viernes, 29 de agosto de 2014

MIS MALETAS ESTÁN LISTAS

Este no es el momento de acomodarse a una vida fácil. Debemos vivir en un estado de permanente despertar. “Acontecerá en aquel tiempo [antes del juicio] que yo escudriñaré a Jerusalén con linterna, y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, los cuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien ni hará mal” (Sofonías 1:12). Que “reposan tranquilos” significa que no les preocupa. El “vino asentado” se refiere a los sedimentos de vino que se establecen en el fondo del barril. Muchos cristianos no han querido los estímulos del Espíritu Santo. Ahora ellos se sientan echándose hacia atrás, se toman las cosas con calma y dejan que toda la suciedad se asiente en sus corazones. Algunos han dejado la iglesia de Times Square porque es demasiado intensa y hay demasiadas cosas que conmueven el corazón. Se han ido en busca de un lugar donde no sean conmovidos. Dicen: “No puedo soportar la presión, la predicación fuerte, y el llamado a examinar la conciencia”.

Yo te digo, una verdadera iglesia del Espíritu Santo será la linterna de Dios, buscando a través de la ciudad, por lo que será muy molesto para los que se han acomodado. La Palabra de Dios lo llama “ser vaciado de vasija en vasija” en Jeremías 48:11-12: “Quieto estuvo Moab desde su juventud, y sobre su sedimento ha estado reposado, y no fue vaciado de vasija en vasija, ni nunca estuvo en cautiverio; por tanto, quedó su sabor en él, y su olor no se ha cambiado”. Estas personas se negaron a participar y prefirieron la calma, paz y tranquilidad de la prosperidad, negándose a ser examinados, conmovidos, o convencidos de pecado.

Si supiéramos lo cerca que estamos del regreso de nuestro Señor, cuan cerca de los ardientes juicios, daríamos gracias a Dios por conmover nuestros corazones. Abriríamos nuestro corazón en cada reunión, eliminando las escorias. Agradeceríamos a Dios por los ministros del evangelio que nos siguen llamando a caminar en la justicia y que inundan nuestras almas con la Palabra de verdad que penetra y convence de pecado. En el Día del Juicio, estaremos eternamente agradecidos con Dios por haber sido despertados por los mensajes de alerta que nos han llevado al arrepentimiento y al verdadero temor de Dios.

¡Mis maletas están listas! Estoy listo y anhelando ver a Jesús cara a cara.

jueves, 28 de agosto de 2014

VELEMOS Y SEAMOS SOBRIOS

Dios llama a su pueblo a velar y ser sobrios pues el día de la destrucción se acerca. “Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios” (1 Tesalonicenses 5:6). Pablo exhorta a los hermanos: “Mas vosotros…no estáis en tinieblas…todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas” (5: 4-5). Lo que está diciendo es: “¡Lo que para este mundo es una trágica noche de oscuridad y abrasadora destrucción es el amanecer de un nuevo día para aquellos que velan y son sobrios!”

Tan cierto como que no somos de este mundo, es el hecho de que no estamos destinados a la oscuridad y la destrucción: “Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo” (5:9).

El aumento de intensidad de los dolores de parto significa algo glorioso para la Novia de Cristo: ¡Estamos una crisis más cerca de nuestro hogar! ¡Es la cuenta regresiva de la destrucción para el mundo, pero es nuestra cuenta regresiva a la gloria! ¡Es su cita con la ira y nuestra cita con la resurrección! ¡Mientras ellos tengan que sufrir el lloro y el crujir de dientes, nosotros nos gozaremos y alegraremos! Aquellos que son hijos de esta densa oscuridad, esta noche de destrucción, están borrachos y dormidos: “Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan” (5:7). “Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios” (5:8). Esto tiene que ver con cualquier tipo de intoxicación terrenal. “Intoxicar” significa “emocionar el espíritu humano a un punto de frenesí”. Esta es una poderosa advertencia para nosotros de parte del apóstol Pablo. Él nos está advirtiendo no emocionarnos por cosas terrenales en la víspera de la destrucción, no intoxicarnos (enloquecernos) con nada excepto Cristo.

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe” (1 Pedro 5:8-9). Debemos estar en Sus negocios hasta que Él venga y permanecer diligentes en todas las cosas. Pero, por encima de todo, debemos ser sobrios y velar. La palabra “sobrio” aquí significa “tener discernimiento, ser prudente”. En otras palabras, no dejes que nada atrape tu corazón. No te involucres demasiado, ni te entusiasmes demasiado, o estés demasiado envuelto en las cosas de esta vida.

¡Se consciente! En este momento puede que estés bebiendo el vino demoniaco de la distracción: el vino de estar demasiado ocupados. La Biblia nos advierte que Satanás tratará de engañar, si fuera posible, aun a los escogidos. Muchas veces me he preguntado cómo podría ser posible esto. Yo creo que no es por el adulterio, el orgullo o los malos hábitos, sino dejando que algo que te llama la atención tome tu corazón, aunque sea algo legítimo, que obsesione tu corazón y consuma todo tu tiempo.

miércoles, 27 de agosto de 2014

ACIA LA SALA DE PARTOS

“Cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán” (1 Tesalonicenses 5:3).

Esta es la Palabra inspirada por Dios y cada palabra fue escogida cuidadosamente. La destrucción viene repentinamente como los dolores de parto de una mujer a punto de dar a luz a un bebé. La mujer aquí es una sociedad perdida, malvada e impía; y los juicios van a venir como los dolores de parto. Cuando el momento del nacimiento se acerca, los dolores comienzan a aumentar tanto en número como en intensidad. Pueden venir con una hora de diferencia, después cada media hora, luego cada diez minutos. Ella es llevada a un hospital, y los dolores siguen aumentando. De repente, trabajo de parto constante: dolor. Su aplicación espiritual es que la destrucción final comenzará con advertencias dolorosas que se intensificarán y se acelerarán.

Creo que Norteamérica ya se dirige a la sala de partos. Cuando cientos de infantes de marina estadounidenses fueron destruidos repentinamente en Beirut, Líbano, sin ninguna advertencia, ¡quedamos paralizados e impotentes! Unos años más tarde, cuando el transbordador espacial estadounidense Challenger explotó en los cielos, el mundo observó con horror como siete astronautas cayeron a la tierra, y de nuevo nos quedamos impotentes.

El SIDA fue declarado una plaga sobre América por alarmados médicos y su propagación fue aterradora. Las drogas se han disparado en nuestra sociedad, otra plaga. El abuso de drogas se está extendiendo como la peste negra de los siglos pasados. ¡Las pandillas ahora vagan por Nueva York, Los Ángeles y Chicago, asaltando, robando y asesinando! Pablo nos advierte que todo se va a intensificar, y Dios está acelerando el ritmo de problemas y aflicciones.

El Espíritu Santo también está soplando la trompeta más fuerte y suena más inquietante. Nunca hemos oído tantas advertencias. Nunca ha habido más atalayas clamando desde los muros. De hecho, ha habido tantas advertencias que muchos del pueblo de Dios han hecho oídos sordos. La sociedad está con dolores de parto, el juicio está siendo desencadenado, y la gente está recurriendo a los ídolos y la diversión. Jesús dijo que debemos regocijarnos cuando veamos que todas estas cosas suceden porque significa que nuestra redención está cerca.

“Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca” (Lucas 21:28).

martes, 26 de agosto de 2014

“POR FAVOR, DIME QUE NO ES CIERTO”

La iglesia despertó un día a un escándalo horrible. ¡Nos sonrojamos al escuchar que un predicador del evangelio había gastado millones de dólares en automóviles de lujo, joyas extravagantes, casas de lujo y vinos caros! Los impíos se rieron y se burlaron, y el nombre de Jesús se convirtió en el blanco de las bromas y de la sátira. ¡Y entonces se le dijo al mundo que el “predicador contra el pecado” número uno de la nación había sido atrapado en pecado! Una vez más el pueblo de Dios gimió: “¡Por favor, dime que no es cierto!” Y fuimos testigos de la impresionante caída de algunos ministerios. En medio de todo, estas profundas palabras resonaron muy ciertas: “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios” (1 Pedro 4:17).

¿Por qué la iglesia se sorprendió tanto? Habíamos estado advirtiendo que el juicio estaba a las puertas, y este debe comenzar en la casa de Dios. Dios está dispuesto a dejar que Su nombre pueda ser burlado sólo para despertar a la iglesia y para dar un último triunfo al mundo. “y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? Y: Si el justo con dificultad se salva, ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador?” (1 Pedro 4:17-18). Los juicios de Dios en Su casa son tan repentinos y espantosos, que los oídos de los hombres se estremecen cuando se enteran de ellos. Cuando Dios juzgó a la casa de Elí, dijo: “Y Jehová dijo a Samuel: He aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán ambos oídos... yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe” (1 Samuel 3:11 y 13).

Cuando Dios juzgó a Israel y la casa de Manasés por corrupción, les dijo: “He aquí yo traigo tal mal sobre Jerusalén y sobre Judá, que al que lo oyere le retiñirán ambos oídos” (2 Reyes 21:12). Dios le dijo a Jeremías que tales juicios impresionantes estaban punto de caer sobre la casa de Israel que “a todo el que lo oyere, le [retiñirán] los oídos” (Jeremías 19:3). En hebreo, “retiñirán” los oídos significa hacer tintinear los oídos y que las orejas se ruboricen de vergüenza. ¡Incluso los impíos tendrán orejas ruborizadas!

Si Dios va a hacer tintinear los oídos de esta nación por lo que ven y oyen de Su juicio sobre la iglesia, ¿Qué clase de juicios repentinos y temibles caerán sobre esta sociedad? Los medios de comunicación de esta nación se han deleitado en burlarse de la religión. Han hecho que toda la nación desconfíe de toda predicación de santidad y han hecho creer que todos los ministros son charlatanes y estafadores. Las personas alzan sus copas para brindar, burlándose: “¡Salud por todos los predicadores del infierno de fuego!”. Pero todo va a cambiar de la noche a la mañana. ¡Dios va a hacer tintinear los oídos del mundo, porque habrá ruina súbita! ¡Muerte súbita! Pero nosotros levantar nuestras cabezas y regocijarnos, porque sabemos que nuestra redención está cerca (Ver Lucas 21:28).

lunes, 25 de agosto de 2014

UNA VIDA DE FE by Gary Wilkerson

Para tener la clase de fe que agrada a Dios, a menudo debemos pasar por experiencias frustrantes, irritantes y tensas. Tal vez has llegado al punto en que clamaste: “¡Señor, Tú me diste una promesa, pero ahora has quitado todo lo que podría hacer que la promesa sea posible!”

¿Por Dios qué hace esto? ¿Por qué elimina todos los medios naturales a través de los cuales su promesa podría cumplirse? A menudo, es para que nuestra relación con Él sea agradable y no un deber. Verás, si Sus promesas pudieran cumplirse a través de nuestras habilidades, estaríamos en “modo de funcionamiento 24/7”. Esa no es Su forma. En lugar de eso, Él nos pide en una relación permanente, una que requiere la confianza de todo nuestro corazón.

Así es como la gran nube de testigos ante nosotros alcanzó su lugar en el Salón de la Fe. La Escritura nos dice que cuando Dios prometió hacer de Abraham el padre de todas las naciones, Abraham “consideró su cuerpo ya muerto” (Romanos 4:19). Esa palabra “consideró” es un término matemático. Abraham se dio cuenta de que nada en su vida “sumaba” para ver cumplida esta promesa. Nada en su poder podría hacer que funcione. Y sin embargo, leemos: “Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe” (4:20).

Aquí tenemos una imagen de Jesús iniciando y perfeccionando la fe de un hombre piadoso. Cuanto más Abraham consideraba: “Yo no puedo hacer esto”, más fuerte era su fe en la capacidad de Dios. Y a través de la muerte de su carne vino un poder que no era de él mismo, era el poder del Espíritu Santo.

Quería ver a mi hijo pródigo regresar al Señor y con el fin de ver eso consumado, puse mi fe en el poder de Dios para atraerlo con amor irresistible. Estoy feliz de informar que mi hijo ha sido gloriosamente reconciliado con Dios y con su familia.

Quiero ver a miles de personas perdidas de nuestra ciudad venir a Jesús. Sin embargo, sé que eso nunca va a pasar por la formulación de estrategias, planificación o implementación de programas. Esas cosas pueden ser útiles, pero sólo Jesús puede iniciar algo para Su reino. Sólo Él puede perfeccionar en nosotros la fe genuina que se requiere para ver multitudes de almas traídas a la vida eterna.

Sí, estamos llamados a hacer las cosas que podemos hacer para el reino de Cristo. Pero también estamos llamados a más. ¿Quieres ver los propósitos de Dios realizados en tu comunidad, Sus promesas cumplidas en tu vida? Él solo pide que confíes en Él viviendo una vida de fe.

sábado, 23 de agosto de 2014

APROVECHANDO BIEN EL TIEMPO by Claude Houde

“Aprovechando bien el tiempo” (Efesios 5:16)

Cuando lees la palabra “tiempo” en los evangelios, debes saber que hay dos palabras diferentes que se utilizan frecuentemente en el idioma griego del Nuevo Testamento: las palabras chronos y kairos. La palabra chronos simplemente habla del tiempo en su secuencia cronológica: segundos, minutos, horas que se convierten en días, semanas, meses y años. El tiempo pasa volando. La palabra kairos es diferente. A menudo se traduce con expresiones tales como “Cuando vino el cumplimiento del tiempo; hasta que se cumplan los tiempos; cuando había llegado el tiempo de que tal cosa suceda”.

Sugiero que la aplicación espiritual de esto es vital. Lo que quiero que veas es que en cada día y en cada momento, reside la oportunidad de tomar una decisión (una resolución) para transformar el tiempo que simplemente “pasó” y se perdió, en un momento divino en el que “por la fe con la resolución” desatamos algo sobrenatural y redentor que puede revolucionar nuestras vidas.

Por favor, presta mucha atención a esta importante clave. Una de las palabras griegas de las que obtenemos la palabra “momento” es la palabra átomos. Puedes notar fácilmente que las palabras “átomo” y “atómica” encuentran su raíz en átomos. Es la imagen perfecta de lo que se esconde en el momento. La imagen del átomo nos recuerda cómo podemos perder un momento tan fácilmente y subestimar su potencial y posibilidades. El átomo se considera que es el símbolo de la unidad perfecta, la partícula más pequeña de un elemento, más comúnmente llamado una unidad irreducible. La idea es, que es imposible encontrar algo más pequeño. Es por eso que podemos perder con tanta facilidad nuestro momento. Como los átomos, estos momentos con Dios van y vienen y están disponibles para nosotros en cantidades infinitas que pueden parecer insignificantes en estatura e importancia, ya que son tan diminutos.

Los momentos son fáciles de perder o ignorar. Al mismo tiempo, nos encontramos con una imagen del átomo en el momento. En este núcleo, tan increíblemente pequeño, se encuentra también la capacidad nuclear y la liberación de la fusión nuclear en toda su magnitud.

Yo lo diría de esta manera: “¡Cuando aprovechas el momento con Dios mediante la oración y por la fe con una resolución, puedes liberar una reacción sobrenatural de proporciones atómicas espirituales!”


__________
Claude Houde es el pastor principal de la Iglesia de la Nueva Vida (Eglise Nouvelle Vie) en Montreal, Canadá; y es un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo. Bajo su liderazgo la Iglesia de la Nueva Vida se ha incrementado de ser un puñado de personas, a más de 3500 miembros, en una parte de Canadá donde pocas iglesias protestantes han alcanzado éxito.

viernes, 22 de agosto de 2014

OBSESIONADOS CON LA PROSPERIDAD

El Día del Juicio vendrá cuando la sociedad se vuelva excesivamente obsesionada con la prosperidad y la seguridad.

"Que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina" (1 Tesalonicenses 5:3). La palabra griega que Pablo usa aquí para "paz", es “eirene”, que implica prosperidad. El día en que las mentes de los hombres estén enfocadas en las riquezas, la destrucción estará a punto de desatarse. ¡La locura de dinero! ¡La codicia! ¡La acumulación! ¡El acaparamiento! Jesús nos advirtió que llegaría el momento en que los corazones de los hombres desmayarían de temor, al ver las cosas terribles que han venido sobre la Tierra. Los hombres anhelarán algo certero, algo seguro. No dice que será un tiempo de paz y seguridad, sólo dice que dirán: "Paz y seguridad". Hablarán tan sólo de eso. ¡Sus conversaciones serán sobre el dinero, las propiedades, las inversiones y sobre cómo hallar un lugar seguro para sus posesiones!

En la historia del mundo, los hombres nunca han estado tan dominados por la búsqueda del dinero. ¡La prosperidad es el sueño americano! La bolsa de valores se ha convertido en un gran casino de apuestas gigantescas. Millones de estadounidenses juegan a la lotería o visitan los casinos, con la esperanza de hacerse rico de la noche a la mañana. ¿Por qué esta obsesión exagerada? ¡Porque todo el mundo sabe que la tormenta se acerca! El mundo entero espera con ansiedad que un día habrá un colapso financiero. Ellos están tratando de refugiarse de ese tiempo terrible, con la esperanza de sobrevivir a la tormenta.

La obsesión por la prosperidad ha corrompido hasta a la iglesia. ¡Cómo habría sufrido Pablo si hubiera sabido que vendría un día en el que los ministros del Evangelio tornarían el pacto de Cristo en un pacto de dinero! Alguna vez, la iglesia estuvo en pie ante el mundo como un testimonio en contra del materialismo y la codicia, en contra del amor por las cosas terrenales, en contra del egoísmo, de la avaricia y de la codicia. ¡Pero hoy el mundo ve a la iglesia como su mayor competidor en la lucha por la buena vida! El mundo se ríe y se burla de los cristianos que rechazan los sufrimientos de Cristo para disfrutar de las riquezas de este mundo.

“Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor” (Efesios 5:15-16).

jueves, 21 de agosto de 2014

EL DÍA VENDRÁ REPENTINAMENTE

"Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán" (1 Tesalonicenses 5:1-3).

Los juicios de Dios golpean repentinamente, pero no sin previo aviso. Dios prometió no hacer nada, incluyendo enviar juicio, sin decirle a Sus profetas lo que va a suceder: "Porque no hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas. Si el león ruge, ¿quién no temerá? Si habla Jehová el Señor, ¿quién no profetizará?" (Amós 3:7-8). Dios prometió que una trompeta sonaría, que Él rugirá como león para despertar a Su pueblo antes del juicio. "Y Jehová será visto sobre ellos, y su dardo saldrá como relámpago; y Jehová el Señor tocará trompeta, e irá entre torbellinos del austro" (Zacarías 9:14).

Dios toca la trompeta, un estruendo resonante, una advertencia, a través de la voz de Sus atalayas y profetas. Pablo advirtió: "He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados" (1 Corintios 15:51-52). "A la final trompeta" sugiere que hubo otros sonidos de trompeta. Creo que poco antes de que el cambio acontezca, "en un abrir y cerrar de ojos", el Espíritu Santo tendrá listos a Sus atalayas en sus puesto, todos mirando ojo a ojo, todos dando el último llamado, ¡la última advertencia!

No es de extrañar que Pablo escribiera estas palabras a la iglesia de Tesalónica. ¿Por qué estos hermanos sabían muy bien que el día del juicio de Dios vendría repentinamente? La iglesia en Tesalónica era cerca de seis meses de edad cuando esta carta fue enviada. Probablemente Pablo, junto con Silvano y Timoteo, había predicado acerca de Noé, de Lot, y de la destrucción repentina de Israel; ellos tenían los mismos ejemplos del Antiguo Testamento que tenemos hoy. Pablo estaba diciendo: “Es perfectamente claro que los juicios de Dios caerán repentinamente, ¡como un ladrón en la noche! Sin embargo, ningún creyente debería estar sorprendido”. Aquel día no debería ser una sorpresa para el pueblo de Dios. Debemos saber cómo obra Dios, porque nosotros tenemos Su registro.

miércoles, 20 de agosto de 2014

UN TEMBLOR SOBRENATURAL

Según Hebreos, la única razón por la cual Jesús derramará Su Espíritu en estos últimos días es para sacudir la casa de Dios. Todo lo que sea profano, inmundo o de la carne será sacudido, barrido y borrado.

Nuestro ministerio recibe cartas desgarradoras de preciosos santos que se duelen al ver lo que está sucediendo en sus iglesias. Hay un clamor constante por “nuevas obras” y diariamente, cosas horrendas son introducidas; manifestaciones de la carne, prácticas necias. Una persona escribió que cada semana su iglesia ofrece conciertos de música punk, con artistas que se ven y se conducen exactamente igual a los del mundo, grupos con influencia satánica. Otros escriben acerca de una predicación seca, vacía, que permite todo.

Les digo que todo está a punto de cambiar. El Señor va a hablar poderosamente, exponiendo todo lo que sea falso. ¿Cómo sucederá este temblor y exposición? Ocurrirá a través de un hombre: ¡Jesús! Él promete hablar a todos los que están viviendo en pecado, en desobediencia, aferrándose a cosas que Su Palabra ha condenado. Y Su voz será indiscutiblemente clara.

Primero Él hablará tiernamente a todo descarriado que se ha alejado, diciendo: “¿Por qué no has oído Mi ruego para que vuelvas? ¿Por qué has puesto oído sordo a Mi llamado a arrepentirte y ser restaurado? Vuelve a Mí ahora, antes que tu vida sea sacudida desde sus cimientos”.

Jesús también hablará a hombres y mujeres piadosos que siguen la verdad, la pureza y la santidad. Inclusive ahora mismo, Él está levantando un pueblo cuyo corazón ha recibido Su Palabra, una que sacude y trae convicción de pecado. Ellos están encerrados con el Señor y Él les va a dar poder para hablar por Él.

Así que, ¿cómo te hablará el Señor? ¿Te está sacudiendo Su Palabra, permitiendo que ésta obre en tu corazón? ¿O estás viviendo una doble vida, todavía siendo indulgente con la fornicación, odio y amargura? Si tú dices: “Jesús es mi Señor”, y aún tienes pecado oculto en tu vida, ten por seguro que Le oirás decirte: "¿Por qué no has retornado a Mi gracia? ¿Por qué la has rechazado continuamente? Has oído Mi amoroso llamado y has gustado mi misericordia, pero continúas en tus caminos. ¿Por qué?"

Esta es la buena noticia: Este temblor supernatural de limpieza en la casa de Dios, tanto en la nación como en la iglesia, terminará en un fundamento inconmovible. Producirá una iglesia santa y podada, que se gloría en un remanente de santos que caminará en el temor de Dios y la justicia de Cristo.

martes, 19 de agosto de 2014

DIOS HACE EL CONTEO



Muchos cristianos se han vuelto estériles por estar sentados en una iglesia muerta y escuchar a un pastor que no tiene unción de Dios. Poco a poco se han convertido en desnutridos espirituales, sin autoridad espiritual. Las familias sufren, los hijos se pierden y los matrimonios fracasan. Hoy en día, en las iglesias, nacen muchos “Ismael”; Ismael significa la carne. Hay muchos cristianos unidos por la carne, reclamando ser herederos de la justicia.
Dios limpiará y sanará hijos según Su corazón, para darlos a la iglesia.

"Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová" (Isaías 54:1). Dios no está hablando sólo de despojar las casas de Ismael y entregar las multitudes a los justos. Es algo más profundo que multitudes, números y éxito. Él hará el conteo, no el hombre. "¿Daré por inocente al que tiene balanza falsa y bolsa de pesas engañosas?" (Miqueas 6:11).

"Jehová contará al inscribir a los pueblos: Este nació allí" (Salmo 87:6). Veamos cualquier reunión grande de cristianos y todos pueden estar alabando al Señor con las manos levantadas. Pero las multitudes no impresionan a Dios. Las bandas de Rock atraen grandes multitudes, pero no ahí no existe alabanza a Dios. Él conoce quienes son santos y quiénes se lamentan por su pecado.

Él santificará Su nombre delante de todo el mundo. Permíteme compartir contigo una gran profecía de Ezequiel: " Pero he tenido dolor al ver mi santo nombre profanado por la casa de Israel entre las naciones adonde fueron. Por tanto, di a la casa de Israel: Así ha dicho Jehová el Señor: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde habéis llegado. Y santificaré mi grande nombre, profanado entre las naciones, el cual profanasteis vosotros en medio de ellas; y sabrán las naciones que yo soy Jehová, dice Jehová el Señor, cuando sea santificado en vosotros delante de sus ojos" (Ezequiel 36: 21-23).

lunes, 18 de agosto de 2014

EL CONSUMADOR DE NUESTRA FE by Gary Wilkerson

"Jesús, el autor y consumador de la fe" (Hebreos 12: 2). Hay muchas cosas que sinceramente anhelo, pero algunas no fueron iniciadas por Dios. Por ejemplo, anhelo de todo corazón que nuestra iglesia en Colorado Springs vea a decenas de miles de personas venir a Cristo en las próximas décadas. Dios no me lo ha prometido, pero aun así, anhelo y oro para que Él traiga a los perdidos a sus brazos amorosos.

Todos necesitamos tener cuidado de tomar nuestras esperanzas y convertirlas en promesas. Sólo podemos estar seguros de que algo es una promesa de Dios cuando está confirmada a través de la Escritura, de la oración y, a veces, de hermanos cristianos.

Es posible para nosotros escuchar la voz de nuestras propias ambiciones y deseos, y confundirla con la voz de Dios. Podemos anhelar ciertas cosas, incluyendo cosas buenas, y sin embargo, como lo escribió Santiago, Dios no nos va a conceder esas peticiones porque nacieron de nuestro esfuerzo propio y de la carne.

En lugar de ello, Dios perfecciona nuestra fe al poner a un lado esas cosas. Hablando como un hombre de mediana edad, estoy tan feliz de que el Señor haga esto. Hay muchas cosas que yo he querido en mis treinta años, que hoy me alegro de que Él nunca me las haya dado. En Su misericordia, Dios vio lo que yo necesitaba y no permitió las cosas que yo quería. Al perfeccionar nuestra fe, los deseos que Él inicia, aquellas cosas nacidas en Él y no en nosotros mismos, comienzan a levantarse en nuestros corazones.

"Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve" (11: 1). Cuando Dios purifica nuestra fe, nuestra confianza es edificada. Crecemos en el discernimiento y decimos: "Ah, sí, esta es la Palabra del Señor y esa otra palabra no lo es. Él me está confirmando su promesa a través de la Escritura, de la oración y del testimonio de mis hermanos y hermanas”. La fe comienza a establecer el asunto dentro de nosotros, tal como Hebreos 11: 1 dice que por la fe estamos totalmente seguros de que vamos a recibir lo que esperamos.

Este tipo de fe fue perfeccionada en aquellos que formaron parte de los Héroes de la Fe (ver Hebreos 11). Según ese capítulo, Dios no elogió a Abel por su digno sacrificio de adoración, sino por su fe. Noé no fue elogiado por ser un predicador de justicia sino por su fe. De igual manera, Moisés no fue elogiado por ser un osado libertador, sino por su fe.

viernes, 15 de agosto de 2014

UNA IGLESIA ESTÉRIL VA A DAR A LUZ MUCHOS NIÑOS

“Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada, ha dicho Jehová”. (Isaías 54:1)

Algunos sostienen que la iglesia de los últimos días no es estéril, señalando todas las súper iglesias, los muchos ministerios, y las multitudes que atienden seminarios religiosos, conferencias y conciertos y devoran libros religiosos, grabaciones y vídeos. Pero lo que Dios llama hijos espirituales y lo que la iglesia ha estado llamando hijos son dos cosas muy diferentes. Mientras que la iglesia se ha centrado en el crecimiento en número, influencia y éxito, Pablo está clamando: “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros” (Gálatas 4:19). Pablo diría: “No me digas cuántos asisten a tu iglesia. No me digas cuántos asisten a tus eventos, cuánta literatura distribuyen, cuántas Biblias reparten… ¡Dime cuántos se están formando a semejanza de Cristo!”

Yo creo que Dios ve los últimos veinte o treinta años como una época de hambre de la Palabra; como los años que ha comido la oruga; años de estar centrados en sí mismos; años en donde extraños están siendo exaltados en la casa de Dios; años de predicadores orgullosos, locura por el dinero, arribismo y superficialidad. “Contra Jehová prevaricaron, porque han engendrado hijos extraños” (Oseas 5:7). “Te planté de vid escogida, simiente verdadera toda ella; ¿cómo, pues, te me has vuelto sarmiento de vid extraña?” (Jeremías 2:21).

Dios promete que la iglesia estéril de los últimos días va a dar a luz a una gran cosecha de niños. “Ensancha…no seas escasa…alarga…refuerza... Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda” (Isaías 54:2-3). Dios va a remover la vergüenza y el oprobio de la iglesia de los últimos días. “No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria” (Isaías 54:4).

jueves, 14 de agosto de 2014

MUCHOS SERÁN SALVOS

En los últimos días, Dios llamará a los malvados que nunca lo conocieron. “He aquí que yo lo di por testigo a los pueblos, por jefe y por maestro a las naciones. He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado. Buscad a Jehová…el cual será amplio en perdonar”. (Isaías 55: 4-7)

Esto sucedió en los tiempos del Nuevo Testamento, cuando los gentiles corrieron a Cristo. Los paganos vieron la luz y respondieron. Pero una vez más, en un último avivamiento de misericordia y bondad, los malvados van a escuchar. Multitudes abandonarán sus malos caminos y clamarán al Señor.

Él va a ofrecer el consuelo, sanidad y restauración a todos los que lo abandonaron. “He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados” (Isaías 57:18). Cuán emocionado debe haber estado Isaías al haber traído este mensaje: “Por causa de mi nombre, perdonaré esta novia contaminada y la llamaré a volver”.

“Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados” (Isaías 43:25). Piensa en los millones de cristianos descarriados en todo el mundo. En la iglesia de Times Square, la mitad de los convertidos son descarriados, personas que se habían alejado de Dios. ¡Qué avivamiento será cuando multitudes de cristianos descarriados vuelvan! Aquellos que están atados por las drogas, el alcohol, el sexo, la duda y el miedo oirán Su llamado y multitudes regresarán. Los adictos, los alcohólicos, las prostitutas, los homosexuales y los descarriados desamparados serán llamados por Él.

¿Acaso este derramamiento de misericordia pasará por alto el pecado? ¡Nunca! Aquellos que se alejaron de Dios son los que una vez probaron del Espíritu Santo, ellos le conocían. El Señor enviará el Espíritu Santo, Su mensajero, con una palabra de amor, llamándolos a recordar todas Sus palabras de amor y lo hermosa que una vez fue su relación. Les recordará cómo los protegía, amaba y bendecía.

“Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito” (Zacarías 12:10).

miércoles, 13 de agosto de 2014

LA LLAMADA FINAL

Dios tiene una gran preocupación por los que han sido “Su amada”, pero han sido vencidos por una repentina tormenta de tentación. Su promesa es para los que están en este momento en gran aflicción. Dios va a atraer de nuevo a sí mismo a un pueblo descarriado y olvidado. “Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado. Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová, y como a la esposa de la juventud que es repudiada, dijo el Dios tuyo. Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo Jehová tu Redentor”. (Isaías 54: 5-8)

Esta es una profecía para la iglesia de los últimos días, a quien Él abandonó momentáneamente.

¿A quién abandonó por un tiempo? ¿Qué lo hizo esconder Su rostro? “Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír” (Isaías 59: 2). Dios no se ha divorciado de la transigente iglesia actual, sino que ha tenido que ocultar Su rostro. Ella ha dejado a su Amado. “Así dijo Jehová: ¿Qué es de la carta de repudio de vuestra madre, con la cual yo la repudié? ¿O quiénes son mis acreedores, a quienes yo os he vendido? He aquí que por vuestras maldades sois vendidos, y por vuestras rebeliones fue repudiada vuestra madre.” (Isaías 50: 1)

Dios dijo: “Me has abandonado, has cometido adulterio. Yo no te dejé. ¡Tú me dejaste! Tuve que rechazarte porque te vendiste a la prostitución.” La iglesia salió corriendo a Babilonia, pero todavía no está divorciada, porque Dios dice: “¡Muéstrame los papeles! ¡Muéstreme la factura donde te vendí al diablo!” Dios está diciendo: “No vivimos juntos en este momento, pero el divorcio no es definitivo. El matrimonio no está nulo. ¡Todavía te amo! Tú me dejaste, sin embargo, te llamé y te seguí llamando, y te negaste a oír”. “¿Por qué cuando vine, no hallé a nadie, y cuando llamé, nadie respondió?”. (Isaías 50: 2)

A esta esposa corrompida en el pecado, descarriada y errante, Dios jura: “Voy a volver a llamarte”. “Porque así dice Jehová: De balde fuisteis vendidos; por tanto, sin dinero seréis rescatados.” (Isaías 52:3). Y de nuevo: “Porque como a mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová” (Isaías 54:6). Incluso ahora está sonando su llamada final: “Te recogeré con grandes misericordias”. (Isaías 54: 7)

martes, 12 de agosto de 2014

UN AVIVAMIENTO DE JUSTICIA ESTÁ VINIENDO

Quiero hacer una declaración con la mayor autoridad espiritual posible, una declaración respaldada por un pacto tan seguro como el realizado con Noé. Va a haber un avivamiento final de la hora de medianoche en la que estamos viviendo, uno que surgirá de todos los lados. Sión tendrá dolores de parto y muchos, muchos niños le serán dados. Habrá gran canto y aclamación, y Sión dirá: “¿De dónde vienen todos estos?” Será un avivamiento de justicia.

He oído predicadores de antaño hablar de un último avivamiento durante años. Una querida amiga lo ha estado predicando durante más de sesenta años. Ahora los predicadores jóvenes están orando por un avivamiento; quieren ver a Dios obrar en el día de hoy, no sólo leerlo en los libros. No basta con predicar simplemente de avivamientos pasados. ¿Por qué orar y buscar avivamiento, si no está prometido en la Biblia? Si la Biblia dice que somos un caso perdido, evangelicemos y prediquemos, y no nos preocupemos por los resultados. Pero, si el avivamiento está prometido, los cristianos necesitan verlo, echar mano de él, y orar con fe, sabiendo que Dios ha prometido hacerlo. ¿Está en su Palabra? Sí, la promesa se ​​encuentra en Isaías 54. Este es uno de los capítulos más importantes de la Palabra de Dios para esta generación. Aquí se nos dice claramente lo que Dios quiere hacer con Su iglesia, Su pueblo, en los últimos días. En este capítulo se profetiza lo que va a suceder en la iglesia Times Square, así como en todos los lugares donde existan corazones hambrientos. Va a pasar en Rusia, en China, en todos los países, en todas las islas, desde el Polo Norte hasta el Sur.

La iglesia va a experimentar un derramamiento inmerecido de amor, misericordia y bondad. Va a venir en un tiempo de gran tribulación, violenta tempestad, y ansiedad en todos lados, cuando la sociedad esté siendo sacudida. Dios ha jurado que va a revelarse a sí mismo con gran bondad:

“Pero con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo Jehová tu Redentor… no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti” (Isaías 54:8-10). Lo que Dios está diciendo a la iglesia, también lo está diciendo a los creyentes individuales. Dios está hablando a los "[Pobrecitos], [fatigados] con tempestad, sin consuelo" (Isaías 54:11).

lunes, 11 de agosto de 2014

LA VIDA DE FE by Gary Wilkerson

A la mayoría de nosotros nos gustaría tener la habilidad de hacer ciertas cosas en la vida que no podemos hacer. Estoy hablando de cosas que no son sólo difíciles, sino imposibles.

Incluso los más devotos seguidores de Jesús no pueden arreglar ciertas cosas, pero conocemos a Aquel que sí puede. Lo maravilloso de la vida en Cristo es que llegamos a participar en cosas increíbles que no podríamos hacer por nosotros mismos. De hecho, Jesús nos llama a participar con Él en lograr lo que no podemos hacer por nosotros mismos: ver a nuestros seres queridos llegar a la fe; ver matrimonios rotos restaurados y sanados; ver a los que no son salvos en nuestra comunidad rescatados de una eternidad sin esperanza. A través de nuestra fe en Jesús, podemos llegar a ver, e incluso tomar parte, en este tipo de cosas que se logran por Su poder, majestad y autoridad.

Hebreos 11 es el capítulo conocido como el “Salón de la Fe”, pues lista figuras bíblicas que agradaron a Dios por medio de grandes actos de fe. Desde Abraham a Sarah, hasta David, hasta Samuel, hasta Gedeón y muchos otros, vemos creyentes elogiados, no por sus talentos o logros, sino por confiar en Dios para hacer lo que estaba más allá de sus habilidades. Juntos conforman “una enorme multitud de testigos de la vida de fe” (Hebreos 12: 1 NTV).

Esa frase en cursiva nos dice que hay una vida de fe para ser vivida. Y para obtener esa vida, se nos insta a dejar a un lado todo peso que nos impide confiar en fe: “despojémonos todo peso” (12:1). ¿Cuáles son estos pesos, estos obstáculos a la fe? Conozco a muchos cristianos que están sobrecargados de incredulidad. A medida que consideran sus circunstancias piensan: “Mi necesidad nunca será satisfecha. He orado sin cesar y he pedido a otros que oren por mí, incluyendo líderes de la iglesia, pero la respuesta nunca llega. He intentado de todo y nada funciona”.

El problema de muchos es que miran a sus circunstancias más que al Dios que controla todas las circunstancias. Su fe queda estancada por un “peso que [les impide] correr" (12:1 NTV). Les puedo asegurar, lo que Dios ha prometido nunca puede ser destruido. Cada palabra que Él ha enviado será cumplida finalmente. Satanás lo sabe, y lo único que puede hacer es tratar de frenar los propósitos de Dios para nosotros convenciéndonos de sumirnos en nuestras dificultades. Si tu situación parece desesperada, la vida de fe te llama a creer: “Un día Dios cumplirá lo que soy incapaz de concebir ahora”.

sábado, 9 de agosto de 2014

PODEMOS LOGRAR LO IMPENSABLE by Jim Cymbala

La obra de Dios solo puede ser realizada por el poder de Dios. La Iglesia es un organismo espiritual que pelea batallas espirituales y solo el poder espiritual puede hacer que funcione según Dios ordenó.

La clave no es el dinero, la organización, la inteligencia o la educación. ¿Estamos tú y yo viendo los resultados que Pedro vio? ¿Estamos trayendo miles de hombres y mujeres a Cristo del modo que lo hizo él? De no ser así, es necesario que volvamos a la fuente de poder que tenia él. No importa cuál sea la sociedad o la cultura, la ciudad o el pueblo, a Dios nunca le ha faltado el poder para obrar a través de personas disponibles para que su nombre sea glorificado.

Cuando nos volvamos a Dios con sinceridad, descubriremos que Su iglesia siempre avanza, no retrocede. Nunca podremos retroceder y acomodarnos a lo que el mundo quiere o espera de nosotros. Nuestra postura debe permanecer militante, agresiva y audaz.

Esto es lo que caracterizaba al general William Booth y al Ejército de Salvación en sus comienzos al invadir los barrios bajos de Londres. También caracterizaba a los esfuerzos misioneros como el de Hudson Taylor en China y a los que experimentaron avivamiento durante el tiempo de la expansión de los Estados Unidos hacia el oeste, quienes comunicaban la verdad en amor y sin temor.

En la conocida historia de David y Goliat, hay un momento maravilloso cuando el gigante se molesta al ver a su joven oponente: “¿Soy yo perro, para que vengas a mí con palos?”, rugió él (1 Samuel 17:43). Goliat se sintió genuinamente insultado. “Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo” (Versículo 44).

¿Acaso se inmutó David? ¿Optó por una retirada estratégica detrás de algún árbol o peñasco, con la intención de ganar un poco de tiempo?

¡De ninguna manera!

“Y aconteció que cuando el filisteo se levantó y echó a andar para ir al encuentro de David, David se dio prisa, y corrió a la línea de batalla contra el filisteo.” (Versículo 48).

Esa es la imagen de lo que Dios quiere para nosotros hoy: ¡Que corramos hacia la lucha!

Las armas de David eran ridículas: una honda y cinco piedras lisas. No importaba. Y Dios todavía sigue utilizando herramientas tontas en manos de personas débiles para construir Su reino. Con el respaldo de la oración y Su poder, podemos lograr lo impensable.


__________
Jim Cymbala comenzó la iglesia Brooklyn Tabernacle con menos de veinte miembros en un pequeño y deteriorado edificio en una parte difícil de la ciudad. Nacido en Brooklyn, es un viejo amigo de David y Gary Wilkerson, y un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes patrocinadas por World Challenge en todo el mundo.

viernes, 8 de agosto de 2014

NACIDOS EN UN RESPLANDOR DE GLORIA

La iglesia del Nuevo Testamento nació en un resplandor de gloria. El Espíritu Santo descendió sobre ella con fuego y los primeros cristianos hablaban en lenguas y profetizaban. Ellos experimentaban una fuerte convicción de pecado y multitudes se convertían. El temor de Dios caía sobre ellos y sobre todos los que los veían. Las cárceles no podían retenerlos y las tormentas no podían ahogarlos. Había señales, prodigios y milagros. Evangelistas osados iban por todas partes predicando la Palabra y cuando les quitaban sus posesiones, continuaban regocijándose. Cuando eran apedreados, ahorcados, quemados o crucificados, iban cantando y alabando a Dios. Era una iglesia triunfante, sin miedo a Satanás, irreverente hacia los ídolos, impasible ante plagas o persecución. Era una iglesia lavada con sangre, que vivía y moría en victoria.

¿Cómo será la iglesia de los últimos tiempos? ¿Cómo andará la iglesia en su hora final? ¿Como una iglesia gorda, próspera y egoísta o será sólo un puñado de verdaderos creyentes perseverantes, viendo cómo la muerte y la apostasía carcomen como un cáncer? ¿La frialdad la dejará débil, burlada y sin poder? ¿Saldrá la iglesia de este siglo llena de hipocresía, con las manos sucias y corazones impuros ofreciendo fuego extraño con gran alabanza, adoración y reuniones de oración?

De hecho, habrá un gran alejamiento o apostasía. Habrá prostitución espiritual en todo lugar. Y debido a que el pecado ha de abundar, el amor de muchos se enfriará. Vendrán engañadores, enseñando doctrinas de demonios. La gente tendrá comezón de oír y acudirá cual rebaño a escuchar predicaciones suaves. Los engaños llegarán a ser tan terribles que aun los escogidos serán severamente probados.

Pero la iglesia de Jesucristo no saldrá gimiendo o cojeando. Saldrá victoriosa, con gozo inefable, montando un río de paz. Saldrá libre de toda esclavitud, con su pie sobre el cuello de Satanás. Y cada miembro de esta iglesia verdadera vivirá y morirá sin miedo. El poder del tentador será quebrantado. Los cristianos serán santos y derribarán ídolos. Serán tan fuertes en el Señor como los primeros cristianos.

“Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne” (Hechos 2:17).

jueves, 7 de agosto de 2014

ÉL ME DIO UNA LECCIÓN

Pensé tener una buena idea para un ministerio, pero no consulté con el Señor antes de seguir adelante. Como resultado, incurrí una deuda de $5,000 sin manera alguna pagarla. (En la economía actual, esa cantidad sería como $25,000.)

Desesperado, comencé a declarar todos los pasajes bíblicos que decían: “Dios suplirá todas mis necesidades”. Entonces un día, mientras oraba, escuché una hermosa voz que me decía: “David, ve a la calle Chester mañana al mediodía y camina en el lado izquierdo de la calle. Un hombre caminará hacia ti con un sobre con $5,000. Este hombre es mi ángel y el pondrá ese sobre en tu mano”.

Yo pensé: “Gracias Señor. Realmente eres fiel”. Y el día siguiente al mediodía, caminé por la calle Chester y esperé. Ahora bien, este era un pueblo de 1,200 personas y nadie caminaba por las calles durante el día porque todos estaban trabajando. Así que por mucho tiempo no vi una sola alma. Caminé de ida y vuelta por casi una hora, preguntando: “Señor, ¿dónde está el hombre?”
Finalmente, regresé a casa desesperado. Oré: “Señor, ¿cómo pude ser tan engañado? ¿Ahora, qué haré? Por favor Padre, perdóname por no confiar en Ti. Pongo todo este asunto en Tus manos”.

Unos días después, un hombre de nuestra iglesia me llamó: “Supe acerca de tu necesidad y conozco a alguien que te podría ayudar. Él es un banquero cristiano que vive en otro pueblo. ¿Por qué no le das una llamada?”
Me puse en contacto con el banquero, y el hizo algo nunca visto por mí en esos días: El me dio un préstamo sin seguro por $5,000 y me dijo: “Puedes pagar $50 por mes”.

Dios arregló la situación. Y a través de ello, me enseñó esta lección: “David, Yo pude haber enviado un ángel para que te diera el dinero, pero quise que aprendieras algo, porque te amo. Si no te enseñaba esto, aún estarías tomando decisiones necias y tendrías una deuda de $100,000”.

Aprendí que aunque debo confiar en el Señor por lo imposible, no puedo esperar que un ángel aparezca de pronto y me liberte de mis decisiones irresponsables.

miércoles, 6 de agosto de 2014

TAN SÓLO CON UNA PALABRA

Dios puede restaurar con una sola palabra cualquier cosa que parezca muerta en nuestras vidas. ¿Tienes problemas financieros, y no puedes pagar tus deudas? Esto también le sucedió al Señor con los discípulos y Él arregló la situación de forma sobrenatural.

Cuando llegó el tiempo de pagar impuestos, Cristo y Sus discípulos no tenían dinero para pagar la cantidad necesaria. Así que, ¿cómo arregló el Señor la situación? Él mandó a Pedro a pescar. Jesús le dijo que encontraría una moneda en la boca del primer pez que pescara y que esa moneda cubriría el monto del impuesto.

Sólo puedo imaginarme lo que debe haber pensado Pedro: “¿Dinero de impuestos en la boca de un pez? Tengo que ver esto. He sido un pescador toda mi vida y he visto muchas cosas en la boca de los peces: Gusanos, anzuelos y algas marinas. Pero nunca he visto una moneda dentro de ninguno”. Sin embargo, Pedro pescó su primer pez y le abrió la boca para encontrar una brillante moneda, tal como Jesús se lo había dicho. (ver Mateo 17:27).

¿Por qué inspiró el Espíritu Santo a los escritores del evangelio para que registraran esta historia? Y, ¿por qué Jesús escogió solucionar esta situación con un milagro? ¿Por qué simplemente no recolectó una ofrenda o envió a sus discípulos a trabajar por un día para pagar los impuestos?

Yo creo que acá Jesús se movió sobrenaturalmente quería demostrarle a Sus hijos que Él hará lo imposible por nosotros. Él puede arreglar cualquier problema económico, cualquier crisis familiar o cualquier necesidad abrumante.

Él quería que sepamos que Él es el mismo Dios que alimentó a Elías con pan enviado por cuervos; quien sostuvo a la viuda con un barril de alimento que no se gastaba durante una sequía; el que salvó a esa misma viuda de sus cobradores llenando sus vasijas de aceite de cocinar con un tarro de aceite; quien alimentó a una multitud de 5,000 y después una de 4,000 con unos peces y algunos pedazos de pan. Él sabe que en ciertos momentos de nuestras vidas, sólo un milagro traerá la solución. Y Él quiere asegurarnos de que Él puede hacer lo imposible por nosotros, en cualquier situación.

martes, 5 de agosto de 2014

JAMÁS DEBEMOS RENDIRNOS

Por todo el mundo de hoy, multitudes de padres cristianos sufren porque sus hijos están bajo el poder del diablo. En nuestra iglesia, veo el dolor de las madres que vistan a sus hijos en la prisión. Ellas conocen el dolor de sentarse a un lado de una ventana de cristal grueso, mirando a un muchacho que alguna vez tuvo un espíritu tierno. De alguna forma comenzó a usar drogas y después trató de robar para mantener su vicio. Y ahora está en prisión, endureciéndose aun más. Ella ha orado por él durante años, pero ahora está perdiendo la esperanza. Ella no cree que él llegará a cambiar.

También veo padres con el corazón destrozado, que nunca pensaron que sus hijas usarían drogas. Vieron a su pequeña hija con malas compañías en la escuela, enganchándose en el vicio. Pronto ella se puso tan rebelde que su padre tuvo que pedirle que se fuera de casa debido a su influencia sobre sus hermanos menores. Así que ahora está en las calles, vendiendo su cuerpo para pagar su vicio. Y su padre llora un mar de lágrimas en las noches sobre su cama. Él está seguro de haberla perdido para siempre.

Conozco a un padre que condujo hasta el barrio más bajo a buscar a su hijo drogadicto. Tuvo que preguntar hasta que finalmente un vendedor de drogas le dijo que su hijo estaba en una casa de crack. Cuando el hombre entró al lugar, encontró un cascarón de lo que había sido su hijo. El cuerpo del muchacho era esquelético por el uso de drogas. Cuando el padre le rogó que volviera a casa, el joven ni lo miró. Sólo le dijo: “Vete, ésta es mi vida, ahora”.

Ese quebrantado padre salió quebrantado a la calle bañado en lágrimas. Había perdido toda esperanza, sufriendo: “Ese es mi hijo. Se está muriendo y no me deja ayudarlo”.

El diablo les ha dicho a estos padres que no hay esperanza para sus hijos, que sus problemas nunca serán solucionados. Los ha convencido de una mentira poderosa: Que Dios no puede ayudarles.

Quizás pienses que no hay esperanzas para tu esposo inconverso, que él nunca vendrá a Jesús. O quizás has perdido la esperanza por tu esposa, que te deja de noche y se va de parranda. Pero ninguna persona está tan lejos que Dios no pueda alcanzar. Conozco a muchos cónyuges cristianos que testifican hoy: “Oré por mi cónyuge por años. Entonces, un día, después de haber perdido toda esperanza, Dios intervino. Él salvó y libertó a mi ser querido”.

Nunca debemos darnos por vencido con nadie. “…para Dios todo es posible” (Mateo 19:26).

lunes, 4 de agosto de 2014

¡ENTRÉGALO! by Gary Wilkerson

“El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.” (1 Corintios 9:6).

Dios quiere que Le obedezcas, incluso cuando las cosas no van a tu manera. Si estás pasando dolor en tu matrimonio, comienza a ministrar a otros que están en necesidad. Cuando tus hijos se encuentran en situaciones difíciles, empieza a servir en el ministerio de los niños. Cuando tu economía está casi por los suelos y no ves que se acerque a ti ningún recurso, da siempre que el Espíritu Santo toque tu corazón y te mueva a dar.

Dios quiere que Le obedezcamos, amigos. Cuando tú Le obedeces, verás las ventanas del cielo abiertas para ti. Dios no va a retener Su mano de ti, porque Él desea derramar Su bendición sobre ti, para mostrarte Su favor.

Este es un mensaje de "bendición". Quiero verte bendecido y te animo a recibir la plenitud de la bendición de Dios, sea que tengas mucho, o que digas: "tengo tan poco". Dios honra eso.

Tal vez tú tengas sólo un poco de tiempo para servir a los demás en el reino de Dios, porque tu trabajo es tan exigente o debes que viajar mucho. Es posible que tengas poco tiempo para dar a tu iglesia, pero toma ese poquito que tienes y empieza a derramarlo sobre los demás y verás que Dios lo multiplicará. Se multiplicarán tu tiempo y esfuerzo, y te verás con más tiempo para hacer otras cosas además de más tiempo para estar con Dios.

Cuando te encuentras dando la más pequeña de las cosas, siendo generoso como Jesús lo es, el Espíritu Santo va usará las cosas más simples, casi lo necio de este mundo y te dará de vuelta una bendición.

“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo” (Lucas 6:38).

viernes, 1 de agosto de 2014

PELIGROSAMENTE CERCA DE LA MUERTE

El quinto capítulo de Marcos cuenta la historia de Jairo, el desesperado principal de la sinagoga que le pidió a Jesús que sanara a su hija. La niña de doce años estaba peligrosamente cerca de la muerte, y Jairo le rogó a Cristo que fuera a su casa e impusiera sus manos sobre ella.

Jesús estuvo de acuerdo en ir con él, pero primero se detuvo en el camino a ministrar a una mujer con una enfermedad de flujo de sangre. (Esta fue la mujer que fue sanada cuando tocó el borde de sus vestiduras) Mas mientras Jesús se tardaba, un mensajero llegó con trágicas noticias: la hija de Jairo había muerto. Él le dijo al principal de la sinagoga: “...Tu hija ha muerto; ¿para qué molestas más al Maestro?” (Marcos 5:35).

El corazón de Jairo fue conmovido de dolor. El pensó: “Si tan solo hubiésemos llegado a tiempo. Ahora es demasiado tarde. Mi hija se ha ido.” Pero Jesús le dijo con un tono de confianza: “No temas, cree solamente” (Versículo 36).

Mientras se acercaban al hogar de Jairo, escucharon sonidos de lamento y llanto. Era la familia y los vecinos de Jairo, llorando por la niña. Imagina el contraste de esta escena: Aquí estaba Dios hecho hombre, el creador del universo, capaz de hacer cualquier obra imaginable, mas ellos estaban llorando en Su presencia. En resumen, ellos estaban testificando: “Dios solo puede ayudar mientras quede algún signo de esperanza. Pero una vez que la vida se ha ido, no hay mas necesidad de llamarlo. Ni siquiera Él puede restaurar ese tipo de situación.”

¿Cuántos cristianos hoy en día no claman al Señor porque piensan que no hay esperanzas para su problema? Multitudes confían en el Señor solo hasta el punto que algo muere en sus vidas. No me estoy refiriendo a la muerte de una persona; estoy hablando de la muerte de un matrimonio, de una relación, de un sueño, de la esperanza por la salvación de un ser querido, de cualquier cosa en tu vida que tu creas es imposible arreglar, cambiar o restaurar.

Jesús reprendió tal incredulidad. Él le dijo a la muchedumbre que lloraba en el hogar de Jairo: “¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no está muerta, sino duerme” (Versículo 39). Él estaba diciendo: “Esta situación no es lo que ves o piensas. Tú piensas que se perdió toda esperanza, pero Yo digo que habrá restauración”. Entonces Él fue a la habitación de la niña y diciendo solo palabras, Trajo a la niña de vuelta a la vida. “Y luego la niña se levantó y andaba” (Versículo 42).

Nada está demasiado “muerto” o demasiado lejos para que Él pueda devolverlo a la vida. Él está diciendo: “Pon tu confianza en Mí para arreglar tu problema. Nunca es demasiado tarde para que Yo obre.”