martes, 31 de julio de 2012

HABITANDO EN LA MISERICORDIA DE DIOS

Amado, este mensaje no es para atacarlo o sermoniarlo. Por el contrario, yo creo tener para usted una palabra de esperanza. Permítame explicarle por qué le ha de resultar difícil ser el cristiano amable, con gracia y misericordia que usted desea ser.

Nosotros podemos encontrar la clave en el Salmo 119. Aquí el salmista hace una afirmación poderosa: “Sea ahora tu misericordia para consolarme, conforme a lo que has dicho a tu siervo. (Salmo 119:76). En este pasaje el significado es, “Señor, Tu Palabra me dice que yo soy consolado al saber que Tú eres misericordioso y lleno de compasión para conmigo. Déjame encontrar consuelo en esta gran verdad.”

Si usted busca en la concordancia bíblica las palabras “misericordioso” y “misericordia,” usted podrá encontrar miles de referencias. La Palabra de Dios nos abruma con numerosas promesas acerca de Su maravillosa gracia, su bondad y compasión. Él quiere impregnar en nosotros el conocimiento de que Él es misericordioso, piadoso, tardo para la ira respecto a nuestras fallas, debilidades y tentaciones.

“Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira y grande en misericordia.” (Salmo 103:8).

Todas las promesas de misericordia de parte de Dios nos son dadas para consolarnos durante nuestras pruebas. Cuando le fallamos a Dios, nosotros pensamos que Él está enojado con nosotros, que está listo para juzgarnos. Pero en su lugar, Él quiere que nosotros sepamos, “Yo te sacaré adelante. Simplemente arrepiéntete. Yo no estoy enojado contigo. Yo soy misericordioso, lleno de gracia y amor para contigo. Encuentra consuelo en esto.” Es reconfortante saber que Su misericordia nunca nos abandonará. Cuán reconfortante es saber que cuando nosotros pecamos o fallamos, Su amor hacia nosotros crece aún más fuerte.

A menos de que nosotros encontremos consuelo en la misericordia que Dios nos muestra, no podremos ofrecer la misericordia que ofrece consuelo a los demás. Solamente cuando nosotros experimentamos la absoluta misericordia de Dios entonces habrá un flujo de misericordia hacia todos los que nos rodean. ¡Nosotros llegamos a ser personas misericordiosas porque nosotros mismos estamos habitando en la misericordia de Dios!

lunes, 30 de julio de 2012

NUNCA OLVIDE LO QUE ÉL HA HECHO POR USTED

Jesús presentó una parábola acerca de un siervo a quien le había sido perdonada su deuda. (Mateo 18:23-35). Este hombre encontró gracia y misericordia ante su maestro, pero él dio por sentada dicha gracia y misericordia. Inmediatamente tras ser perdonado, él partió y empezó a ahorcar a un hombre que le debía una cantidad insignificante y le demandó, “¡Págame lo que me debes!” Cuando el deudor le pidió misericordia, el hombre se rehusó y el deudor fue encarcelado.

¿Por qué este hombre fue tan crítico? ¿Por qué le faltó misericordia? Esto sucedió porque él no consideró su propia falta de valor. Él no comprendió cuán desesperanzadora y llena de pecado era su vida. Él no tomó en cuenta el peligro en que había estado, lo cercano que se había encontrado a la muerte antes de que le fuera otorgada misericordia. Cuando el maestro supo de la ingratitud de este hombre a su deudor, él lo encarceló de por vida.

Mientras trabajaba en este mensaje, el Señor me detuvo y dijo, “David, olvida tu mensaje ahora mismo. Yo quiero hablarte acerca de tu espíritu crítico y de tu falta de misericordia.”

Yo pensé, “¿Yo, Señor? Yo soy uno de los predicadores más misericordiosos en América.” Pero Él empezó a mostrarme todas las cosas que yo les había compartido a predicadores jóvenes, cosas que habían sido dichas fuertemente. Entonces Él me recordó todas las cosas insensibles que yo le he dicho a la gente que me ha fallado y cómo me he dado por vencido con ciertas personas.”

Ese momento me fatigó. Lloré delante del Señor. Cuando le pregunté a Dios cómo pudo haber sucedido esto, Él contestó, “Tú has olvidado todo lo que yo he hecho por ti, la increíble misericordia que yo te he otorgado. ¿Cuántas veces yo te saqué de algo que te pudo haber destruído? Tú no estarías aquí sin Mi misericordia.”

Amado, antes de que usted pueda otorgarle misericordia a alguien más, usted debe recordar el hoyo en el que usted se encontraría si no contara con la misercordia de Dios. Entonces usted solamente podrá decir, “O, Dios, yo sé lo que Tú hiciste por mí y tú puedes hacer lo msimo por mi amigo quien se encuentra viviendo bajo pecado. En algún momento yo fui tan malvado delante de tus ojos. Yo no puedo juzgar a mi amigo porque Tú has tenido misericordia de mí.”

¡Es aquí donde usted debe comenzar!

domingo, 29 de julio de 2012

LA MISION DE DIOS by Gary Wilkerson

Amo la frase en latín missio Dei — que significa “la misión de Dios.”

En el primer capítulo de Génesis nosotros observamos la missio Dei, la misión de Dios de revelarse a sí mismo al hombre, de dar a conocer Su maravillosa gloria y bondad.

Génesis 2 nos presenta a Adán y a Eva cuya caída provocó que la misión de Dios se viniera abajo. No hubo más una completa revelación de Dios que le permitiera al hombre ver las cosas de la manera en que fueron creadas. Por tanto, en Génesis 3 nosotros observamos a Adán y a Eva cubriéndose a sí mismos por pena y siendo sacados del Jardín de Edén. Ellos estaban huyendo de Dios, ya no caminaban ni tenían una relación íntima con Él.

Del Jardín de Edén al libro de Apocalipsis, la Biblia revela la misión de Dios, ésta nos muestra claramente los propósitos de Dios para Su pueblo.

Cuando la iglesia no comprende la misión de Dios - cuando ésta llega a ser subestimada, ignorada y distorsionada - la iglesia pierde su poder. Cuando la misión de Dios es hecha a un lado, la iglesia llega a ser introvertida y toma una forma lejana al propósito de Dios. De esta manera la iglesia continúa edificándose a sí misma, llegando a ser un tipo de torre de Babel que solamente continúa creciendo hacía arriba hasta que su peso provoca su caída.

En Hechos 1:8 Jesús dijo, “...y me seréis testigos en Jerusalén, en Jerusalén y Jerusalén.” ¿Es esto lo que Él dijo? ¡No! Él dijo “...y me sereis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra.” (RV1995) Él sabía que la misión de Dios comprendía bendecir a aquéllos en Jerusalén pero también debería expanderse hacia otros.

Si usted limita la misión de Dios a solamente aquéllo con lo que Él lo ha bendecido a usted, entonces usted acotará sus bendiciones. Usted bloqueará el flujo de lo que Dios tiene para usted porque Sus bendiciones están diseñadas para llegar a usted y después fluir hacia otros, hacia el mundo.

jueves, 26 de julio de 2012

¡MI ROPA SE INTERPUSO EN EL MENSAJE!

Recuerdo que cuando era joven evangelista predique en una cruzada ante 5.000 personas en Los Ángeles. Al menos 2.000 de esas personas eran hippies cristianos. Acababan de nacer de nuevo y habían salido de la cultura hippie. Muchos de estos jóvenes se tendían frente a mí en el suelo, descalzos, llevando el pelo largo y con ropa andrajosa.

Esa noche yo estaba vestido con un fantástico blazer azul, hermosa corbata, a la última moda con pantalones de campana y zapatos brillantes. Cuando subí a la plataforma, empecé a criticar a esos jóvenes y dije: "¡Algunos de ustedes tienen un aspecto horrible. Pónganse ropa decente y córtense ese pelo antes de volver mañana por la noche!"

Entre bastidores después del servicio, me encontré con una delegación de aquellos melenudos, jóvenes hippies cristianos. Uno de ellos pasó los dedos por el cuello de mi abrigo de moda y dijo: "¡Qué hermoso traje!" Entonces él me miró y dijo: "Hermano David, no hemos podido ver a Jesús esta noche".

"¿Por qué no?" Le pregunté.

"Su ropa se puso en el camino", respondió. Había considerado que ellos estaban muy mal vestidos y que no consideré que yo estaba demasiado bien vestido.

Esos jovencitos no se burlaban de mí, ellos eran sinceros; ellos lloraron cuando me dijeron: "Nosotros creemos que eres un hombre de Dios, pero has perdido algo." Ahora sé que era la misericordia lo que me faltaba. Nunca critique ese aspecto otra vez. Dios me enseñó una lección muy dura, una por la que oro permanentemente en mi corazón.

Permítanme decir esto: Muchos cristianos piensan que es suficiente ser puros y santificados. Creemos que es el tema número uno y que todo lo que necesitamos hacer es abstenernos del mal, salir del mundo y permanecer limpios. Mientras no fumamos, bebemos, fornicamos o cometemos adulterio, pensamos que somos puros.

Durante años, nadie ha predicado más fuertes mensajes de santidad y pureza como lo he hecho. Sin embargo, según Santiago, la pureza no es más que la primera causa de preocupación: " En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera." (Santiago 3:17). Sí, en primer lugar debemos ser puros, pero la misericordia, la gracia y la bondad deben seguir.

miércoles, 25 de julio de 2012

¿ES USTED UN CRISTIANO MISERICORDIOSO?

"Mas vosotros amad a vuestros enemigos y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo, porque él es benigno para con los ingratos y malos. "

"Sed, pues, misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso No juzguéis y no seréis juzgados. No condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados" (Lucas 6:35-37).

Probablemente recuerde la historia de Sodoma y Gomorra relatada en el Génesis. Dos ángeles, que apareciendo como los hombres, se acercan a las puertas de Sodoma. Lo más probable es que ellos fueron vestidos como cualquier persona común y corriente.
Lot, el sobrino de Abraham estaba sentado a la puerta de la ciudad, posiblemente en algún rango oficial (podría haber sido uno de los ancianos de la ciudad que daban la bienvenida a los visitantes).

Permítame preguntarle: ¿Por qué Dios envió ángeles para rescatar a Lot y su familia? Sabemos que Lot y sus hijas en última instancia, se salvaron de Sodoma, pero sus dos yernos y su esposa fueron destruidos. ¿Por qué se salvó a Lot? ¿Por qué Dios envió ángeles para jalar, literalmente, a este hombre fuera de la destrucción?

¿Fue a causa de la moralidad de Lot? ¿Fue porque Dios vio algo grande en él? ¡No! La respuesta es muy simple: "El Señor fue misericordioso con él... lo sacó y lo puso fuera de la ciudad" (Génesis 19:16). Dios estaba siendo misericordioso con Lot.

Yo veo a Lot como un tipo del remanente de creyente en estos últimos días, viviendo en una sociedad malvada a punto de ser juzgados. En estos momentos Estados Unidos esta a punto de la destrucción, de hecho, nuestro país ya está en juicio. Y Lot representa al remanente justo de iglesia en medio de ello, lo que la Biblia llama el justo Lot (ver 2 Pedro 2:6-8).

Sin embargo, si hoy la iglesia de Dios es justa, es sólo por la sangre de Jesucristo, y no por ninguna bondad o moralidad que el Señor haya visto en nosotros. Es sólo por su pura misericordia que Él vino a nosotros y nos sacó del juicio, aun cuando vacilamos en dejar nuestros pecados. El Señor, está siendo misericordioso con nosotros, nos ha sacado adelante y nos ha puesto fuera de esta sociedad condenada. Merecemos ser consumidos pero, Él ha tenido misericordia de nosotros.

ACERCARSE A ÉL

Tengo una palabra del Señor por muchos que leen este mensaje: hay una poderosa promesa en la Palabra de Dios de la que hay que echar mano en estos momentos. Yo creo que si se actúa con esta promesa de Él, usted será testigo de una grande y nueva clase de victoria en su vida.

La promesa es: "Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros" (Santiago 4:8). Pero ahora usted tiene que leer el resto del versículo: "Limpiad vuestras manos, pecadores; y purificad vuestros corazones, vosotros de doble ánimo".

Esta es una gran promesa de la victoria sobre todo pecado. Sin embargo, usted no puede producir esta victoria por sí mismo. Usted no puede limpiar sus propias manos o purificar el propio corazón. No, Santiago está diciendo, "Si quieres las manos limpias y corazón puro, si desea la victoria sobre la culpa, la tentación y cada malvado perseguidor que viene contra usted, debe acercarse a Dios y creer que Él está cerca de usted."

Todo depende de la cercanía de Dios. Basta con acercarse a Él, que Él está cerca de usted, y Él se hará cargo de todos los enemigos en su carne.

Usted puede preguntar, "¿Pero cómo acercarse a Dios?" La respuesta es muy simple, incluso infantil: Sólo tiene que ir al Señor y hablar con Él - en cualquier momento y en cualquier lugar, todo el día. En la ducha, en el camino al trabajo, en el trabajo, en todas partes, hablar con Él, acercándose, en plena certidumbre de fe.

Hace años trabajé con Kathryn Kuhlman. Esa mujer querida de Dios, acostumbraba trabajar diecisiete horas al día. A menudo me preguntaba: "¿Cuándo alguna vez tiene tiempo para encerrarse en su habitación secreta y orar?"

Entonces me di cuenta que ella siempre parecía estar murmurando para sí. ¡Ella estaba orando! Ella oraba mientras conducía su coche, mientras subía en el ascensor. Dondequiera que iba, ella siempre hablaba con el Señor.

Un día ella me dijo: "David, la Biblia dice que oremos sin cesar. Puedo hablar con el Señor durante todo el día. Es tan real para mí como tú. No tengo que correr hacia algún lugar para tratar de ponerse en sintonía con él, porque hablamos todo el tiempo. Somos amigos".

Amado, Dios siempre está ahí para usted. Yo creo que en el lugar secreto de oración, pero su habitación secreta puede ser en el metro, en su auto, en cualquier lugar puede encerrarse con él.

Aquí la promesa de Dios para usted, si usted practica acercarse a Él durante todo el día:

"Que se levante Dios, que sean dispersados sus enemigos, que huyan de su presencia los que le odian. Que desaparezcan del todo, como humo que se disipa con el viento; que perezcan ante Dios los impíos, como cera que se derrite en el fuego" (Salmo 68:1-2).

lunes, 23 de julio de 2012

LA CONFRONTACIÓN DE LA CRUZ

Déjeme mostrarle lo que quiero decir por “la confrontación de la cruz”.

Considere el caso de un hombre que está harto de su hábito pecaminoso sin embargo, continuamente cae más profundo en sus garras. Él ha prometido a sí mismo cien veces que nunca lo volveré a hacer y, por un tiempo, el ahoga la tentación y goza un poco de la libertad. Pero más tarde vuelve con más fuerza.

Este hombre ha encubierto su pecado, ha mentido al respecto, ha engañado y esto le ha traído un gran dolor. Ya no lo disfruta, pero no lo puede dejar. Él sólo sigue cayendo.

El hombre sabe que tendrá que comparecer en el tribunal un día y va por la vida con temor a ser expuesto y al escándalo. Su pecado le ha agotado, ha puesto grilletes sobre el, lo ha engañado. Lo ha rebajado hasta el cansancio en el que difícilmente puede existir, él pende de un hilo.

En este triste, cansado, desgastado estado, el Espíritu Santo trae al hombre esta palabra: "Hay una salida para ti hay un lugar de victoria, paz, alegría, vida nueva Acepta el llamado de Cristo y corre a Él, encontrarás descanso. Ve a la cruz de Jesucristo."

Amado, cuando Usted se arrodilla ante la cruz, no oirá una palabra fácil y suave, por lo menos no al principio. A pesar de que la cruz es la única puerta a la vida, usted va a oír hablar de la muerte: la muerte a todo pecado.

En la cruz, Usted se enfrenta a la crisis de su vida y eso es lo que falta en tantas iglesias. La predicación de la cruz trae consigo una crisis de pecado, de la voluntad propia. Se le hablará con amorosas, pero firmes, palabras acerca de las consecuencias de continuar en su pecado: "negarse a sí mismo abrazar la muerte de la cruz: ¡Sígueme..!"

"Y él dijo a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame" (Lucas 9:23).

domingo, 22 de julio de 2012

LA PACIENCIA DE DIOS by Gary Wilkerson

Cuando Jesús dice en Apocalipsis 3:15, "Ojalá fueras frío o caliente", Él está diciendo que Él no quiere que seamos tibios. Algunas traducciones dicen: "Yo preferiría que fueras caliente o frío, pero no tibio." Esa pequeña expresión: "Yo preferiría" hace la diferencia entre alguien que está en contra de usted y alguien que está por usted.

Si alguien va a decir "yo prefiero" acerca de cosas en mi vida, quiero que sea Jesús. Cuando Él dice: "Prefiero que estés en el fuego de Dios", puede estar seguro de que Él está lanzando una campaña sin cuartel, sacando todos los recursos disponibles de los cielos para usted para darle vuelta a su tibieza y convertirla en fuego, ¡para traerle de vuelta!

Vemos a Jesús decir en el versículo 16: "Porque eres tibio, y no frío ni caliente, lo haré…" Me encanta el hecho de que Jesús dijo: "yo lo haré. . .", porque Él pudo haber dicho "yo tengo que hacerlo".

Es una buena noticia para los tibios que Él está buscando formas para traerlos de vuelta al fuego de Dios. Es una buena noticia, porque a pesar de que Él desprecia ese sabor en su boca, su amor es grande. El amor que apaga la ira del Cordero de Dios ha sido tan derramado sobre nosotros que, aun cuando estamos lejos de lo que Él desea que seamos, no nos ha escupido.

Los padres de la iglesia primitiva llamaron a esto la paciencia de Dios. ¿Qué es la tolerancia? Es la paciencia de Dios para con nosotros, incluso en nuestra tibieza. Él no ama su tibieza, pero Él le ama a Usted. Su gracia, sus planes, su poder todos están disponibles ahora mismo para recuperar su corazón según Usted responda en obediencia a Jesucristo.

Jesús también dijo a los tibios, " ¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo…si abres la puerta, yo entraré…"(Apocalipsis 3:20).

jueves, 19 de julio de 2012

DIOS AUN ES FIEL

Cuando Samuel ungió a David para ser el rey de Israel, a este hombre joven le fue dado un nuevo corazón: “Samuel tomó el cuerno del aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. A partir de aquel día vino sobre David el espíritu de Jehová.” (1 Samuel 16:13).

David llegó a ser un hombre de Dios, sabio, amado y lleno de temor por Dios: “David se conducía prudentemente en todos sus asuntos y Jehová estaba con él.” (18:14).

David fue un hombre de mucha oración. Él alababa al Señor como pocas personas lo habían hecho, bendijo el corazón de Dios con sus alabanzas y salmos. Nadie pudo haber tenido tanta intimidad con Dios como David.

David también fue un hombre de gran fe. Él se condujo a pelear contra Goliat y llegó a ser un gran guerrero para Saúl. Mujeres cantaban de sus victorias en el campo de batalla. Claramente el Espíritu de Dios estaba sobre este hombre y obviamente el Señor tenía un plan para su vida.

Pero entonces Saúl vino hacia David con ira y este tuvo que huir. Él tomó a 400 de sus hombres y huyó a la tierra del gigante Goliat, a quien había derrotado. Tome en cuenta este acto de infidelidad. David no le preguntó al Señor acerca de esta decisión. Por el contrario, en busca de refugio él había decidido poner su vida en las manos del rey de Gat. Pero en Gat, se levantaron susurros de hostilidad, “¿no es éste de quien cantaban en las danzas, diciendo: ‘Hirió Saúl a sus miles, y David a sus diez miles?’” (Ver 1 Samuel 21:11.)

David fue llevado al rey. Él sabía que estaba atrapado en problemas así que pretendió estar enojado, se fingió loco, arañaba las puertas y dejaba que la saliva le corriera por la barba. Él esperaba que su “locura” lo librara del rey Aquis.

Qué testimonio tan pobre fue este delante de todos sus hombres. Aquis miró a David y le dijo, “Este hombre está demente. ¡Sáquenlo de aquí!”

David fue infiel en ese momento pero Dios aún se mantuvo fiel. Él no abandonó a David. Mientras David actuaba tontamente, el propósito eterno de Dios para él continuó. El reino de Saúl se debilitaba día con día y Dios hizo todo para asegurar la bendición que tenía para David.

miércoles, 18 de julio de 2012

SIN PACIENCIA

Israel se rehusó a creer en el mensaje de Dios acerca de lo preciado que era delante de sus ojos. En su lugar, ellos prefirieron enfocarse en su condición -en sus problemas, debilidades, incapacidades- y dieron lugar a sus miedos.

Después de un tiempo, Dios perdió su paciencia hacia ellos y le dijo a Moisés: “¿Hasta cuándo me ha de irritar este pueblo? ¿Hasta cuándo no me creerán, con todas las señales que he hecho en medio de ellos? Yo los heriré de mortandad y los destruiré...” (Números 14:11-12).

El Señor perdonó a Israel gracias a Moisés pero no les fue permitido entrar a la Tierra Prometida. En su lugar, ellos fueron asignados a vivir en el desierto, a una vida de temor constante y de dudas destructivas. Ellos fueron perdonados -pero ¡eran miserables! Ellos habían perdido la esperanza, el descanso y la paz que venía de aceptar y creer cuán especial eran para Dios sus hijos.

Amado, la única vez que la paciencia de Dios hacia nosotros se agota es cuando nos rehusamos vez tras vez a aceptar lo mucho que Él nos ama y su deseo por vencer nuestras batallas. Inclusive hoy en día hay muchos cristianos que viven en un desierto creado por ellos mismos. Estos no cuentan con gozo ni victoria. Al observarlos usted podría pensar que Dios los ha olvidado desde hace años cuando en realidad Él los ha dejado en sus propias quejas y murmuraciones.

Gracias a Dios, Josué y Caleb entraron a la Tierra Prometida. ¡Y qué gozo ellos sintieron! Dios los bendijo grandemente y ellos se levantaron como árboles verdes en Su casa hasta su lecho de muerte. Ellos fueron hombres de poder y visión porque sabían que eran preciados para Dios.

A pesar de sus problemas y fallas, usted también es preciado para el Señor. No importa cuáles sean sus pruebas o batallas, usted puede ser un árbol verde en la casa de Dios, tal como Josué y Caleb lo fueron. Simplemente, agárrese de lo que Su Palabra promete: “Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí.” (Salmos18:19). Este es el fundamento de la fe.

LLENO DE ESPERANZA

Josué y Caleb se encontraban entre los doce espías que fueron enviados a la Tierra Prometida. Ellos no derramaron lágrimas a pesar de las condiciones que encontraron. En su lugar, ellos se regocijaron tras haber recorrido la tierra y regresaron llenos de esperanza, fe y visión.

¿Conoce usted a cristianos como estos? Ellos siempre están regocijándose. Usted sabe que están pasando por terribles pruebas y aún ellos parecen saber cómo agarrarse de Dios en medio de su situación.

¿Qué pasa con usted? ¿Está usted siempre cabizbajo y quejándose? Tal vez sus problemas personales o su situación lo han poseído y devorado su alma. Amado, no importa lo que usted esté pasando, usted es preciado para Dios. Si usted viene a Él con un corazón arrepentido y con un alma hambrienta, Él le dará Su visión y esperanza.

Josué y Caleb tuvieron una revelación de su valor frente a Dios y ellos vieron que Israel era especial para el Señor. Esa fue la clave para contar con un espíritu de esperanza y victoria. Josué dijo, “Si Jehová se agrada de nosotros, él nos llevará a esta tierra y nos la entregará; es una tierra que fluye leche y miel.” (Números 14:8). En otras palabras, “Porque Él se deleita en nosotros, estamos tan bien como si estuviéramos ya en esa tierra.”

Esta es la misma revelación que David tuvo: “Y me hizo sacar del pozo de la despesperación y se deleitó en mí.” De la misma manera, hoy todo cristiano victorioso tiene la misma revelación de su Padre celestial: “¡No podemos fallar! Todos nuestros enemigos son pan para nosotros pues somos preciados para el Señor. Él se deleita en nosotros.”

Permítame revelarle a usted la gran misericordia de Dios en la predicación de Josué y Caleb. Israel había pasado la noche en rebelión, batallando con incredulidad, sollozando como si Dios los hubiera abandonado, y finalmente diciéndole al capitán que los regresara a Egipto. Aún así, el Señor les envió a Josué y a Caleb quienes le dijeron a l pueblo, “En lugar de su noche de confusión - en lugar de su miseria y quejas - Dios se deleita en usted. Él los guiará hacia adelante. No teman, usted son preciados para Él.”(ver Números 14:9).

martes, 17 de julio de 2012

UN ESPECIAL TESORO

En Números 13 y 14, nosotros observamos que Israel ha enviado a doce espías a buscar la Tierra Prometida. Cuando estos espías regresan después de cuarenta días, ,ellos plantaron tres mentiras en los corazones del pueblo de Dios:
  1. “No podemos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.” 
  2. “Las ciudades tienen murallas muy altas. No podemos penetrar en ellas." 
  3. “Hay gigantes en esa tierra. No podemos igualarlos. ¡Estamos acabados!” 

Estas mentiras se apoderaron del corazón de Israel y el pueblo padeció una noche de desalentadora: “Entonces toda la congregación gritó y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche.” (Números 14:1). ¿ Puede usted imaginarse esta escena? Medite en cómo todo esto pudo haber sonado. Más de dos millones de personas estuvieron sollozando, gimiendo, de luto, enfocándose por completo en sus debilidades e incapacidades. Estos gemidos de incredulidad bombardiaron el cielo.

Amado, observe bien esta escena y se podrá ver a usted mismo en ella. ¿Ha pasado usted por una noche como esa donde gime y solloza por las mentiras demoniacas que fueron plantadas en su espíritu? Usted pudo haber clamado a Dios, “Ya tenía suficiente - no puedo aguantar nada más. Esta prueba es demasiado para mí. Estas ataduras nunca se romperán. Nunca lo lograré. He perdido al batalla.”

El diablo bombardea al pueblo de Dios con estas tres mentiras: “Tus tentaciones son muy numerosas. Tu lujuria es demasiado abrumadora. Eres demasiado débil para resistir las fuerzas que vienen en contra tuya.”

La Palabra que Dios le dio a Israel es también para nosotros hoy en día: “Ahora, pues, si dais oído a mi voz y guardáis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra.” (Éxodo 19:5).

“Porque eres pueblo santo a Jehová, tu Dios, y Jehová te ha escogido para que le seas un pueblo único entre todos los pueblos que están sobre la tierra. (Deuteronomio 14:2).

lunes, 16 de julio de 2012

NOTICIAS PARA EL TIBIO by Gary Wilkerson

“Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.” (Apocalipsis 3:15-16).

Jesús le está hablando a la iglesia de Laodicea -la iglesia que había llegado a ser famosa internacionalmente. Laodicea es incluso una palabra que se encuentra en el diccionario y que sigfnica tibio o indiferente. Tibio está en medio de lo frío y lo caliente. Jesús no dice que a Él le gustaría que fuéramos calientes, tibios o fríos. No, Él dice que preferiría que fuéramos fríos o calientes en lugar de tibios.

Cuando Jesús habla de ser calientes, Él está hablando acerca de estar llenos de celo, de pasión, y con un corazón ardiente por Dios. Él está hablando de que tengamos algo en nosotros que nos lleve a actuar. Por esta razón Jesús dice, “Yo conozco tus obras.” Él no dice, “Yo conozco tus pensamientos -yo conozco tus emociones.” Él dice, “Yo conozco tus obras,” porque cuando tú ves las obras de alguien, tú tienes una revelación del corazón de esa persona.

Muchos de nosotros no se dan cuenta qué tan lejos está la tibieza del corazón de Dios. Dicho estado es despreciable ante Jesús pues este habla de alguien que presume ser de Él, se refiere a gente que toma el nombre de Jesús y que cita las Escrituras pero que se comporta como el mundo.

Una persona tibia es alguien que dice ser cristiana pero hace las mismas cosas que alguien totalmente frío: aún se embriaga, fornica, menciona el nombre de Dios en vano, engaña, miente
- y aún se considera cristiano. Esta persona llega a ser un mal testimonio de Cristo.

Jesús prefiere un testimonio honesto que diga, “Yo no soy salvo y me gusta,” en lugar de, “Yo presumo de ser salvo pero no me gusta.” Jesús le dice a los tibios, “ ¡Yo conozco tus obras!”

viernes, 13 de julio de 2012

¡Él ACTUARA POR USTED!

¿Cree usted que el Señor se va a sentar tranquilamente y dejará que el diablo haga con usted lo que le plazca? ¡Si Dios no actuara en su lugar cuando usted lo necesita a Él, Dios no sería nada más que el falso dios Baal!

Elías presentó algo a los profetas de Baal en el Monte Carmel donde un altar había sido construído. La prueba fue: ¡El dios que conteste las oraciones hoy será Dios!” Elías oró para que fuego cayera de manera sobrenatural en el sacrificio hecho en el altar - y eso fue exactamente lo que aconteció.

Pero antes de que ello sucediera, los profetas de Baal danzaron desde la mañana hasta el medio día, clamando y rogando que su Dios contestara. “Pero no se escuchó ninguna voz, ni hubo quien respondiera” (1 Reyes 18:26).

Elías se burló de los falsos profetas: “Gritad con voz más fuerte, porque es un dios. Quizá esté meditando, o tenga algún trabajo, o se haya ido de viaje. ¡Tal vez esté durmiendo y haya que despertarlo!” (versículo 27). Elías estaba diciendo, “¿Dónde está su dios? ¿Está de vacaciones? ¿Está durmiendo? Él debe estar caminando por algún lugar.”

Nosotros podríamos burlarnos de Dios de la misma manera cuando Él no contesta nuestro clamor. Su honor está a prueba cuando oramos y Él no será burlado por no contestar. La Biblia nos habla de Él: “No dará tu pie al resbaladero...Por cierto, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel.” (Salmo 121:3-4). Nuestro Dios está despierto en todo tiempo y atento a todas nuestras necesidades.

“Se acercaron a la maldad los que me persiguen; se alejaron de tu Ley. Cercano estás tú, Jehová,
y todos tus mandamientos son verdad.” (Salmo 119:150-151).

La gloriosa verdad que encontramos en este pasaje puede cambiar su vida, trayendo paz y dándole un reposo que va más allá de lo que usted ya ha experimentado. Una vez que usted comprende la verdad de la proximidad constante de Dios, que Él le ama y que está continuamente cerca de usted, todo miedo y ansiedad debe huir.

jueves, 12 de julio de 2012

PRONTA AYUDA EN MEDIO DE LA NECESIDAD

Muchos queridos cristianos me cuentan historias sobre increíbles dificultades - problemas que se apilan, desilusiones que continúan abatiéndolos. Desde el punto de vista humano, dichas dificultades parecen imposibles de resolver y mi corazón se duele con el de todos los creyentes que están experimentando fuertes pruebas.

Cada cristiano debiera estar convencido que él o ella es preciada, amada - que Dios está cerca. De hecho, entre más cerca venga el enemigo, más fielmente Dios revelará Su cercanía y más fuertemente Él agarrará la mano de su preciado hijo.

“Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.” (Salmo 46:1). Aquí la raíz de la palabra tribulación es “lugar ajustado. ¿Está usted en un lugar ajustado? Lea las promesas de Dios para sacarlo de ese lugar:
  • “Jehová te escuche en el día de conflicto; el nombre del Dios de Jacob te defienda. Te envíe ayuda desde el santuario y desde Sión te sostenga.” (Salmo 20:1-2). 
  • “Me gozaré y alegraré en tu misericordia, porque has visto mi aflicción, has conocido las angustias de mi alma. No me entregaste en manos del enemigo; pusiste mis pies en lugar espacioso. Ten misericordia de mí, Jehová, porque estoy en angustia; se han consumido de tristeza mis ojos, también mi alma y mi cuerpo. (Salmo 31:7-9). 
  • ¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres! En lo secreto de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre; los pondrás en tu Tabernáculo a cubierto de lenguas contenciosas.(Salmo 31:19-20). 
  • “Bendito sea Jehová, porque ha hecho maravillosa su misericordia para conmigo en ciudad fortificada. Decía yo en mi apuro: «Excluido soy de delante de tus ojos»; pero tú oíste la voz de mis ruegos cuando a ti clamé. Amad a Jehová, todos vosotros sus santos; a los fieles guarda Jehová y retribuye con creces al que procede con soberbia. Esforzaos todos vosotros, los que esperáis en Jehová, y tome aliento vuestro corazón.” (Salmo 31:21-24).

martes, 10 de julio de 2012

EL SEÑOR ESTA CERCA

Dios está más preparado para guardar Sus promesas para con usted que el diablo para arruinarlo. Inclusive, no importa cuánto el enemigo se le aproxime, el Señor está aún más cerca.

“Se acercaron a la maldad los que me persiguen; se alejaron de tu Ley. Cercano estás tú...” (Salmo 119:150-151). En otras palabras, David dijo, “Dios, si mis enemigos están acercándose para destruirme, Tú estás aún más cerca en mi tiempo de necesidad. “

En este versículo, la palabra hebrea para cerca se refiere a “defensa.” Esto significa, “Yo estoy cerca de tí para defenderte.” Dios dice que Él está cerca para defender al humilde y quebrantado:
  • “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad y cuyo nombre es el Santo: «Yo habito en la altura y la santidad, pero habito también con el quebrantado y humilde de espíritu, para reavivar el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los quebrantados. (Isaías 57:15). 
  • “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón y salva a los contritos de espíritu.” (Salmo 34:18). 

¿Es usted un hijo de Dios? ¿Vive el Señor Jesús en usted? Dios dice que Él está cerca de su angustia. He aquí Su promesa para usted:
“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, Jacob, y Formador tuyo, Israel: «No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás ni la llama arderá en ti. Porque yo, Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador... Porque a mis ojos eres de gran estima, eres honorable y yo te he amado; daré, pues, hombres a cambio de ti y naciones a cambio de tu vida. No temas, porque yo estoy contigo.” (Isaías 43:1-5).

David vió a Dios sosteniéndolo, “...me tomaste de la mano derecha” (Salmo 73:23). Él dijo, “Dios no solamente está cerca de mí, Él está caminando conmigo, agarrado de mi mano, en todo este desastre. Deja que todos los enemigos vengan hacia mí.¡Yo tengo mi mano agarrada a la de mi Padre! David dijo que Dios le había hablado, dado consejo y guianza:“Me has guiado según tu consejo,” (versículo 24).

lunes, 9 de julio de 2012

NINGUNA CONFIANZA EN LA CARNE

Al igual que Pablo, yo no le tengo ninguna confianza en la carne. Algunas de las personas de Dios que yo he conocido le han fallado a Dios miserablemente por depositar su confianza en la carne. Esto me hace pensar en la terrible tentación y en el fracaso de David, un hombre acorde al corazón de Dios.

David fue grandemente tentado, cayó en adulterio, mintió y asesinó a un hombre inocente. Estoy seguro que cuando el profeta Natán lo expuso, Satanás estaba convencido que David sería abandonado. Él pensó que este hombre diría: “¿Ahora para qué soy útil? ¡He avergonzado a Dios! He pecado en contra de la luz y he cometido los mismos pecados de los que he predicado estar en contra. Dios nunca más me usará. Mi corazón es demasiado oscuro. He sido dominado por el pecado.”

¡Qué equivocado Satanás estaba! Escuche el clamor de David al arrepentirse: “Me castigó gravemente Jah, pero no me entregó a la muerte.(Salmo 118:18). David dijo, “Yo fui tentado y puesto a prueba pero Dios no me dejó bajo el dominio del poder de Satanás.”

Amado, si el diablo viene a usted con sus poderosas tentaciones, esto no siempre sucede porque su corazón es malvado. Él puede atacarlo a usted porque ha regresado al camino del Señor. Él está trayendo feroces pruebas de lujuria y tentaciones en contra suya para destruir su fe.

“Amados, no os sorprendáis del fuego de la prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciera.” (1 Pedro 4:12).

“No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser probados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la prueba la salida, para que podáis soportarla.” (1 Corintios 10:13).

No hay nada extraño en lo que usted se encuentra viviendo. Usted puede sentirse desanimado porque su enemigo ha venido en contra suya como un diluvio. El ataque puede ser a través de tentación, lujuria, problemas maritales, crisis financieras. Usted podrá decirse a sí mismo, “ Estoy tratando de servirle al Señor, haciendo lo mejor para amarle y serle fiel. Pero las cosas solamente están empeorando. ¿ Hay algo malo en mí? ¿Por qué no puedo salir de este hoyo? ¿Por qué mis problemas siguen amontonándose?”

Le exhorto a que mire a su derecha, a su izquierda, hacia al frente y detrás de usted. Todos están pasando por algo. Detrás de las sonrisas de sus amados hermanos y hermanas en Cristo hay muchas lágrimas. Ellos están sufriendo por pruebas de las cuales usted no tiene conocimiento.

No, usted no está sólo en su sufrimiento y su prueba no es ajena o una circunstancia inusual. Lo que usted está viviendo le es común a multitudes.

domingo, 8 de julio de 2012

EL CORAZON TIBIO by Gary Wilkerson

¿Cómo se puede describir a un corazón tibio?

Un corazón que no está apasionado por Dios o que nunca lo ha estado tiene características muy precisas.

Primero, un corazón tibio es un corazón que no ora, que no desea orar ni entrar en la presencia de Dios.

Segundo, un corazón tibio no es “despertado” por la Palabra de Dios. Este encuentra algunas partes de la Palabra interesantes y algunas veces emotivas pero no experimenta el poder de la Palabra de Dios para transformar corazones.

Tercero, un corazón tibio desobedece a la Palabra. Cuando un corazón tibio comienza a responder a la Palabra de Dios y el Espíritu Santo quebranta y revela una verdad, el corazón es como el hombre descrito por Santiago: “...ése es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural; él se considera a sí mismo y se va, y pronto olvida cómo era.” (Santiago 1:23-24,RV1995). El corazón tibio no es hacedor de la Palabra.

Cuarto, un corazón tibio tiene poca o nada de compasión por las almas, poco o no deseo de orar por o de alcanzar a los perdidos.

Quinto, un corazón tibio solamente asiste a la iglesia cuando le resulta conveniente. A pesar de que la Palabra habla claramente sobre la importancia de no evitar el congregarse, el corazón tibio simplemente no siente que ello sea significativo (ver Hebreos 10:25).

Sexto, el corazón tibio se encuentra emocionalmente apagado, no se mueve. Este leerá un sermón y escuchará esta verdad pero no le importará. Dicho corazón se apaga a las cosas del Espíritu, a la Palabra, a la oración y a la compasión por los perdidos.

Pero hay buenas noticias para los tibios - ¡Jesús le está llamando a que salga de su estado de tibieza! Él está diciendo, “Sí, yo estoy llamando a tu puerta. Yo quiero entrar y cenar contigo y quiero encender el fuego de Dios nuevamente en tu corazón y vida.”

“Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo.” (Apocalipsis 3:20, RV1995).

viernes, 6 de julio de 2012

¿POR QUÉ DIOS LO LIBERÓ EN EL PASADO?

David escribió: " En mi angustia invoqué al Señor; clamé a mi Dios, y él me escuchó desde su templo; ¡mi clamor llegó a sus oídos! .... Extendiendo su mano desde lo alto, tomó la mía y me sacó del mar profundo. Me libró de mi enemigo poderoso, de aquellos que me odiaban y eran más fuertes que yo. En el día de mi desgracia me salieron al encuentro, pero mi apoyo fue el Señor. Me sacó a un amplio espacio; me libró porque se agradó de mí."(Salmo 18:6, 16-19).

Amado santo, tenga por seguro que si está siendo afligido, es porque Dios se deleita en usted. "El Señor al que ama, disciplina" (Hebreos 12:6). Sus aflicciones son un signo de Su amor.

Usted también debe recordar que lo que está viviendo va a pasar. Recientemente, leí un pasaje en uno de mis diarios, lo escribí al pasar por una gran prueba, gasté tres meses de anotaciones que terminaban siempre con la misma frase: "¡Oh, Dios, ¿cuándo terminará esta pesadilla?" Entonces, finalmente, estas palabras aparecieron en una página en grandes letras: "¡SE ACABÓ, ÉL HA LIBERADO!"

Honestamente puedo decir que he aprendido más en mis aflicciones que en los buenos tiempos. La prosperidad no nos enseña, la aflicción si. El humanitario Albert Schweitzer dijo: "La felicidad tiene buena salud y mala memoria". No, la felicidad es recordar todos los caminos a través de los que Dios nos ha traído.

Le pregunto de nuevo: ¿Cómo reacciona ante sus aflicciones? ¿Las está desperdiciando convirtiéndose en un incrédulo quejumbroso? ¿O está levantando su fe sabiendo que Dios libera?

Sólo hay una forma de soportar los problemas actuales: Recuerde que su Padre celestial se deleita en Usted. Él tiene un plan en acción, una gran inversión en Usted. "Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús" (Filipenses 1:6). Su Padre le está preparando para ser un veterano de la guerra espiritual, un ejemplo de fe y confianza a esta generación.

jueves, 5 de julio de 2012

In Memory of Gwen Wilkerson



This morning at 10:30am CST our beloved mother, Gwen Wilkerson, passed away. She was 81 and went to be with Christ with great peace and even anticipation. She had an amazing resolve and unshakeable faith, exemplified throughout her life in her numerous battles with cancer. Her miraculous story was told in her faith-building book, Abiding in His Strength.

Her husband of 58 years and our father, David Wilkerson, passed away in April of 2011. Ever since then Mom has longed to go to be with Christ in heaven. We are comforted knowing she has entered her reward.

We are grateful to our World Challenge partners for all your prayers. She prayed for you daily and always considered it a great privilege to be part of this ministry.

With you in Christ,
Debbie, Bonnie, Greg and Gary Wilkerson

RECUERDE LO QUE DIOS HA HECHO

Tenemos una tendencia a olvidar todas las cosas buenas que Dios ha hecho por nosotros. Cuando nos enfrentamos a nuevos retos, a menudo no recordamos nuestras pasadas liberaciones.

Cuando David se paró frente a Goliat, el repasó sus victorias pasadas con el fin de aumentar su fe. Relató: "David le respondió: A mí me toca cuidar el rebaño de mi padre. Cuando un león o un oso viene y se lleva una oveja del rebaño, yo lo persigo y lo golpeo hasta que suelta la presa. Y si el animal me ataca, lo sigo golpeando hasta matarlo. Si este siervo de Su Majestad ha matado leones y osos, lo mismo puede hacer con ese filisteo pagano, porque está desafiando al ejército del Dios viviente."(1 Samuel 17:34-36).

Moisés recordó a Israel todas sus liberaciones pasadas y, a continuación les advirtió: "Por lo tanto, ten cuidado. Ten mucho cuidado de no olvidar nada de todo lo que tus ojos han visto. Que no se aparten de tu corazón en ningún momento de tu vida. Al contrario, enséñales esto a tus hijos, y a los hijos de tus hijos."(Deuteronomio 4:9).

La Biblia dice de Israel: "No guardaron el pacto de Dios... y se olvidaron de sus obras, y sus maravillas que les había mostrado" (Salmo 78:10-11). Como los israelitas, tenemos la misma tendencia siempre que afrontamos una nueva prueba o aflicción, decimos: "Oh, Dios, esta vez es demasiado para enfrentar." Sin embargo, la respuesta de Dios es: " ¡Simplemente mira hacia atrás y acuérdate de mi!"

Si es necesario, haga un diario para recordarse a si mismo las grandes liberaciones de Dios en su vida. Apunte algunas notas en la noche antes de ir a la cama. Haga lo que sea necesario para recordar todas las cosas que Él ha hecho por Usted, todas las angustias que ha pasado y la liberación que Dios trajo a su vida. Entonces, cuando su próxima aflicción se levante, abra su diario de notas y dígale al diablo: "Esta vez no me vas a engañar. Mi Dios me liberó antes, y lo hará de nuevo."

martes, 3 de julio de 2012

NO DESPERDICIE SUS AFLICCIONES

El libro de Números contiene un triste ejemplo de aflicciones desperdiciadas. Las cinco hijas de un hombre llamado Zelofead vinieron a Moisés pidiendo participación en la posesión de la tierra prometida. Ellas dijeron a Moisés: "Nuestro padre murió en el desierto, y él no se encontraba en compañía de los que se juntaron contra Jehová en el grupo de Coré, pero murió en su propio pecado, y no tenía hijos" (Números 27:3). Estas mujeres decían: "Cuando todos los demás se levantaron en contra de usted con Coré, nuestro padre no era uno de ellos. Él no estaba en rebelión. Murió en su propio pecado."

Esta última frase me llamó la atención cuando la leí: "Murió en su propio pecado." Esto significa que aunque su padre había visto increíbles milagros, la liberación de Egipto, el agua que fluye de la roca, el maná que viene del cielo, murió en la incredulidad con el resto de su generación. De esa generación, sólo los fieles Josué y Caleb sobrevivieron al desierto.

Obviamente, estas cinco hijas nacieron en el desierto y se criaron en una familia llena de ira hacia Dios. Todo el trato de Israel y las pruebas producidas sólo endurecieron la incredulidad de su padre y estas jóvenes crecieron oyendo murmuración, quejas y amargura. En el desayuno, el almuerzo y la cena un refunfuño constante, sin una palabra de fe o confianza en Dios. Ahora, estas mujeres tuvieron que decirle a Moisés: "Nuestro padre nos dejó sin nada, ninguna esperanza, ninguna posesión, ningún testimonio. Él pasó esos cuarenta años lloriqueando y en amargura porque la vida era difícil. Él murió en pecado, su vida fue una perdida total".

Qué horrible tener que decir esto de los propios padres. Sin embargo, debo advertir a todos los padres que leen esto: Sus hijos observan cómo es usted bajo la aflicción, y sus reacciones y comportamiento van a influirles toda la vida. Entonces, ¿cómo es su comportamiento? ¿Está desperdiciando su aflicción, no sólo para usted sino para las generaciones venideras? Espero que sus herederos estén siendo establecidos en Cristo mientras le escuchan decir: "No me gusta esta aflicción, pero bendito sea el nombre del Señor."

Conozco a muchos cristianos que se hacen más amargos y gruñones con cada nueva aflicción. Las mismas aflicciones destinadas a entrenarlos para hacerlos mas dulces y las pruebas diseñadas por Dios para revelar Su fidelidad, los convirtieron en cambio, en quejumbrosos habituales, amargados y tacaños. Al pensar en ellos me pregunto, "¿Dónde está su fe? ¿Dónde esta su confianza en el Señor? ¿Qué deben pensar sus hijos?"

Amado, no pierda sus aflicciones, que produzcan en usted el dulce aroma de la confianza y la fe en el Señor.

lunes, 2 de julio de 2012

¡EN LA CÁRCEL POR JESÚS!

"Pero quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio" (Filipenses 1:12). Cuando Pablo escribió esto, él era un hombre mayor con años de experiencia. En medio de una de las peores pruebas de su vida, estaba hablando con sus amigos desde su corazón.

En el tiempo que Usted ha caminado con Jesús seguramente ha conocido dolor, sufrimientos y aflicciones. Así que, ¿cómo se ha comportado Usted? ¿Cuál ha sido el balance y el resultado de sus experiencias? ¿Han sido sus aflicciones en vano? O ¿ha aprendido del amor de Dios y Su fidelidad en medio de ellas?

Digamos que Usted es un creyente dedicado, que ha entregado su vida por Jesús, tiene carga por el mundo que muere, llora por los perdidos y tiene clara la orden de ganar almas. Así que Usted les dice a todos sus amigos que se va a cierta ciudad para testificar de la gracia de Dios.

Sin embargo, después de su llegada, sus amigos en casa reciben la noticia de que Usted no esta siendo usado por Dios en absoluto. Nada ha salido como estaba previsto, de hecho, su ministerio está muerto. No tiene nada que mostrar por sus esfuerzos y en lugar de agitar la ciudad para Cristo, Usted ha aterrizado en la cárcel.

¿Cómo reaccionaría Usted si todo lo que tiene para mostrar por su dedicación, labor y sacrificio es un fracaso total?

Algunos cristianos pondrían mala cara. Ellos dudarían de la palabra de Dios para ellos y cuestionarían la guía del Espíritu. Sin embargo, otros cristianos responderían como lo hizo Pablo, gozosos de haber sido considerados dignos de sufrir por amor a Cristo. Pablo no trató de entender sus aflicciones. Él respondió con alegría, fe y esperanza, porque sabía que estaba siendo entrenado como testigo de Dios El escribió a sus amigos desde la cárcel: "Mi situación es el tema de conversación en el palacio del César. De hecho, todo el mundo en Roma está hablando de lo que me está pasando. ¡Estoy en la cárcel por Jesús!". Debe haber sido todo un espectáculo la celda de Pablo en aquella prisión, un judío escuálido animando a todos a su alrededor: "¡Regocíjate en tus aflicciones. Dios es fiel!"

Pablo no desperdició ninguna de sus aflicciones, porque sabía que cada una de ellas tenía un propósito divino. Del mismo modo, el Señor nos está observando para ver cómo nos comportamos en nuestras pruebas.

domingo, 1 de julio de 2012

LLAMANDO A LA IGLESIA A LA ACCIÓN by Gary Wilkerson

El Espíritu Santo está llamando a la iglesia a la acción y tenemos que saber qué tipo de fe emplear o qué acción tomar. Si usted comienza sacudiendo su espada a la loca y revolviendo las cosas por su propia cuenta diciendo: "Yo mismo me ocupo de este desastre", va a herir a los demás y a si mismo.

Tal vez usted piensa que sólo debe orar por un problema, pero Dios dice: "No, este es el momento para que te pongas de pie y actúes." O, por el contrario, Dios puede decir, "sólo confía en mí en estos momentos. Quédate quieto y ve la salvación del Señor."

La gente me pregunta todo el tiempo cómo puede alcanzar discernimiento o cómo saber qué hacer en una situación; ellos quieren tener la clase de fe que entra en acción.

Bueno, no hay una serie de diez semanas sobre qué hacer en cada situación de su vida y usted no puede llamar a un consejero cada día para decirle: "Tengo que tomar una decisión y quiero saber qué hacer." Usted necesita conocer a Jesús y ganará el discernimiento sólo al pasar tiempo en Su presencia.

Si le dijera hoy que salga a correr una maratón, si Usted es como yo, correría una milla y luego caería. Pero si usted comienza a entrenar, una milla, después dos millas y luego tres, eventualmente, usted será capaz de correr ese tipo de carrera.

Del mismo modo, debemos entrenarnos para la justicia. Puede que se sienta en estado crítico, pero comience a entrenarse por el oír la Palabra de Dios. Si obedece en las pequeñas cosas, Él le dará más y más sabiduría y fuerza, en poco tiempo, usted sabrá cuándo es el momento de decir: "Dios, Tu estás en control. Esto está fuera de mis manos."

O usted sabrá cuando es tiempo de orar.

O usted sabrá cuando es hora de levantarse y hacer lo que Él ha llamado a hacer.