo para mí y trato de llevarlo a cabo lo mejor que puedo.

¿Y qué hay de ti? ¿Has aceptado el plan que Dios tiene preparado para ti? ¿Has buscado Su propósito para tu vida para luego disponerte hacia su cumplimiento? ¿O estás viviendo tu vida tomando un desvío tras otro?

Es una pregunta que cada uno de nosotros tiene que hacerse, y que Dios quiere responder.

__________
Nicky Cruz, evangelista internacionalmente conocido y prolífico autor, se volvió a Jesucristo de una vida de violencia y crimen después de encontrarse con David Wilkerson en la ciudad de Nueva York en 1958 La historia de su dramática conversión fue contada por primera vez en el libro “La Cruz y el Puñal” escrito por David Wilkerson y más tarde en su propio best seller “Corre, Nicky, Corre”.

viernes, 17 de abril de 2015

NUNCA TE RINDAS

"Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él" (Marcos 9:25). Después de que Jesús oró, el muchacho cayó en tierra como muerto. Pero la Escritura dice: "Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó" (versículo 27).

¿Puedes imaginar el gozo en esta escena? Este chico limpio y libre debió haber corrido a su padre para abrazarlo. Y el corazón del padre saltó de felicidad. Dios lo había arreglado todo.

Así que, ¿por qué movió el Espíritu Santo a Marcos para que incluyera este relato en su evangelio? Yo creo que fue para que todo padre a partir de dicho momento supiera que puede confiar que Dios hará lo imposible por sus hijos. El Señor estaba diciendo: "Yo puedo restaurar todo y a todos. Si tan sólo creyeran, todas las cosas les serían posibles a través de Mí".

Por todo el mundo, hoy, multitudes de padres cristianos agonizan porque sus hijos están bajo el poder del diablo. En nuestra propia congregación, veo el dolor de las madres que suben a los buses para visitar a sus hijos que están en prisión. Ellas conocen el dolor de estar sentadas a un lado de la gruesa ventana de vidrio, contemplando a un muchacho que una vez tuvo el espíritu tierno. De alguna forma, quedó atrapado en las drogas y luego intentó hacer un robo para suplir su vicio. Y ahora está en la cárcel, endureciéndose aún más. Ella ha venido orando por él durante años, pero ahora está perdiendo su esperanza. Ella no cree que algún día lo verá cambiar

Quizás pienses que ya no hay esperanza para tu esposo inconverso, que él nunca vendrá a Jesús. O, quizás, ya perdiste la esperanza por tu esposa, que se va en las noches a divertirse. Pero no hay nadie que se haya alejado tanto que Dios ya no pueda alcanzar. Conozco muchas esposas cristianas que hoy testifican: "Yo oré por mi esposo por años, de pronto un día, después de haber perdido toda esperanza, Dios intervino. ¡Él salvó y liberó a mi ser querido!"

No debemos perder la esperanza por nadie, porque nuestro Dios puede hacerlo todo.

jueves, 16 de abril de 2015

NO HAY PROBLEMA QUE ÉL NO PUEDA ARREGLAR

En Marcos 9, un padre perturbado trajo a su hijo poseído a los discípulos de Jesús, buscando liberación. Este chico no estaba simplemente pasando problemas ni estaba siendo tan sólo rebelde. Él estaba lleno de espíritus malignos que controlaban todas sus acciones. Su estado era bastante conocido en dicha región y cuando los demás padres lo veían acercarse, lo más probable es que llevaran a sus hijos a casa.

Nadie creía que este pobre chico tuviera esperanza. Era sordomudo, así que sólo emitía sonidos guturales. Echaba espuma por la boca como perro rabioso y físicamente era sólo huesos y piel, demacrado debido a sus terribles luchas. Su padre tenía que agarrarlo continuamente porque los demonios querían echarlo al río, al lago o al fuego más cercano para matarlo.

Me pregunto cuántas veces este padre tuvo que saltar en un estanque y arrastrar a su hijo para rescatarlo. Este debía ser un trabajo a tiempo completo: El sólo impedir que su hijo se mate. Imagínate la cantidad de cicatrices y quemaduras en el cuerpo destrozado de ese chico. Yo estoy seguro de que el corazón del padre estaba diariamente quebrantado por ver a su hijo en esa condición, sin que nadie pueda ayudar.

Ahora bien, mientras el padre estaba delante de los discípulos, Satanás comenzó a manifestarse en el chico. Comenzó a echar espuma por la boca y a revolcarse en la tierra, contorsionándose y girando salvajemente. La Escritura nos dice que los discípulos oraron por él, quizás durante mucho tiempo, pero nada sucedía.

Parecía ser una situación imposible. De pronto, los fariseos dudosos se juntaron alrededor, preguntando: "¿Por qué no sanó el niño? ¿Este caso es demasiado difícil para ti, Jesús? ¿En estos casos, el diablo es más poderoso?".

¡Pero luego Jesús apareció en la escena! Cuando Él preguntó qué estaba pasando, el padre del chico respondió: "Traje a mi hijo a Tus discípulos, pero ellos no pudieron sanarlo. Para él ya no hay esperanza". Jesús simplemente respondió: "Si puedes creer, al que cree todo le es posible" (Marcos 9:23). Cristo les estaba diciendo a todos los presentes: "¿Creen ustedes que Yo puedo con todas las situaciones, con excepción de aquellas que están bajo el control del diablo? Les digo, no hay problema, ni circunstancia imposible que Yo no pueda arreglar".

miércoles, 15 de abril de 2015

DIOS DE LO IMPOSIBLE

No es suficiente que nosotros simplemente creamos en Dios como creador, el hacedor de todas las cosas. También debemos creer que Él es un Dios que anhela hacer lo imposible en nuestras vidas. La Biblia lo dice claramente: Sí no creemos esto acerca de Él, no confiamos en Él en absoluto.

En mi opinión, no interesa la cantidad de consejos que una persona reciba: Si no cree que Dios puede obrar un milagro, nada bueno sucederá. No me malinterpreten, yo no estoy en contra de la consejería cristiana, pero no sirve de nada aconsejar a una persona que no está totalmente convencida de que Dios puede solucionar el problema, sin importar cuál sea dicho problema.

Las parejas deben creer que Dios puede salvar su relación, de otra forma, mi consejo es en vano. Las cosas pueden verse absolutamente sin esperanza para ellos; pueden haber guardado años de resentimiento y amargura. Aun así, tienen que estar convencidos de que Dios puede hacer lo imposible.

A dichas parejas yo les digo de frente: "Sí, les voy a aconsejar, pero primero tengo que preguntarles: ¿Creen ustedes de verdad que Dios puede arreglar su matrimonio? ¿Tienen la fe para creer que, sin importar cuán imposible vean la situación, Él tiene el poder para restaurar su relación?"

Algunos responden: "Pero Ud. no sabe lo que he atravesado con mi pareja. He sido herido profundamente. Mi dolor es más fuerte de lo que Ud. pudiera alguna vez haber imaginado". Este tipo de respuestas me demuestra que ellos han creído la mentira del diablo. Él los ha convencido de que su situación ya no tiene esperanza. Sin embargo, Jesús habló claramente a cada uno de sus hijos: "Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios" (Lucas 18:27).

A lo largo de todo lugar, los cristianos están tirando la toalla en sus matrimonios. Incluso, algunos amigos ministros se están divorciando. Cuando hablo con ellos sobre su situación, me doy cuenta de que ellos no creen que su matrimonio pueda ser sanado. Simplemente, ellos no confían que Dios puede hacer lo imposible por ellos.

No creemos verdaderamente en Dios, a menos que creamos que ¡Él es el Dios de lo imposible!

martes, 14 de abril de 2015

EL SEÑOR ES CAPAZ

Probablemente recuerdes el relato de Génesis en el que Dios se le apareció a Abraham. El patriarca estaba sentado en la puerta de su tienda durante el calor del día, cuando de pronto tres hombres aparecieron delante de él, parados debajo de un árbol. Abraham salió para encontrarse con ellos, les preparó comida y los recibió.

Durante su conversación, el Señor le preguntó a Abraham por su esposa Sara. Luego, Dios dijo algo increíble: "He aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo" (Génesis 18:10).

En ese momento, Sara estaba dentro de la tienda, oyendo la conversación. Y cuando oyó esto, se rió de dicha idea. "Imposible", debe haber pensado. Ella ya había pasado por muchos años, la edad de dar a luz y Abraham era demasiado viejo para engendrar un hijo.

Pero cuando Dios oyó la risa de Sara, Él dijo: “¿Por qué se ha reído Sara, diciendo: ‘¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja? ¿Hay para Dios alguna cosa difícil?’?” (versículos 13-14).

Jesús nos dice: "Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios" (Lucas 18:27). ¿Crees tú en esta palabra del Señor? ¿Aceptas que Él puede hacer algo que es imposible en tu matrimonio, en tu familia, en tu trabajo o para tu futuro?

Somos muy prontos para aconsejar a otros que Él puede obrar lo imposible. Cuando vemos a nuestros seres queridos atravesando tiempos difíciles, les decimos: "¡Persevera y mira hacia arriba! El Señor es capaz, no dejes de confiar en Él. Él es el Dios de lo imposible". Pero, ¿creemos nosotros mismos estas verdades? me pregunto.

lunes, 13 de abril de 2015

SOMOS SUYOS by Gary Wilkerson

Juan y su hermano Santiago eran discípulos de Juan el Bautista, el ferviente profeta conocido en toda la nación. Ellos trabajaban el negocio de pesca de su padre; de esta manera estos recios y duros hermanos recibieron el sobrenombre de "hijos del trueno". En otras palabras, casi nada los hacía rendirse.

He conocido a algunos "hijos del trueno" en mi vida. El maravilloso ministerio Victory Outreach alcanza a muchas personas de difícil trasfondo, santos que podrían seguir viéndose duros por fuera, después de haber venido a Cristo. Algunos de ellos, pareciera que han pasado de una vida de pandillas a ser parte de la pandilla de Dios, temerarios, hablan todo lo que pasa por su mente, predican con osadía.

Así eran Santiago y Juan. Inclusive después de haber seguido a Jesús por un tiempo, ellos quisieron que descienda fuego del cielo para que destruyera a los que rechazaron el Evangelio. Décadas más tarde, al escribir su relato del Evangelio, Juan habla de una transformación que sucedió en su interior. Ahora, él se veía a sí mismo como "el discípulo amado", ya no más el tipo duro. Él les decía a los griegos que Jesús no era sólo verdad para un conocimiento mental sino que era verdad para una transformación del corazón.

¿Te encuentras llenando tu cabeza de conocimiento acerca de Jesús, mientras sientes que no hay cambios en tu corazón? ¿Estás molesto porque tu vida no es diferente por la obra del Espíritu en ti, a medida que pasan los días? Jesús ha venido para transformarte por Su presencia. En dicho sentido, la verdadera Palabra no es sólo información, sino que es el Dios viviente que mora en ti.

Jesús, es también, la luz verdadera que ilumina, revelando toda la verdad. Carter Conlon, pastor de la Iglesia "Times Square", habla sobre un encuentro que tuvo en una conferencia en la predicó apasionadamente sobre la santidad de Dios. Después de su sermón, él se sentó junto a un hombre que le dijo: "Yo no estoy de acuerdo con nada de lo que predicaste". Cuando Carter le preguntó el porqué, el hombre dijo: "Mi Dios nunca me levantaría la voz". Intrigado, Carter le mencionó el pasaje en donde Jesús llevó un azote al templo santo para echar fuera a los cambistas. El hombre respondió: "Sí, Él lo hizo, pero Jesús ya no es así hoy". Carter pensó por un momento, luego le preguntó al hombre: "Dime amigo, ¿tu padre te gritaba cuando eras niño?" En ese momento, el hombre se quebrantó. "Mi padre me gritaba todo el tiempo", dijo entre lágrimas. Carter le ministró gracia y verdad a este hombre y terminó diciéndole con gentileza: "No existe tal cosa como «Mi Dios». Sólo hay un Dios y Él no puede ser tuyo ni mío. Nosotros somos suyos".

sábado, 11 de abril de 2015

LOS LÍMITES DE LA ENSEÑANZA by Jim Cymbala

Permítanme hacer una declaración audaz: el cristianismo no es una religión donde predomine la enseñanza. En la actualidad nos ha invadido prácticamente el culto al orador. La persona que pueda ponerse de pie y exponer doctrina correcta se percibe como esencial; sin un talento tal la iglesia no sabría qué hacer. La iglesia norteamericana ha convertido el sermón en la pieza central de la reunión, en lugar de que lo sea el trono de la gracia, donde Dios actúa en la vida de las personas.

La fe judía en tiempos de Jesús estaba dominada por rabinos, los maestros de la ley. Su doctrina era sólida. Jesús les dijo: “Escudriñad las Escrituras porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida" (Juan 5:39-40, énfasis del autor). Ellos conocían muy bien la palabra escrita de Dios, pero no la palabra viviente, a pesar de que Jesús estaba de pie frente a ellos.

Las Escrituras no son tanto una meta, sino una flecha que nos dirige al Cristo que cambia vidas.

Por desgracia, los rabinos nunca se dieron cuenta de quien estaba en medio de ellos. En los últimos días antes de su crucifixión, Jesús lloró por la ciudad y dijo: “No conociste el tiempo de tu visitación” (Lucas 19:44).

Está bien explicar acerca de Dios, pero hoy en día son muy pocas las personas que están experimentando al Cristo viviente en sus vidas. No se ve la visitación de Dios en nuestras reuniones. No estamos a la expectativa de ver su mano extendida.

Se puede decir que la enseñanza de la sana doctrina sirve de preludio a lo sobrenatural. También es una guía, un conjunto de límites para mantener la emoción y exuberancia dentro de los canales apropiados.

Pero como dice Pablo: “La letra mata, mas el Espíritu vivifica” (2 Corintios 3:6). Si no se da lugar al Espíritu Santo entre nosotros, si Su obra no es bienvenida, si tenemos miedo de lo que Él podría hacer, no nos queda otra alternativa más que la muerte. 

__________
Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson, y un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes patrocinadas por World Challenge en todo el mundo.

viernes, 10 de abril de 2015

¡DIOS ESTA DE NUESTRO LADO!

¡El majestuoso Señor, que tiene todo el poder y la fortaleza, está de nuestro lado! Esto es lo que Jesús ha estado tratando de mostrarles a sus hijos todo el tiempo. Él dice: “¡Si pudieras comprender la grandeza de Dios y el hecho de que Él está de tu lado!”

“Serán luego vueltos atrás mis enemigos, el día en que yo clamare; Esto sé, que Dios está por mí” (Salmo 56:9).

“Jehová está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el hombre. Jehová está conmigo entre los que me ayudan” (Salmo 118:6-7).

El Espíritu Santo nos ha dado el Salmo 124 como un antídoto contra el miedo y la preocupación:

“A no haber estado Jehová por nosotros, Diga ahora Israel; a no haber estado Jehová por nosotros, cuando se levantaron contra nosotros los hombres, vivos nos habrían tragado entonces, cuando se encendió su furor contra nosotros.

Entonces nos habrían inundado las aguas; sobre nuestra alma hubiera pasado el torrente; hubieran entonces pasado sobre nuestra alma las aguas impetuosas. Bendito sea Jehová, que no nos dio por presa a los dientes de ellos. Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores; se rompió el lazo, y escapamos nosotros. Nuestro socorro está en el nombre de Jehová, que hizo el cielo y la tierra.”

¡Dios quiere que seamos a prueba de malas noticias! “No tendrá temor de malas noticias; su corazón está firme, confiado en Jehová. Asegurado está su corazón; no temerá” (Salmo 112:7-8).

“Cuando te acuestes, no tendrás temor…y tu sueño será grato. No tendrás temor de pavor repentino, ni de la ruina de los impíos cuando viniere, porque Jehová será tu confianza, y él preservará tu pie de quedar preso.” (Proverbios 3:24-26).

Confía en Dios con todo tu corazón. Ser libre del miedo y la preocupación es descansar confiadamente en Jehová de los Ejércitos. ¡Descansa en Aquel que te ha creado!

jueves, 9 de abril de 2015

CONFESAR A CRISTO COMO TODO LO QUE NECESITAS

“Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos. A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 10:31-33).

¡Por años he citado este pasaje en mis cruzadas por las ciudades! Lo decía en el llamado al altar para lograr que la gente pase adelante y confiese a Cristo. Pero confiar en Dios es mucho más que hacer una confesión pública: “Jesús, perdona mis pecados. ¡Creo en Ti!” Millones de personas bien intencionadas han hecho ese tipo de “confesión” y sin embargo, no han permanecido.

La clave para entender lo que Jesús está diciendo se encuentra en el Salmo 31:19. “¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres!”

¡Esta “confesión” es algo que el mundo debe ver y no sólo escuchar! “Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios. Verán esto muchos, y temerán, y confiarán en Jehová.” (Salmo 40:3).

A menudo hablamos de “dar testimonio de Jesús”, y nos imaginamos la predicación calle, entregar tratados, y decirle a los amigos y extraños que Jesús les ama. ¡Amados, esto es sólo una parte de testificar!

¡El mundo no está buscando una prueba doctrinal más de la realidad de Dios! ¡No está buscando una mejor prueba de la resurrección o mejores argumentos acerca de la creación! El mundo está buscando cristianos que puedan hacer frente a todas las crisis, el miedo, la angustia y la dificultad, y permanecer tranquilos y en paz en medio de todo. El mundo necesita ver a los hijos de Dios confiando totalmente en su Señor.

El mundo debe ser capaz de señalar a un cristiano y decir: “¡Ahí va uno que no se queja por todo! Él no se preocupa, no teme, ni huye en tiempo de problemas. ¡Él no está preocupado por el mañana! ¡Mantiene su fe en todo momento!”

miércoles, 8 de abril de 2015

PENSAMIENTOS DE DIOS PARA SU PUEBLO

David dijo: “Has aumentado, oh Jehová Dios mío, tus maravillas; y tus pensamientos para con nosotros, no es posible contarlos ante ti. Si yo anunciare y hablare de ellos, no pueden ser enumerados.” (Salmo 40:5).

Dios habló a los israelitas en la cautividad de Babilonia: “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29:11).

¡Dios pensó en ti antes de que nacieras! ¡Pensó en ti cuando tu vida era infundida a una célula…cuando aún estabas en el vientre!

“Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.” (Salmo 139:16).

Aceptamos el hecho de que tiene cuidado de nuestro cuerpo, pero Él va mucho más allá, pues cuenta cada cabello, hueso, músculo, célula y fibra. Él está consciente de cada lágrima que has derramado, las ha contado todas y las ha puesto en una botella. “Mis huidas tú has contado; pon mis lágrimas en tu redoma; ¿No están ellas en tu libro?” (Salmo 56:8). No logro comprenderlo, Él cuenta mis cabellos, cuenta mis lágrimas y las guarda en una botella. Piensa en ello: no ha perdido ni una lágrima tuya de tristeza, alegría o arrepentimiento.

Él piensa en nosotros cuando nos acostamos en la cama y cuando nos levantamos. Él piensa en nosotros a cada paso que damos. Él sabe y entiende cada pensamiento que pensamos. Está escrito: “Jesús…[conocía] los pensamientos de ellos” (Lucas 5:22).

El cielo está poblado de seres creados, altamente inteligentes: ángeles, serafines, querubines y los veinticuatro ancianos. Ellos son testigos de la fidelidad de nuestro Dios. Ellos saben de todas las promesas que Dios nos ha hecho acerca de Su atención hacia cada detalle. ¡Le oyen hablar de su cuidadosa y completa provisión para guardarnos y velar por nosotros! Todo el cielo alaba a Dios, arrojando sus coronas a Sus pies, que es la prueba de que ellos contemplan y creen en Su fidelidad.

¡Se puede confiar en que Dios hará todo lo que dijo que haría!

martes, 7 de abril de 2015

NO HAY TIEMPO PARA RELAJARSE

Algunos de los que están leyendo este devocional han tomado unas vacaciones de “pelear la buena batalla”. Tienes el corazón cansado y te has dicho a ti mismo: “¡Tengo que ir más despacio o voy a colapsar! No voy a amar menos al Señor y voy a permanecer fiel, pero tengo que seguir mi corazón y mi corazón me está diciendo que me relaje”.

¡Amado, es el peor momento para relajarse! Relajarse espiritualmente o aflojar es la etapa final en la trampa del diablo, estás eligiendo la medianoche para ir de vacaciones. “Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.” (Romanos 13:11-12).

Si la noche estaba muy avanzada y el día del Señor estaba cerca cuando esto fue escrito, entonces ¡Cuánto más cerca debe estar ahora! No puede haber relajo en estos últimos días de guerra. “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe” (1 Pedro 5:8-9). Satanás no se relajará, sino que redoblará sus esfuerzos. ¡No nos atrevamos a dormir!

A través de todo el Nuevo Testamento, Dios nos llama a estar despiertos, velar, estar atentos, y ponernos toda la armadura de Dios. No debemos dormir como los demás, sino que tenemos que estar esperando y apresurando el día del Señor.

Relájate en esta guerra, y estás muerto. Relájate, y caerás en la trampa del diablo. ¡Esa llamada a relajarte viene del mismo infierno! Es el canto de sirena de Satanás mismo. ¡Alerta, porque ya es hora de despertar!

“Guárdame de los lazos que me han tendido, y de las trampas de los que hacen iniquidad” (Salmo 141:9).

lunes, 6 de abril de 2015

EL MISTERIO REVELADO by Gary Wilkerson

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1). La principal audiencia de Juan para su evangelio era la cultura griega. Es por eso que de inmediato identificó a Jesús como “el Verbo”, en referencia al término griego logos. Los griegos habían estado examinando el concepto logos desde hace siglos, una idea que expresaba sabiduría, conocimiento, razón, el significado de la vida y la filosofía de la existencia humana.

Ahora Juan los desafiaba: “¿De verdad quieren saber cuál es el significado de la vida, para entender todo propósito humano en esta tierra? El logos que ustedes buscan se encuentra en la Palabra literal de Dios- Su Hijo: Jesús. ¡Cristo es el logos del cual todo el mundo tiene hambre! Ustedes buscan el conocimiento, pero logos –la vida y la sabiduría real y capaz de ser conocida- se expresan plenamente en Jesús”.

Cuando yo tenía unos doce años escuché a una periodista entrevistando a un residente de Teen Challenge [Desafío Juvenil]. Ella le preguntó: “¿Qué es lo diferente en este programa? ¿Qué te ofrece que no encontrarías en un centro de tratamiento secular?”. El joven le respondió: “Recibimos el Espíritu Santo por la mañana, a Jesús en la tarde, y al Padre en la noche”. Esa respuesta hoy en día puede sonar trillada, pero no fue así hace cuarenta años. Recuerdo el entusiasmo del joven mientras le decía a la reportera: “Teen Challenge es todo acerca de Dios, Sólo Él pudo liberarme de esta manera. Sólo Él pudo darme propósito y esperanza y hacerme feliz. ¡Señora, esto es real!”

Esa es la misma palabra que Juan usa para describir a Jesús a los griegos: real. “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo” (Juan 1:9). Del griego, Juan usa la palabra “alethinos”, que significa “real”. Los griegos pensaban que “logos” era imposible de conocer, pero Juan les dijo: “Dios no se está escondiendo. Él vino a la tierra para vivir entre nosotros. ¡El misterio de Dios se ha revelado en Jesús!”

¿Cómo se revela exactamente este misterio? Jesús elige a darse a conocer al mundo a través de Su pueblo. Cuando Juan dice que Cristo viene a morar en nosotros, el verbo que usa significa “tabernáculo”. Jesús “hace su tabernáculo” en nosotros, tal como Dios lo hizo en el Antiguo Testamento: Su gloria descendiendo del cielo para habitar en medio de Su pueblo. Él decide hacer Su hogar en nosotros, haciéndonos -tanto a individuos como a congregaciones- la morada de Su gloria.

Esta fue una verdad central para mi padre, David Wilkerson, quien a menudo decía: “Yo no quiero una visitación de Dios. Quiero que habite en nosotros”. Esa verdad vino directamente de Juan, quien dijo a los griegos: “El logos es más que información, más que asentimiento mental a una idea. ¡Es Dios mismo viniendo a habitar dentro de nosotros!”

sábado, 4 de abril de 2015

SEÑOR, ENSÉÑANOS A ORAR by Carter Conlon

¿Alguna vez has sentido que falta algo en tus oraciones, que de alguna manera no son tan profundas o tan eficaces como deberían ser? Después de todo, hay una gran diferencia entre la oración que es impulsada por el esfuerzo humano y la oración que es divina y que verdaderamente echa mano de Dios. Por ejemplo, considera la oración del famoso reformador escocés John Knox, que estaba de pie en una montaña y clamó: “¡Dios, dame Escocia o me muero!”. Poco tiempo después, la gente comenzó a salir a las calles bajo la convicción de Dios.

¡Yo quiero orar ese tipo de oración! Quiero algo que vaya más allá de sencillamente ir a la presencia de Dios todos los días con una lista: Dios, bendice mi casa, bendice mis finanzas, bendice a mi madre, bendice a mi padre y bendice a mis hijos. ¡Quiero orar las oraciones que harán que los hombres se muevan hacia Dios; oraciones que traerán a la Iglesia de Jesucristo de vuelta a la vida! Quiero el tipo de oración que Dios instruyó a Ezequiel a orar: “Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán” (Ezequiel 37:9). ¡Ese es el tipo de oraciones que yo quiero orar!

Vemos en las Escrituras que los propios discípulos de Jesús tenían un anhelo similar. Un día, mientras Jesús estaba orando, sus corazones fueron movidos. “Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos” (Lucas 11:1).

Ten en cuenta que los discípulos no eran ajenos a la oración. Habían visto a Jesús orar y multiplicar milagrosamente los panes y los peces. Algunos incluso estaban con Jesús mientras oraba en una montaña y vieron su rostro completamente transfigurado. Sin duda alguna, los propios discípulos oraban también ya que personalmente caminaban con Jesús. Sin embargo, esta vez vieron a Jesús entrar en un determinado lugar para orar, y llegaron a la conclusión de que todavía les faltaba entender algo acerca de la oración. Me imagino a los discípulos reunirse y darse codazos entre sí: “¡Pregúntale!”, “¡No, pregúntale tu!”. Había algo en la oración de Jesús que hizo evidente que la oración era mucho más profunda de lo que habían experimentado hasta ese momento.

“¡Señor, enséñanos a orar!”, uno de sus discípulos, finalmente, imploró. Así que Jesús comenzó a enseñarles, diciendo:

“Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.” (Lucas 11:2-4)

__________
Carter Conlon se unió al equipo pastoral de la Iglesia Times Square en 1994, por invitación del pastor fundador David Wilkerson, y fue nombrado para el cargo de Pastor Principal en 2001. Un líder fuerte y compasivo, y un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo.

viernes, 3 de abril de 2015

UN SÍMBOLO DEL CUIDADO DE DIOS PARA CON SUS HIJOS

¡Cabello! Cada cabello sobre nuestra cabeza está contado por nuestro Padre en el cielo. Entre 100,000 y 150,000 cabellos cubren la cabeza humana. Dios creó el cabello sobre nuestras cabezas como aislante durante el verano e invierno, no sólo por la apariencia. Nuestras cejas evitan que el sudor caiga en nuestros ojos y las pestañas protegen nuestros párpados cuando el polvo o pequeños insectos se acercan demasiado. Los delicados vellos en los oídos y nariz filtran las partículas presentes en el aire.

Si pudiéramos conocer cuán asombrosa creación es un cabello, cuán lleno de vida, nunca dudaríamos que Dios cuenta lo que Él ha creado.

Con razón, David dijo: "Formidables, maravillosas son tus obras...Y mi alma lo sabe muy bien" (Salmos 139:14).

En Mateo 10:28-33, Jesús estaba enseñando a los discípulos a no temer. Él creó a cada pajarillo, formó cada cuerpo humano y contó cada cabello. "Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra...todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten" (Colosenses 1:16-17). Aun así, los discípulos no lo entendían. ¡Oh, cuánto debe haber anhelado Jesús, el poder llevarlos a dichas complejidades de cómo creó Él las alas y los huesos de los pajarillos y cómo diseñó el cabello! Ningún carpintero común podría haber descifrado todo esto, ¡ya que era tan formidable y maravilloso!

Él pudo haber dicho: "¿Qué pasaría si te dijera que hay 127,550 cabellos sobre tu cabeza? Ahora bien, ya que sabes que tengo contado cada cabello sobre tu cabeza, ¿no confiarás en mí para cada detalle de tu vida? ¿No creerás que Yo conozco cada paso que tú das?"

"Ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre" (ver Mateo 10:29). Sabiendo esto, ¿estarás "preocupado por nada"? ¿Confiarás, ahora sí, en que Él se encargará de todas tus necesidades? ¿Dejaras de afanarte por lo que comerás o beberás? ¿Creerás ahora que tu Padre celestial sabe lo que necesitas y te lo proveerá alegremente? ¿Confiarás ahora que el Señor te dará abrigo, alimento y vestido?

jueves, 2 de abril de 2015

SU MIRADA ESTÁ PUESTA EN EL PAJARILLO

Mientras caminaba por un sendero en las afueras de Nueva Jersey, tuve una buena conversación con mi Señor. "Señor, yo no puedo vivir con temor y preocupación de todo tipo. ¡Quiero enfrentar lo que sea que el futuro tenga para mí, con descanso, gozo y una sencilla confianza!"

El Espíritu Santo despertó en mí: Una de las claves para tener la libertad de todo temor y preocupación se encuentra en la palabra "pajarillos". "Ni uno de ellos [pajarillos] cae a tierra sin vuestro Padre. Pues aun vuestros cabellos están todos contados" (Mateo 10:29-30). Suena muy elemental y simple, pero lo que Jesús nos dice acá, es muy profundo.

En el Antiguo Testamento, el rey David pudo gloriarse: "[Él] me libró de todos mis temores" (Salmos 34:4). ¿Cómo fue que David halló tal libertad del temor? Al obtener una visión de la grandeza de "Aquel que hizo los cielos y la tierra". Cuando David puso sus ojos en el Creador de todas las cosas, ¡él descubrió cuán grande es Dios!

Yo quiero ser como David, un ejemplo de un pastor que aprendió cómo ser libre del temor y la preocupación, capaz de guiar a un pueblo a la misma libertad.

Hice un estudio sobre estos pajarillos (gorriones) y comencé a obtener una revelación del inmenso Dios creador de David, ¡quien se interesó en cada pequeño detalle de Su creación!

¡Gorriones! Como todas las aves, los gorriones fueron creados maravillosamente. Sus huesos, delgados y pequeños son fuertes y están especialmente equipados para volar. La ciencia moderna aún no puede copiar el intrincado sistema de vuelo que les permite migrar una distancia de entre tres mil y cinco mil kilómetros. Cada gorrión cuenta con 1,300 a 2,600 plumas. ¡Cuán intrincados y detallados son! Nuestro Dios creador los diseñó a la perfección. Él diseñó cada hueso, cada pluma y Él los contó a cada uno de ellos.

La mayoría de gorriones hace su nido en la tierra; y durante la época de Cristo, eran capturados con redes en las que caían mientras preparaban sus nidos. En Jerusalén, Jesús veía que los gorriones eran vendidos en brochetas, a dos por un cuarto. Todos ellos habían sido atrapados con redes, porque los judíos no podían comer a aquéllos que se morían solos.

De estas aves, Jesús dijo: "Ni una sola de ellas fue atrapada sin el conocimiento de mi Padre". Él sabía dónde estaba cada uno de estos gorriones, hasta que sus pequeños pulmones dieron su último aliento. El los alimentaba y conocía a cada gorrión, inclusive a los que estaban en las brochetas.

miércoles, 1 de abril de 2015

EL LAZO ESTÁ ROTO

En sus epístola a Timoteo, Pablo planteó la posibilidad de caer en una trampa satánica: "Para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo" (1 Timoteo 3:7). Pero también dio el escape de dicha trampa satánica: "Y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él" (2 Timoteo 2:26).

La palabra griega usada para "lazo", mencionada en ambos versículos significa una trampa, una preparación de un lazo o nudo corredizo para el cuello. Se refiere a una trampa bien elaborada. "Me han escondido lazo y cuerdas los soberbios...me han puesto lazos" (Salmos 140:5). Queda claro que Satanás está construyendo una horca.

Años atrás, el diario "The New York Times" publicó en su página frontal una fotografía de un evangelista que había caído y se encontraba esposado. ¡Él estaba llorando, incoherente, encadenado! Satanás había puesto una trampa, un lazo muy bien concebido, muy bien planeado para este hermano.

No me importa quién seas, cuán santo y puro seas, cuánto tiempo hayas caminado con Dios ni cuán viejo o joven seas. No me importa cuánto insistas en decir que tú jamás harías algo así, ¡cuidado! El diablo quiere que tú también caigas. "El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir" (Juan 10:10).

¿Sabes que todos nosotros tenemos la capacidad de caer así de bajo, así de profundo en un horrible pecado, con todo su engaño, apariencias, mentiras y deseos pecaminosos incontrolables?

Cuando vi la foto del evangelista que había caído, no pregunté: "¿Cómo pudo haber hecho tales necedades, teniendo los ojos abiertos?" En lugar de ello, lloré y dije dentro de mí: "¡Señor, yo pude haber hecho eso! Todos hemos pecado y estamos destituidos de la gloria de Dios".

Mirando hacia atrás en el tiempo, puedo ver dónde fue que el diablo me puso muchas trampas intrincadas y bien planificadas porque quería destruirme. Hoy puedo decir, como David: "Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores; se rompió el lazo, y escapamos nosotros" (Salmos 124:7).